¿Protestódromo o Boludómetro?
¿Protestódromo o Boludómetro?

Todo empezó por una nota publicada el martes en El Ciudadano en donde un fiscal, Esteban Franicevich, se pronunciaba sobre los cortes de calles, “como ciudadano”, y deslizaba como posibilidad en algunos casos, de inaugurar espacios de protesta que llamó “protestódromos”. La idea de por sí bastante sui generis prendió en las agendas de los periodistas radiales. Así, durante la mañana del martes, escuchar la radio fue una catarata al por mayor de opiniones en torno al tema.

Siempre aclarando que lo hacía como ciudadano y como académico y no como funcionario judicial, Franicevich consideró que las protestas pueden ser imputables o inimputables, dependen las razones que las motiven. Y destacó en ese sentido que sólo se podría cortar una calle cuando la motive “una razón social, extrema, insalvable y sin alternativa”.

La postura de Franicevich se hizo visible la semana pasada, después que iniciara una investigación sobre un corte de calles frente al Centro Municipal de Distrito Oeste, donde los padres de dos jóvenes obstruyeron las arterias durante nueve horas después de denunciar el secuestro de las jóvenes. Pese a que más de 200 policías la buscaban, los padres decidieron cortar las calles. Ese mismo día aparecieron las muchachas que habían fugado de su hogar. Franicevich abrió un expediente ya que consideró que se trató de una protesta caprichosa.

Pero para poner más pimienta a un tema social, sin dudas mucho más profundo y que obligaría a un debate más elevado, Franicevich aportó su fardo de pasto a las fieras que se creen que viven en una Suecia que ni existe: “Para mi lo que tendría que hacerse en este Siglo XXI es inaugurar espacios de protesta, porque lo que quiere la protesta es que la vean. Ahí está el asunto. Si se ve la protesta a través de los medios, viene la respuesta a esa demanda. Lo interesante serían lugares como “protestódromos”, lugares donde se pueda protestar y tengan lugar las cámaras. Entonces cada uno protesta por lo propio. No digo que sea una feria, pero sí un lugar donde cada uno protesta por lo propio y es asumido por los medios y eso es lo que hace la gente cuando protesta, quiere que vengan los medios”.

“Estos lugares deberían ser cedidos por la Municipalidad, lugares donde pueda haber acampe, donde pueda haber conservación del lugar y donde pueda haber convocatoria de cámaras. Y ahí se mostraría la grandeza del poder público, porque muchas veces la protesta va a ser contra el mismo Estado que cedió el lugar para que protesten. No es que yo me opongo a la protesta, el que se opone a la protesta es el poder público y el que tiene que dar respuesta es él, no yo. Si se imputa a alguien que protesta, lo que hace la Justicia es buscar una solución para la persona a la cual se le impide la circulación”.

Sobre la cuestión política, reflexionó: “Todo es político, por eso lo de judicialización de la protesta y demás, por eso estoy hablando de las protestas imputables, que está bien siempre hay un tinte de lo político, una emergencia de lo político, estoy dando otras calidades de las protestas que se vuelven imputables. Desde ya, tiene una procedencia política estoy hablando que no tiene alternativa, que es extrema que no tiene otro lugar, que bueno es la última instancia que toca a ese colectivo, pero sino, no se debe permitir. Sino que tendríamos que decir que sí a la protesta de los chacareros que cruzan la cuatro por cuatro en la ruta, también es una protesta social. Hay un colectivo involucrado y cómo le vas a decir que si, no tiene sentido. Entonces ¿cuál es el límite entre la protesta social y la comisión de un delito? Hay que ver las razones que deben ser insalvables, extremas, últimas, insalvables y sin alternativas para que se vuelvan inimputables”.

(Fuente: El Ciudadano)

Más notas relacionadas
  • Artistas rosarinas en la noche de las ideas

    Beatriz Vignoli dará una conferencia ilustrada y gratuita sobre los sueños, en la Alianza
  • Tiempo y café

    El marco de la puerta se erige como límite. Doy el paso -lo recuerdo muy vívido- y el arom
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
Más por Admin
  • Al ritmo de los deseos

    Yo no sé, no. “Seguro que el tiempo va a cambiar”, se decía Pedro mientras miraba unas nub
  • Patio trasero y petróleo

    La reunión entre Washington y Caracas mostró a un Maduro firme, que dejó al descubierto la
  • Salarios sin sal, inflación picante

    Entre la interna del FdT y un crecimiento económico desigual, los ingresos se actualizan c
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Para despegar del subsuelo

Avanza el proyecto por un salario básico universal a trabajadores de bajos ingresos, para