Asaltaron tres oficinas de la Unión Industrial Argentina en pleno centro porteño. Los ladrones ingresaron a un edificio ubicado en Avenida de Mayo 1157 y tras maniatar al custodio se dirigieron al primer y segundo piso, donde funcionan oficinas de la UIA. Luego de vaciar una caja de seguridad, escaparon con el dinero.

Tres oficinas de la Unión Industrial Argentina fueron asaltadas por delincuentes que ingresaron a un edificio del centro porteño, maniataron a un custodio y saquearon una caja de seguridad de la cual robaron una suma de dinero, informaron este lunes fuentes policiales.

Voceros de la comisaría 4 de la Policía Federal confirmaron que el hecho ocurrió en un edificio ubicado en Avenida de Mayo 1157, a metros de la avenida 9 de Julio, que pertenece a la UIA y los delincuentes se dirigieron a oficinas del primer y segundo piso, donde funciona la tesorería del lugar.

Los investigadores hallaron en la terraza del edificio una larga soga y una de las sospechas es que los delincuentes la pudieron haber utilizado para descolgarse y acceder al edificio.

Todo se produjo el domingo a la madrugada, cuando al menos tres delincuentes sorprendieron a un empleado de seguridad de la empresa SIDECO que trabaja en el edificio de la UIA y lo amenazaron con armas.

Algunas fuentes policiales dijeron que los delincuentes ingresaron al edificio por escalamiento, es decir, utilizando la soga para descolgarse desde otros edificios linderos, mientras que otra hipótesis señala que los asaltantes sorprendieron al custodio del lugar cuando salía a la calle e ingresaron por la puerta.

Según un jefe policial, el vigilador contó a los investigadores que dos de los delincuentes lo encerraron en una oficina, donde lo maniataron y le taparon los ojos.

En tanto, los otros asaltantes se dirigieron a dos oficinas del segundo piso en la cual funciona la tesorería del lugar.

Allí, según la policía, encontraron dos cajas de seguridad, una de las cuales estaba abierta porque solo se guarda documentación de menor importancia, mientras que la otra estaba empotrada y cerrada.

Para abrirla, los ladrones utilizaron barretas y amoladoras, dijeron los investigadores, pero las herramientas no fueron encontradas en el lugar.

Fuentes policiales dijeron que el dinero robado ascendió a algo más de 8000 pesos, más algunos objetos de valor que los ladrones hallaron en las oficinas revueltas.

Según los pesquisas, los delincuentes permanecieron en el lugar durante más de cuatro horas, durante las cuales revolvieron cajones y muebles en busca de más dinero.

"Creemos que contaban con algún dato falso sobre una importante suma de dinero, ya que no ameritaba tanto despliegue para robar una caja fuerte donde había una pequeña cantidad perteneciente a la caja chica", dijo un investigador policial.

La investigación quedó en manos de la comisaría 4 y de un fiscal de instrucción porteño de turno.
 

Más notas relacionadas
  • Artistas rosarinas en la noche de las ideas

    Beatriz Vignoli dará una conferencia ilustrada y gratuita sobre los sueños, en la Alianza
  • Tiempo y café

    El marco de la puerta se erige como límite. Doy el paso -lo recuerdo muy vívido- y el arom
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
Más por Admin
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s no hizo pie en el Monumental y fue goleado por River

La Lepra cayó 4 a 1 con el Millonario en condición de visitante. Solari, en dos oportunid