Arsat-2-rr

Miembro de la comunidad científica rosarina y director del Centro de Sensores Remotos de la UNR, Carlos Cotlier celebró el avance argentino en materia de tecnología aeroespacial, tras el lanzamiento de Arsat 2, y destacó que para ser absolutamente independientes, es necesario que el país en el futuro desarrolle sus propios vectores de lanzamiento.

El arquitecto Carlos Cotlier es el director del Centro de Sensores Remotos de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Como miembro de la comunidad científica local fue consultado por este medio para dar una mirada sobre el desarrollo de la tecnología aeroespacial en Argentina, en el marco del lanzamiento del segundo satélite de comunicaciones geoestacionario, Arsat 2, íntegramente producido en el país. Al destacar “la coherencia y la continuidad de la política aeroespacial” por parte de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y de la empresa estatal Invap, el profesional aseguró: “Argentina se proyecta al mundo como un país espacial”.

“La Argentina viene avanzando constantemente en los últimos 15 años sobre el poder aeroespacial. Y ahí jugó un rol muy importante el Invap, que es la empresa que produce elementos para mandar al espacio, ya sea en sociedad con otros países o por sí misma; y la Conae, que ocupa un rol muy importante en la industria de la propulsión aeroespacial en la Argentina”, destacó el docente e investigador.

En este sentido, Cotlier dijo: “El invap es un elemento del Estado ejemplar porque produce productos de altísima calidad y la Argentina se proyecta al mundo como un país espacial al haber repetido un satélite de comunicaciones”.

El arquitecto se refirió también a la larga trayectoria de la Argentina en su desarrollo científico y tecnológico en la materia. “El haber puesto en órbita el satélite SAC-D/Aquarius en combinación con la Nasa y con otros países como Italia y Canadá, la proyectan a la Argentina con una larga trayectoria. Y eso no lo digo yo, lo dijo en su momento el director de la Nasa, que la Argentina es un país muy confiable y muy serio en el tema espacial”, comentó el profesional, sobre el satélite argentino de observación climática y oceanográfica, también construido por Invap y que fue lanzado en junio de 2011.

“La Argentina fue de a poco colocando plataformas en el espacio. En este caso, esta es una plataforma especializada en telecomunicaciones, lo que significa una forma de poder espacial, donde el Invap –en Bariloche– y la Conae –a nivel nacional– juegan papeles muy importantes, y significa que hay una coherencia, una continuidad en la política aeroespacial”, insistió el investigador.

Así como celebró que “el país ahora está produciendo sus propios satélites y ahora en comunicaciones”, también advirtió que Argentina “todavía depende de vectores extranjeros”, al recordar que ambos satélites geoestacionarios tuvieron que ser llevados a la Guayana para poder ser colocados en órbita.

“En eso el país todavía no es independiente, puede producir las plataformas pero depende de los vectores extranjeros. Y para la obtención de un vector extranjero, tengo entendido, la Conae y los organismos internacionales están tratando de desarrollarlo, pero todavía no existe”, explicó.

Cotlier, además, consideró : “Nosotros tenemos que producir nuestros propios vectores, y que simultáneamente con eso podamos desarrollar una política nacional y comprometer a otros países para que sean de uso pacífico”, contó el científico rosarino, y aclaró: “Si usted desarrolla un vector, un misil de propulsión puede tener un uso civil o un uso militar”.

Al respecto, el científico ponderó que “el avance es muy bueno y muy notorio hacia la soberanía espacial. Además de estar orgulloso del Invap, estoy convencido de que con el correr de los años y con una buena política exterior, de comprensión con los países vecinos y no vecinos, la Argentina va a poder desarrollar sus propios vectores”, visionó.

Por otra parte, el docente e investigador ponderó que es “muy importante porque la Argentina al ser soberana puede hacer convenios de comunicaciones o producir plataformas para otros países”.

“Es una cuestión competitiva, porque es un producto comercial”, argumentó Cotlier, al señalar que “Argentina podrá exportar a nuevos destinos el servicio de operación de sus satélites, haciendo extensiva su oferta a todos los países de Latinoamérica y el sur de Estados Unidos, de acuerdo al gran alcance de cobertura que tiene y que hasta ahora sólo han logrado ocho países en todo el mundo”.

Teledetección

Carlos Cotlier es el director del Centro de Sensores Remotos (CSR), que tiene como finalidad la docencia e investigación en lo que respecta a la Teledetección con la apoyatura de los Sistemas de Información Geográfica. “Nuestra función es la interpretación de imágenes satelitales aplicadas a recursos naturales y medio ambiente, tanto ópticas como de radar”, graficó el arquitecto. Entre las investigaciones que llevan a cabo mediante los sistemas de información geográfica, Cotlier destacó algunas de ellas, como “el estudio del domo nocturno que se forma en las grandes ciudades, la relación entre la energía y la economía y la macroeconomía; estudiamos los aglomerados o bolsones de pobreza urbana y su mejoramiento en base a imágenes satelitales”, y añadió: “También estudiamos la proyección de luces urbanas nocturnas costeras sobre el mar y la posible contaminación marina”.

Más notas relacionadas
  • El tiempo de los intentos

    Nos espera el mar es el segundo libro de relatos breves del escritor y periodista Santiago
  • ¿Por qué no bailan?

    Volvió a editarse Soy Fiestera de Mercedes Gómez de la Cruz, publicado originalmente a pri
  • Bestiario 2.0

    Mientras esperamos la primavera en esta parte acovachada del mundo, la editorial Libros Si
Más por Eugenia Arpesella
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

La inflación de 2021 en Santa Fe acumuló un 50,7%

De acuerdo al registro del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), en diciemb