Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Fiesta en las alturas. Ponchos rojos, cascos mineros, polleras multicolores y mejillas repletas de coca y alegría. Un cambio histórico se profundiza y consolida en Bolivia. El Congreso boliviano aprobó este martes la convocatoria para el 25 de enero de 2009 a un referendo sobre la nueva Constitución, que incluye medidas revolucionarias, bajo la atenta mirada de cientos de miles de campesinos, mineros, y el propio presidente Evo Morales, que aguardó en vigilia desde el lunes frente al Palacio Legislativo tras encabezar una histórica marcha a pie de más de 200 kilómetros durante 8 días. “Siento que este proceso de cambio es sin retorno, digan lo que digan, hagan lo que hagan, ya no va a volver el neoliberalismo”, afirmó el eufórico gobernante ante miles de campesinos y obreros concentrados en la plaza de Armas de la capital, poco después de promulgar la ley del referendo.

Morales permaneció en la Plaza de Armas desde el lunes sin dormir a la espera de la decisión parlamentaria y lloró en el momento en que los altavoces anunciaron la aprobación del referendo para esta Constitución sobre la cual se ha jugado todo su capital político.
Casi sin palabras y muy emocionado fue el centro de los festejos y se abrazó con sus correligionarios, entre ellos los líderes campesinos, mineros y obreros para luego unirse a un gran festejo al son de ritmos nacionales.

La aprobación arrancó también gritos de júbilo en los miles de indígenas y obreros que habían llegado a La Paz el lunes tras una caminata de 200 kilómetros para presionar al Congreso.

Los miles de adherentes al presidente aguardaron con paciencia desde el lunes, pero este martes la situación en algún momento amenazó con tornarse caótica. Los mineros, muchos de con bastones de dinamita, se impacientaban por la falta del acuerdo y amenazaron con tomar el Congreso.

Pero no fue necesario y quedó demostrado una vez más que el histórico cambio que se está produciendo en Bolivia es democrático y posee toda la legalidad y la legitimidad de la que carecen buena parte de los opositores, que han recurrido a la represión y las matanzas para intentar frenar un proceso que, a la luz de lo aprobado este martes, no tiene retorno. “Paciencia, mucha paciencia”, pidió Morales varias veces en la jornada.

“Somos miles aquí, no es para tomar el Congreso, pero están buscando eso, por eso están tardando tanto para que nosotros reaccionemos y molestemos y nos echen la culpa”, dijo en una ocasión el mandatario.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García, principal artífice del acuerdo, se felicitó por el mismo, señalando que las correcciones hechas a un centenar de los más de 400 artículos de la Carta Magna “permitieron recoger recomendaciones y anular temores de muchos sectores sociales”.

Asimismo el tema de la reelección presidencial, que entorpecía el acuerdo, se solucionó el lunes cuando Morales declinó un segundo intento de reelección para el período 2014-2019, lo que allanó la ruta de un entendimiento con la oposición. Tras el acuerdo, Morales sólo podrá será candidato para el período 2009-2014.

Los partidos acordaron además que junto al referendo Constitucional habrá otro para decidir la máxima extensión de las propiedades privadas agrícolas (entre 5.000 y 10.000 hectáreas), cuyo resultado será incorporado al texto de la nueva norma.

También se acordaron otros temas, como el reconocimiento de autonomías en los ámbitos departamental, municipal e indígena con transferencias concretas de unos 30 roles y funciones del gobierno central, y la composición y elección de los poderes Legislativo y Electoral.

La firma de esta ley descomprime la crisis política que en septiembre pasado puso al país al borde de una guerra civil, por violentas protestas cívicas rebeldes, de neto corte racista y elitista, en cinco de los nueve departamentos bolivianos que dejaron 19 muertos y decenas de heridos. Todo ese clima de polarización desembocó en el Parlamento, donde se arribó a acuerdos que exigía todo el país.
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se congratuló por la convocatoria a un referendo constitucional.

En un comunicado, Insulza “expresó su satisfacción por el acuerdo anunciado esta mañana en Bolivia” y consideró el hecho “como una demostración de que la flexibilidad y el diálogo son los únicos instrumentos para resolver las crisis políticas”.

Más notas relacionadas
Más por Admin
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Respaldan las políticas del gobierno nacional contra el coronavirus

Ministros de Salud de todo el país ratificaron su compromiso con las medidas adoptadas por