Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Familiares y vecinos de Carlos Godoy, el joven de 25 años asesinado –según testigos– por balas policiales sobre el puente de calle Sorrento a la altura de Garçón, insisten en que la Justicia “ya compró” la versión que dieron los uniformados sobre lo ocurrido. “No hay avances, le creen a los milicos”, se quejan. “Nosotros vamos a seguir la lucha, no vamos a dejar esto así, porque todo lo que ellos dicen es una gran mentira”, asegura su padre, Vicente.

El pasado 24 de mayo, Carlos Godoy murió en un episodio que de acuerdo a la versión policial fue un “enfrentamiento entre ladrones y uniformados”, mientras que para los testigos aportados por la familia se trató de un caso de gatillo fácil. “A Carlos lo fusiló un policía de un tiro en la cabeza y después le plantaron un arma”, señaló Carolina, una de sus hermanas, quien explicó a este medio que sobre el barrio “hay una presión tremenda para que la gente no cuente lo que vio, para que no digan la verdad”.

El miércoles pasado, vecinos y familiares se manifestaron frente al Ministerio Público de la Acusación provincial, en Montevideo al 1900, tras lo cual el fiscal de homicidios, Miguel Moreno, resolvió atenderlos. “El fiscal nos dice que hay que esperar, pareciera que está inclinando la balanza para los milicos, como si sólo los milicos tuvieran el derecho y la razón, y según ellos hicieron justicia legalmente”, explicó a este medio el padre de Carlos, uno de los familiares que fue recibido por el fiscal.

Vicente, relató que en el marco del encuentro en la fiscalía, Moreno les explicó que de las pericias aún “no tiene todo resuelto todavía”. “Dijo que le falta mucho, que lo único que tiene es lo de la morgue, pero que falta la pericia de balística, policial, un montón de cosas”, indicó el padre del joven.

“Nos mostró unas plaquita, como fotos, radiografías con la cantidad de balas que tiene en la cabeza y la espalda”, dijo notablemente conmovido Vicente y remarcó: “Más de 30 perdigones en la cabeza mostraban las imágenes, y después, aparte, las de el resto del cuerpo”.

El padre de Carlos indicó que el fiscal les aseguró que “todavía tienen que ir los peritos para verificar bien el lugar, la distancia desde la que le tiraron y todas esas cosas”. “Dijo que van a venir al barrio a ver donde vivía Carlos, el barrio donde se crió”, añadió Vicente, para quien todos son movimientos que dilatan las pesquisas y demoran la la detención de los policías implicados en el hecho. “Nos siguen poniendo pretextos, no hay nada a nuestro favor en la investigación”, se lamentó el hombre.

Notas relacionadas:

Denuncian otro caso de gatillo fácil

Más notas relacionadas
Más por Juane Basso
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Con intención de matar

El policía detenido por disparar al pecho a un adolescente en Venado Tuerto fue imputado e