Foto: Télam.
Foto: Télam.

La Lepra no jugó bien en Avellaneda, igualó 1 a 1 ante Racing por la 8ª jornada del torneo local y dejó escapar puntos importantes para la lucha por la cima. Scocco abrió la cuenta y Bou decretó el empate.

La ambición de ambos equipos fue saludable para el desarrollo del espectáculo, ya que Newell’s tenía por delante el objetivo de sumar de a tres para colocarse a un punto del líder River. En cambio para Racing la victoria era perentoria, ya que venía de varios golpes que habían arruinado la ilusión del hincha y confundido a los jugadores respecto de la legitimidad del mensaje que bajaba el técnico Diego Cocca, cuya continuidad se puso en serio riesgo.

El golazo convertido por Ignacio Scocco cuando apenas habían transcurrido 10 minutos de partido fue la circunstancia ideal para que el juego tomara el ritmo que este tipo de encuentro demandaba.

Es que la conquista del rojinegro tocó en el orgullo al local, que sacó a relucir su instinto de supervivencia y se lanzó desenfrenadamente al ataque, con un fútbol desordenado que partía de Ricardo Centurión y terminaba en los incisivos y voluntariosos Gabriel Hauche y Gustavo Bou.

Precisamente el ex Gimnasia fue quien llegó a la igualdad sobre la media hora de partido con un sablazo de derecha que pasó entre dos defensores y quebró la resistencia de Oscar Ustari.

Y la imagen de Bou yendo al fondo del arco a buscar el balón para sacar inmediatamente del medio e ir en pos de la victoria, fue el prenuncio de lo bueno que estaba por venir. Es que Racing atacó con persistencia, inclusive sin medir los riesgos de desnudarse defensivamente, y acorraló literalmente a Newell’s hasta el final de la etapa.

Claro que en el segundo período esa historia iba a tener una continuidad atenuada, porque el equipo conducido por Carozo Raggio volvió a adelantarse en el terreno y logró equilibrar en parte el desarrollo, aunque en cuestión de llegadas fue el local el más incisivo.

En el primer cuarto de hora, la Academia llegó tres veces hasta las inmediaciones de un Ustari que terminó transformándose en figura, sobre todo cuando la presión de Racing les permitía a sus hombres recuperar cerca del área visitante.

La única consistente de Newell’s llegó sobre los 40 minutos por intermedio de Maxi Rodríguez. A esa altura, la visita ya había perdido a Scocco, quien salió lesionado.

Finalmente ninguno logró quebrar a su rival y los objetivos quedaron truncos para todos. Racing mereció más y no pudo, pero al menos mejoró su imagen. Y Newell’s mantuvo el invicto, aunque está tres puntos de River que el jueves pueden duplicarse.

Fuente: Télam.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Precios Justos en la provincia tiene “un nivel aceptable de cumplimiento”

En el marco del monitoreo en 54 puntos de venta, el gobierno santafesino informó que el pr