Foto Indymedia Rosario.
Foto Indymedia Rosario.

La mayoría de los empleados públicos aceptó la cifra extra que pagará la provincia, aunque hubo críticas y persiste la demanda de adelantar paritarias. Trabajadores municipales piden un aumento de “urgencia”. Gremios del sector privado insisten con modificar el impuesto a las Ganancias, exigen a las empresas un bono de Navidad y palpitan las negociaciones de 2015.

Sindicatos oficialistas y opositores se van involucrando en la contienda electoral del próximo año sin apartarse del pliego de reivindicaciones salariales y laborales. Si bien se oyen reclamos contra las tercerizaciones, suspensiones y despidos, el principal pedido de los trabajadores pasa por una recomposición de los haberes con eje en la fenomenal puja distributiva que se abrió en la última década, aunque esta vez en un contexto más complicado por la disparada inflacionaria posdevaluación, caída de la actividad económica y estancamiento en la creación de empleo.

Gremios del sector privado insisten con sus pedidos de actualización del impuesto a las Ganancias (el tributo alcanza a sueldos de 15 mil pesos para arriba), transmiten a las cámaras empresarias sus deseos de recibir un bono de fin de año –plus que inyectaría más recursos al mercado interno–, aunque no hay expedientes abiertos en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación con reclamos de reapertura paritaria como difundieron algunos medios, más interesados en generar un clima convulsionado de inestabilidad que en el bolsillo de los trabajadores. Desde el gobierno nacional descartaron cambios en Ganancias y señalaron que no convalidarán reapertura de paritarias, para aclarar que en esta parte del año, muchos gremios, como petroleros y bancarios, negocian la próxima paritaria y algún bono, una situación a la calificaron de “normal”.

La mayoría de los trabajadores de la administración pública santafesina celebró la decisión del gobierno de Antonio Bonfatti de pagar un bono de fin de año promedio de 1.700 pesos –varía según las categorías–, aunque no faltaron críticas por tratarse de una cifra no remunerativa, por considerarla “insuficiente” o porque jubilados y pensionados provinciales percibirán la mitad, es decir 850 pesos. A la vez, sindicatos estatales pretenden adelantar las paritarias 2015, en lo posible para antes de las fiestas.

En tanto, empleados municipales solicitan una renegociación salarial para conseguir un aumento de “urgencia” frente a la inflación y su impacto en el poder adquisitivo de los sueldos, y si bien aclaran que no quieren “regalos” le dejan la puerta abierta a Papá Noel y su bono navideño. En tanto, desde Coad, sindicato que agrupa a docentes de la Universidad Nacional de Rosario, van por el doble aguinaldo en diciembre.

Después del insistente reclamo de los gremios estatales, el gobierno provincial otorgará un plus salarial para todos los empleados públicos. La primera cuota, de 700 pesos, se abonará a fines del mes en curso, mientras los mil pesos restantes llegarán entre las fiestas de Navidad y Año Nuevo. La medida incluye a empleados estatales, docentes públicos y privados, asistentes escolares, profesionales de la salud, policías y agentes del Servicio Penitenciario.

“Esto mejora la situación de los docentes”, evaluó Sonia Alesso, secretaria general de Amsafé. “Estaba la necesidad de no llegar a fin de año sin alguna respuesta”, dijo la dirigente sindical en alusión al pedido del gremio por la reapertura paritaria para discutir un nuevo aumento salarial, aunque desde la provincia informaron que la negociación se abrirá el año que viene antes del comienzo del ciclo lectivo. No obstante, Amsafé reiteró el pedido de adelantar paritarias “para fines de diciembre o principios de enero” con el objetivo de discutir salarios y condiciones laborales, entre otros temas.

En cambio, desde la seccional Rosario de Amsafé, nucleada en la CTA opositora, calificaron al bono provincial de “miserable”. En un comunicado, la conducción local del gremio de los maestros indicó que “este regalo de fin de año nada tiene que ver con las necesidades de los docentes frente a la constante desvalorización de los salarios”. Y continuó: “Esta nueva suma en negro no hace más que achatar escalas y perjudicar a los jubilados. Volvemos a reclamar un genuino aumento de emergencia de 2 mil pesos y en blanco”.

Por su parte, el secretario general de ATE Santa Fe, Jorge Hoffmann, consideró que la bonificación “refuerza el salario de los trabajadores, fundamentalmente para los que menos ganan”, aunque lamentó que jubilados y pensionados perciban la mitad de la cifra. Además, desde ATE solicitaron que el pago del plus de fin de año se traslade también a los trabajadores contratados, interinos y reemplazantes.

El Sindicato Médico de la República Argentina (Amra), seccional Santa Fe, no quedó muy conforme con el plus salarial y pidió al gobierno de la provincia adelantar la discusión paritaria de 2015 para finales de este año. Si bien el Ministerio de Salud convocó al gremio a una reunión, la recomposición salarial no formó parte de la agenda. Los dirigentes de Amra calificaron al cónclave de “frustrante”, ya que “no hubo respuestas para el pedido de reapertura paritaria y se trató de una reunión de comisión técnica, donde se acordaron cuestiones laborales, como adicionales y ropa de trabajo”.

El otro sindicato médico, Siprus, realizó un paro el jueves pasado en todos los hospitales y centros de salud de la provincia en reclamo de un aumento salarial y por mejores condiciones de trabajo. “Estamos planteando la necesidad de una urgente recomposición salarial, no un bono en negro, desdoblado e insuficiente”, dijeron desde Siprus, para señalar que el actual índice inflacionario ya superó el aumento del 28 por ciento conseguido en las paritarias de principios de marzo.

Los docentes de la UNR nucleados en Coad también se anotaron en los reclamos salariales de fin de año y pidieron el pago de un doble aguinaldo. “El reclamo va dirigido al gobierno nacional y se enmarca en un reclamo justo y muy necesario para el bolsillo de los trabajadores del sector”, señaló Patricia Prósperi, secretaria adjunta de Coad. En el mismo sentido, el gremio también exigió la reapertura de paritarias, aunque aclaró que la prioridad es percibir un doble sueldo anual complementario (aguinaldo).

La Federación de Trabajadores Municipales (Festram) pidió en un encuentro informal con intendentes y presidentes de comunas “una compensación salarial” antes de fin de año. “Nosotros no vamos a pedir un monto que los municipios no puedan pagar. La idea es analizar las alternativas posibles. Por ese motivo, hay que discutir esto en paritarias”, dijo Claudio Leoni, secretario general de Festram. Si bien los municipales quieren una suba remunerativa de alrededor del 12 por ciento, no descartan el plus salarial tal cual otorgó la provincia. “El bono no es un regalo; es una forma de compensar la pérdida del poder adquisitivo que se comió la inflación. Y entendemos que hay plata para pagar este bono de fin de año”, sostuvo el dirigente.

En igual sintonía se expresó Antonio Ratner, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario. “Se inició una ronda de conversaciones con los intendentes, y si bien aún no hay definiciones están bien encaminadas”, aseguró, y añadió: “Nosotros hablamos de una recomposición salarial y no de bono. Tenemos en cuenta la situación financiera de municipios y comunas pero también que ellos tengan en cuenta la situación de los trabajadores”.

Protesta de la CTA Rosario

La CTA Rosario, central referenciada en el dirigente nacional Pablo Micheli, realizó junto a la multisectorial una marcha el miércoles 12, corte de ruta incluido en la autopista a Buenos Aires, donde pidió una audiencia “urgente” con el gobernador Antonio Bonfatti y los ministros de Trabajo de la provincia y la Nación, para llevarles una batería de reclamos laborales y salariales, como un bono de fin de año de 4 mil pesos y el no pago de Ganancias sobre el aguinaldo. La protesta, según los organizadores, fue en contra de los “despidos y suspensiones en la región” y contra los “aprietes patronales”.

Los manifestantes denunciaron agresiones a los trabajadores afiliados a la Unión de Trabajadores Portuarios, en la terminal local Servicios Portuarios, la negación a la orden judicial que obliga a reincorporar a un obrero despedido en la firma de electrodomésticos Liliana y la presión de la cadena de supermercados Coto por la ley de descanso dominical. También rechazaron los despidos de 21 trabajadores en Echesortu Sport, firma que acusó “alza de costos” y la necesidad de achicarse, y las suspensiones de 150 trabajadores de la histórica Fundición Martínez de Granadero Baigorria, empresa que fabrica piezas para autos, camiones y tractores, y que había presentado en mayo un proceso preventivo de crisis para gestionar subsidios para salarios (programa Repro) ante el gobierno nacional.

Conflicto en Coto

La negociación entre la empresa Coto y los trabajadores pasó a un cuarto intermedio, en el marco de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la provincia luego de las suspensiones de 151 empleados por parte de la cadena de supermercados en rechazo a la ley de descanso dominical que sancionó la Legislatura. La próxima audiencia se realizará el 25 de noviembre en la sede Rosario de la cartera laboral.

Artículo publicado en la edición de este sábado del semanario El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • El peso de la economía

    En contexto de crisis pandémica, los problemas socioeconómicos vinculados a salario, preci
  • Un timón estatal por el río Paraná

    Tras 26 años, con bajante histórica, el Estado reasumió la gestión de la hidrovía por un a
  • El 22 también está cargado

    Este 2 de septiembre es un aniversario especial para las y los que hacemos El Eslabón. Hac
Más por Guillermo Griecco
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Viva el mexicano, cabrones: agónico triunfo Canaya con gol de Dupuy

A cinco del final, Luca Martínez Dupuy –que había ingresado en el primer tiempo por el les