El Estado nacionalizará la autopartista de capitales alemanes.
El Estado nacionalizará la autopartista de capitales alemanes.

Delegados de los trabajadores de la fábrica de aros de pistón de avenida Perón al 5600, acompañados por el secretario general de la UOM Antonio Caló, se reunieron este jueves en Buenos Aires con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien les confirmó que el gobierno nacional tomará las riendas de Mahle, después de la defección del grupo alemán que cerró las puertas a fines de abril y dejó a más de 500 personas en la calle. La modalidad de la estatización será bajo la figura legal de un fideicomiso financiero, la misma que el gobierno kirchnerista aplicó en la papelera Massuh para evitar su cierre. Durante el encuentro, Moreno les transmitió a los empleados de la autopartista rosarina que la propia presidenta Cristina Fernández ordenó poner en marcha la fábrica para reactivar la producción y preservar los puestos de trabajo.

“Estamos muy contentos, esperemos que ahora sí termine el conflicto y volvamos a trabajar. Moreno nos dijo que nos vuelve a llamar la semana que viene, aunque no tenemos fecha de reapertura”, dijo en caliente Roberto Campos, uno de los delegados de Mahle, al término de la reunión en Buenos Aires.

Después de acusar caídas en las ventas producto de la crisis internacional, el grupo alemán bajó las persianas de la autopartista y más de 500 personas se quedaron sin empleo. Rápidamente, con una postura que a simple vista contrasta con el rol del Estado neoliberal de los 90, el gobierno nacional salió a la caza de un inversor para garantizar la continuidad de la empresa. Hubo idas y vueltas, actos y marchas, los empleados bailaron la danza de los inversores que amagaban quedarse con Mahle, pero las negociaciones de venta fracasaron. La salida fue la estatización con una modalidad de fideicomiso y no de cooperativa, como se barajó en un principio.

En una reunión realizada este miércoles en la sede local del Ministerio de Trabajo provincial, en la que participaron delegados de los trabajadores, dirigentes de la UOM Rosario y directivos de la empresa, José Serra, gerente de recursos humanos de Mahle Argentina, les adelantó a los delegados de los trabajadores la buena nueva. Incluso el propio Caló, secretario general de la UOM, mencionó “el proyecto de un fideicomiso para garantizar los puestos de trabajo con dinero que provendría del Banco Nación”.

El Ministerio de Trabajo provincial también aportó lo suyo. Intervino en el conflicto de Mahle con duras críticas a los alemanes, monitoreó reuniones entre la patronal y los obreros, y dictó la conciliación obligatoria y voluntaria para que estos sigan percibiendo sus salarios hasta tanto se encontrara una salida positiva.

El titular de la cartera, Carlos Rodríguez, celebró que el Estado nacional se haga cargo de la autopartista Mahle. “Me puso muy contento cuando el ministro (de Trabajo nacional, Carlos) Tomada me transmitió que la idea era poner en marcha la producción de la fábrica. También dejó flotando la posibilidad de venderla a un privado más adelante”, indicó el funcionario.

“Tomada me dijo que la presidenta está muy interesada en la continuidad de Mahle porque la considera estratégica para la fabricación del coche argentino, y que está dispuesta a darle continuidad. También me comentó que querían colocar a la empresa en valor para después venderla”, dijo Rodríguez en declaraciones a LT8.

Y continuó: “La fábrica va a apagar sus salarios, porque, según me comentó Tomada, la Nación va a empezar a cobrar la deuda que tiene la empresa por créditos fiscales. Entonces el Estado utilizará ese dinero en principio para pagar salarios a los trabajadores”.

Ahora las grandes corporaciones mediáticas serán voceras de las “inquietudes” de determinados sectores del empresariado, siempre reacios a la intervención del Estado en la economía. Y ni hablar si encima está en el medio el demonizado Moreno. Hacia el funcionario cuestionado por el manejo de las estadísticas públicas en el Indec apuntarán todos sus cañones, pensando que así hacen mella al gobierno de Cristina. Pero el Estado, en sus acciones, prioriza lo que estos medios parecen ningunear en sus comentarios: el rumbo de la política económica que marcha en dirección de una sociedad de trabajo, y no de libre mercado.

Más notas relacionadas
Más por Guillermo Griecco
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Amsafé aceptó la propuesta de la Provincia en una ajustada votación

La Asamblea Provincial del gremio de los docentes estatales votó a favor de la propuesta s