El señor I está abrumado con el editorial de Joaquín Morales Solá en la edición de este miércoles del diario La Nación. El señor I había optado por desistir definitivamente de entrarle a esos textos, insoportables para todo quien simplemente tenga una diferente visión respecto del gobierno nacional que el editorialista de doble apellido. Pero un reclamo del sindicato de Camioneros llevó al Señor I otra vez hasta Morales Solá, que tildó a la protesta sindical como “un ataque contra todos los argentinos”.

Y un ataque del malo de Néstor Kirchner, claro, que junto con el más malo Hugo Moyano “podrían convertir la libertad en otra nostalgia argentina”.

¿Pero qué es lo que pasó?¿Los camioneros pasaron a la clandestinidad y secuestraron a Morales Solá o alguno de los Mitre para exigir el pago de un impuesto revolucionario? ¿Rompieron las computadoras y la planta de impresión de los diarios y revistas opositores?

No, no, comprueba el señor I googleando un poco sobre el tema. Los camioneros bloquearon un par de horas los accesos del centro de distribución de las publicaciones que controla Clarín –el grupo monópolico de la comunicación argentina que factura millones y millones por muy variados negocios– para reclamarle solamente lo siguiente: que deje de someter a 1500 personas a jornadas diarias de 13 horas de trabajo arriba de un camión a cambio de 1300 pesos mensuales.

Eso fue el “ataque a todos los argentinos” que denunció Morales Solá en su editorial, enlazando el reclamo gremial a la franeleada “libertad de prensa” que el grupo Clarín y La Nación oprimen cotidianamente con sus prácticas monopólicas.

El editorial morasolesco puede verse o repasarse haciendo clic aquí. Lo que no va a encontrar ahí, lector, lectora, es mención alguna a los camioneros de Clarín que sudan 13 horas diarias por luca trescientos por mes y en negro, que al fin y al cabo es la noticia.

Más notas relacionadas
  • Artistas rosarinas en la noche de las ideas

    Beatriz Vignoli dará una conferencia ilustrada y gratuita sobre los sueños, en la Alianza
  • Tiempo y café

    El marco de la puerta se erige como límite. Doy el paso -lo recuerdo muy vívido- y el arom
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
Más por Admin
  • Al pan, pan

    Yo no sé, no. Las cortinas de esa panadería eran para nosotros la mejor señal, pues según
  • Hacia el otro lado

    El museo Castagnino inauguró “Trance y otras pinturas”, un recorrido por las obras recient
  • Pintadas e intervenciones en los espacios públicos

    En estos días aparecieron una serie de pintadas en Rosario, la primera de ella en el Barqu
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s no hizo pie en el Monumental y fue goleado por River

La Lepra cayó 4 a 1 con el Millonario en condición de visitante. Solari, en dos oportunid