Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Foto: Télam.
Foto: Télam

Gabriel Heinze, caudillo dentro y fuera de la cancha, le puso punto final a su carrera. Mario Zanabria, ídolo de Newell’s, destacó la carrera del entrerriano al que hizo debutar en 1997 cuando dirigía la Lepra.

Aplausos, ovaciones y hasta llantos se pudieron observar en la noche de la anecdótica goleada de Newell’s ante All Boys. Es que aquel jugador que saltó por primera vez al césped del Coloso el 2 de octubre de 1997, y que este sábado cerrará una trayectoria riquísima, por esas cosas que ocurren entre el fútbol y los sentimientos se empezó a despedir la semana pasada en el lugar de sus inicios y ante su público.

El Gringo, o Sonri, como lo llamaban en su Crespo natal a Gabriel Heinze, tuvo una emocionante despedida en el Marcelo Bielsa, que motivó a el eslabón a recurrir a uno de los máximos ídolos que tiene la institución del Parque Independencia como lo es Mario Zanabria, quien mandó por primera vez a la cancha al defensor en el lejano Apertura del 97.

“Él debutó contra San Lorenzo, después jugamos pocos partidos más y ya lo transfirieron al Valladolid de España”, recordó Zanabria. Es que antes de partir y triunfar en Europa, el Gringo apenas alcanzó a jugar ocho encuentros, sumando sólo 625 minutos en cancha.

Por tal motivo, ese chico de 19 años recién fue disfrutado por los hinchas leprosos 15 años más tarde cuando decidió retornar al club de sus amores a mediados de 2012. Para el ex técnico y mediocampista rojinegro, Heinze “en su regreso aportó lo suyo y fue importante y decisivo en el campeonato que lograron” en 2013, bajo la conducción técnica de Gerardo Martino. En aquel semestre también alcanzó la semifinal de la Copa Libertadores.

Antes de este período que marca el final de su carrera, el experimentado zaguero recorrió los mejores y más prestigiosos equipos del mundo, con los que consiguió 9 títulos. En 2004 levantó la Copa de Francia con el Paris Saint Germain; luego gritó campeón en dos oportunidades con el más poderoso de Inglaterra, Manchester United; con el Real Madrid se coronó en la Liga de España y en la Supercopa; mientras que sus últimos galardones en el fútbol europeo los logró con el Olympique de Marsella (4), donde actualmente podría continuar su carrera como integrante del cuerpo técnico que encabeza el Loco Bielsa.

Además, vistió la celeste y blanca en los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 y fue partícipe del último logro de la Selección Argentina cuando en 2004 brilló en su pecho la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atenas.

Cada trofeo, medalla que se colgaba o vuelta olímpica que daba, hacía rememorar a cada simpatizante leproso de su pasado en la institución. La temprana partida del defensor fue motivo de lamento para Mario. “El club estaba en una mala situación económica y lo primero que aparecía se vendía, porque no se estaba en condiciones de retener a nadie”, se quejó y al respecto aportó: “Al poco tiempo Walter Samuel hizo un buen torneo y en seguida lo transfirieron a Boca; lo mismo le ocurrió a Facundo Quiroga y a Aldo Duscher”.

Era la época de la nefasta presidencia de Eduardo López, que se extendió desde 1994 hasta 2008, tiempo suficiente para acabar y destruir en el plano futbolístico el buen trabajo en divisiones inferiores que históricamente engrandeció a Newell’s.

Lo que ocurrió con la venta del Gringo sólo marcó un antecedente, ya que varios jugadores tuvieron el mismo destino, como lo indica Zanabria, quien dirigía al equipo por aquel entonces y sufría estas consecuencias.

“Gabriel pertenecía a una camada de jugadores que hicieron una muy buena carrera en Europa. En esa quinta famosa del 78 jugaban además Facundo Quiroga y Walter Samuel, y los tres tuvieron un recorrido muy largo en el exterior”, repasó, y a continuación añadió: “También estaban Diego Mateo, Lucas Bernardi, Lionel Scaloni, Bruno Marioni, el Cholo Guiñazú, jugadores que ya en aquel entonces se sabía del potencial que tenían”.

En 2012, Heinze se contagió de las actitudes que tuvieron la Fiera Rodríguez, Bernardi y Scocco, entre otros, y entusiasmado por el proyecto del Tata Martino decidió dejar la Roma de Italia para volver a la ciudad. “Se despide de la mejor manera”, dijo el entrevistado, quien calificó al defensor “como un baluarte” y lamentó “el poco tiempo que estuvo” en el club.

Mario Zanabria, leyenda viviente de Newell’s y voz autorizada para hablar de la idolatría de los jugadores, no se guardó elogios para homenajear al Gringo, que con pocos partidos vistiendo la rojinegra, se ganó un lugar merecidamente en el corazón del hincha, porque en su llegada se encontró con un equipo en serios problemas con el promedio y terminó dándole junto a un gran plantel, una estrella más para enriquecer no sólo su vitrina personal, sino también la de la institución.

“Un hinchapelotas”

Quien tampoco se guardó nada para ponderar al Gringo fue Maxi Rodríguez, que repasó la última semana de entrenamiento del defensor como profesional. “Ha sido como todas las anteriores desde que lo conozco: un hinchapelotas protestando”, dijo entre risas durante la conferencia de prensa. “Es un profesional impresionante, son ejemplos a seguir porque dan todo hasta el final”, remarcó.

“Cuando publicó la carta se podría haber relajado, pero sin embargo deja todo hasta el último minuto que juegue”, subrayó el atacante.

Cuestiones técnicas

Zanabria, que además de jugador estuvo sentado en el banco rojinegro en 1996/97, opinó acerca de los candidatos que suenan para ocupar el lugar del interino Ricardo Lunari. “Comparto que en la búsqueda se basen en el estilo que históricamente identificó a Newell’s y que le dio una particularidad con Martino. Se busca continuar con la misma línea y eso esta muy bien”, expresó.

En cuanto a los tiempos, indicó: “Me parece muy bien que los dirigentes se demoren para buscar al técnico, porque tienen tiempo y no quieren equivocarse”.

Sobre los nombres que suenan, reconoció que a “Diego Cocca no lo tengo muy visto, es muy joven y parece tener mucho futuro ya que por algo se fijaron en él”.

“Por lo que puedo ver desde afuera, Newell’s da la impresión de ser un club ordenado y encaminado. La gente se acostumbró a que se peleen campeonatos y se juegue la Copa Libertadores, por eso sería importante mantener planteles competitivos para seguir por este camino en cada torneo”, cerró.

La Selección

Uno de los temas futbolísticos de la semana pasó por la lista que entregó el entrenador Alejandro Sabella de cara al próximo Mundial. “Si uno repasa las listas de todos los seleccionados siempre hay descontento con los que están o quedan afuera”, afirmó Zanabria y ejemplificó: “A Vicente Del Bosque se le cuestiona que dejó afuera a Arbeloa y llevó a Carabajal; en Brasil hay polémica por no incluir ni a Kaká, ni a Ronaldinho; en Francia no esta Nasri”.

“Los técnicos hace cuatro años que trabajan con el equipo y deben tener sus fundamentos para armar las listas”, dijo en claro apoyo a Pachorra. A la hora de hablar de las posibilidades del combinado nacional de alzar la Copa en tierras brasileñas, el ídolo leproso expresó que “Argentina siempre es favorita”, aunque “en los últimos años no se nos viene dando esa oportunidad”.

(Publicado en El Eslabón Nº 143)

Más notas relacionadas
Más por Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Leve baja en los registros de Covid-19

Se reportaron este domingo 387 contagios locales y 944 en la provincia. Hubo 13 muertos, o