La ex policía aeroportuaria María del Lujan Telpuk reveló que cuando llegó el domingo a Miami, para declarar en la causa por supuesto espionaje venezolano en EE.UU. en la que está involucrado Antonini Wilson, tres agentes que se identificaron como del FBI la apartaron de la fila de Migraciones y la sometieron a un interrogatorio. Desinteresadamente, le ofrecieron asilo político y trabajo en agencias de publicidad. La ex funcionaria cree que fue para que cambie el contenido de su declaración ante el tribunal, que se contradice con la novela de Antonini, quien ya trabaja para y cobra del FBI. Una película de superagentes.

“Viví un episodio nada agradable. Me hicieron preguntas de todo tipo, me ofrecieron lugares donde podía ir a pedir trabajo, la nómina de varias agencias de publicidad para que lleve el book de fotos, pero yo desde el primer momento les dije que venía a dar mi testimonio y a decir que Antonini mintió en un montón de cosas”, reveló Telpuk.
El “episodio nada agradable” ocurrió poco después de arribar al aeropuerto, el domingo pasado, mientras realizaba la hilera de Migraciones. Tres personas que se indentificaron como “agentes del FBI”, dijo, la separaron de la fila y la llevaron a una sala donde fue sometida a un interrogatorio. En EE.UU. sí que se respetan las libertades individuales.
Según relató la ex policía aeroportuaria, los amables agentes estaban interesados en la causa de la valija, más precisamente en que modificara su testimonio ante el tribunal, para que no declarara lo mismo que testimonió en la Argentina.
“Si yo hubiera aceptado el asilo político y todo lo que me ofrecieron seguramente me hubieran pedido eso, un cambio en la declaración para que no contradijera a Antonini”, sostuvo Telpuk, quien contó los hechos al tribunal de Miami que lleva adelante la investigación por supuesto espionaje contra Franklin Durán, ex socio de Antonini Wilson.
Durán está imputado de realizar tareas de espionaje en EE.UU para el gobierno de Venezuela. Wilson, que era su socio, ahora también lo acusa. El FBI le dio 30 mil dólares y le consiguió una casa para que se mudara junto a su familia. Desde entonces está muy servicial con el gobierno del Norte.
En esta película de superagentes Telpuk sumó más intriga al caso al asegurar que fue interrogada ¿ilegalmente? por agentes de inteligencia del gobierno de George Bush hijo, aparentemente interesado en torcer el rumbo de la investigación.
Seguramente no es el gobierno argentino de Cristina de Kirchner el que preocupa a la Casa Blanca y sus espías, sino el bolivariano de Hugo Chávez, uno de los principales proveedores de petróleo de Estados Unidos y de insultos a Bush.
En relación a quienes la interrogaron, Telpuk precisó: “No recuerdo los nombres, pero se identificaron como personas del FBI”. También reveló que le ofrecieron “beneficios”, desinteresadamente, por su puesto.
La verdad que con un gobierno tan hospitalario, da ganas de ser testigo en una causa de tribunales yanquis.
 

Más notas relacionadas
  • Artistas rosarinas en la noche de las ideas

    Beatriz Vignoli dará una conferencia ilustrada y gratuita sobre los sueños, en la Alianza
  • Tiempo y café

    El marco de la puerta se erige como límite. Doy el paso -lo recuerdo muy vívido- y el arom
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
Más por Admin
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s no hizo pie en el Monumental y fue goleado por River

La Lepra cayó 4 a 1 con el Millonario en condición de visitante. Solari, en dos oportunid