La visita de Elisa Carrió al programa de Mirtha Legrand fue un compendio de la A a la Z de nuestro medio pelo, con dos de sus dos representantes más conspicuas, sacándose chispas vaya a saber por qué viejas disputas. Mirta se mostró muy enojada especialmente por lo bajo que está en las encuestas Lilita. En definitiva, un almuerzo para coleccionar, una radiografía del alma rancia de los voceros de nuestra vieja oligarquía.

Dicen que nadie soporta un archivo. Pero Lilita está haciendo historia. El tema es que ahora, a quienes más preocupan sus dislates, son aquellos que esperaban que se convirtiera en una opción opositora y que incluso le habían puesto varias fichas. Ahora ven, que gastaron pólvora en chimango.

Más notas relacionadas
  • Artistas rosarinas en la noche de las ideas

    Beatriz Vignoli dará una conferencia ilustrada y gratuita sobre los sueños, en la Alianza
  • Tiempo y café

    El marco de la puerta se erige como límite. Doy el paso -lo recuerdo muy vívido- y el arom
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
Más por Admin
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

El Banco Central aprobó la emisión de un nuevo billete de $ 2.000

El billete conmemorará al Instituto Malbrán, a la doctora Cecilia Grierson y al doctor Ram