Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

03 Piloto Sol 1176RGB
El piloto de Sol, Nicolás Kolodziej. Foto: Manuel Costa.

Uno de los pilotos de la aerolínea rosarina cuenta desde adentro cómo fue el proceso que llevó a una empresa con todo por ganar a un brusco aterrizaje forzoso.

“Nosotros nos vamos a quedar hasta que las 220 familias, 300, sumando las 70 familias indirectas, tengamos laburo de nuevo”, afirmó con convicción Nicolás Kolodziej, uno de los pilotos de Sol Aerolíneas despedido luego que la nueva gestión de Aerolíneas Argentinas (AA) rompiera unilateralmente un acuerdo de viabilidad.

Tras participar de una reunión con legisladores del Frente para la Victoria, el piloto invitó a El Eslabón a pasar detrás de los mostradores, donde resisten junto a sus compañeros, para conversar sobre la lucha que llevan adelante para recuperar sus puestos de trabajo.

Sentado detrás de los mostradores al resguardo de las banderas que cuelgan del primer piso del aeropuerto, el piloto contó que por ahora tiene la misma información que la prensa respecto sobre cual empresa podría absorber la compañía: “Una es Vía Bariloche, otra es London Supply y American Jet, que es un operador con base en Neuquén que tiene dos aviones”, comentó.

Con respecto al acuerdo que firmaron el miércoles pasado, los trabajadores no tienen ninguna garantía. “Por eso estamos acampando”, advirtió el aeronauta, y agregó: “Las garantías son mínimas, la empresa se compromete a reincorporarnos y tomar estos 15 días para pagarnos el sueldo completo de enero y mientras tanto en estos días definir que van a hacer y nosotros nos comprometemos a suavizar las manifestaciones”.

Los trabajadores mantendrán una guardia mínima en Aeroparque y en Rosario “hasta que aparezca un inversor serio”.

El conflicto

02-03 Sol MC 1179RGB
Foto: Manuel Costa.

“Sol viene de un convenio de código compartido con Aerolíneas Argentinas que firmó en enero de 2015”, contó Kolodziej, y explicó: “Significa que AA le vende pasajes a Sol y Sol a AA, y explotan las rutas dentro del país de acuerdo a la necesidad y conveniencia”. “En ese convenio –continuó– hay un tercer involucrado que es Air Nostrum, empresa alimentadora de Iberia en España, que era la encargada de traer los aviones nuevos. A cambio adquirió el 45 por ciento de la compañía ”.

Cuando asumió la nueva gestión de la mano de Isela Costantini, ex CEO de General Motors, se cae el acuerdo. “Cancelaron unilateralmente alegando una deuda de 50 millones de pesos, que Sol terminó reconociendo”, relató el comandante de vuelo.

Ante esa situación Sol, informó que “no tenía plata para pagar los sueldos, ni para hacerse cargo de la operación”. La empresa “no se declaran en quiebra, porque para hacerlo tiene que presentar un plan de crisis que no realizó, porque para presentar un plan de crisis hay que presentar los balances, que también adeuda”, puntualizó Kolodziej.

El entrevistado detalló que a Sol “sólo le quedan las rutas”. “Es una empresa que no puede declararse en quiebra por cuestiones legales, no hay nadie que se quiera hacer cargo de la compañía por el momento y de los trabajadores y no tiene aviones para operar”, debido a que al caerse el acuerdo Air Nostrum se retiró llevándose las naves que aportó. A Sol le quedó sólo un avión.

Una medida sospechosa

“Nos llama la atención que un acuerdo que hasta hace tres meses era super necesario para un país tan extenso como el nuestro y en plena temporada vacacional donde los vuelos van llenos, cuando el crecimiento aeronáutico en América Latina es del 20 por ciento anual –el segundo después de Asia– y todas las empresas quieren venir a invertir, Sol se cae y de un día para el otro”. Creemos que atrás de esto hay otras cosas, hay otros intereses, alguien quiere operar estas rutas”, sostuvo el piloto.

Las sospechas de los trabajadores caen sobre Gustavo Lopetegui, CEO de LAN de Chile y funcionario del actual gobierno nacional.

Auge y ocaso

Kolodziej relató que Sol tuvo un auge en el 2012 cuando estaba volando con 4 o 5 aviones constantemente (los conocidos turbo hélice Saab 340): “Se volaba mucho, hasta Ushuaia, y con muchos pasajeros”. Pero a principios de 2013 ocurrió un despiste en Mendoza, no hubo víctimas, pero la aeronave no sirvió más. “A partir de ahí, hay un decaimiento en la operaciones, un decrecimiento y paralelamente a esa situación nosotros comenzamos a cobrar los sueldos en cuotas”, recordó el capitán: “Estuvimos dos años y medio cobrando en dos y hasta tres veces y en cualquier fecha”.

La situación fue degradando hasta que en septiembre de 2014, 19 pilotos recibieron telegramas de despido. Pero a “través del sindicato de pilotos Apla y el Ministerio de Trabajo, con una firme decisión de no dejar ningún trabajador en la calle, se llegó a un acuerdo después de tres meses de lucha”, recordó. Así surgía el acuerdo con el entonces titular de AA Mariano Recalde para generar la alianza mencionada.

El piloto no dudó en reconocer que cuando mejor estuvieron fue cuando el acuerdo estuvo vigente. “El año pasado no tuvimos ningún problema cobrabamos en tiempo y forma, conseguimos 30 por ciento de aumento en paritarias, como nunca, en tiempo récord, nosotros las paritarias las lográbamos en septiembre o octubre”, subrayó.

Oportunidades tiradas por la borda

“Horacio Angeli, presidente y dueño de Sol y Transatlántica, recibió mucha ayuda y no la supo aprovechar”, consideró el piloto. Y enumeró: “Sol surge con un acuerdo con el gobernador (Jorge) Obeid en 2006, que le otorga un subsidio de la provincia en combustible. Ese subsidio se renueva con la primera gobernación de (Hermes) Binner. Luego de eso, en 2011, obtuvieron un crédito del Bicentenario para traer aviones que nunca se trajeron; más adelante recibió un subsidio de la provincia de Chubut que le pagaba la totalidad del combustible, y otras provincias también le otorgaron subsidios. Nunca supieron aprovechar las oportunidades para la empresa o las aprovecharon para ellos. Nunca cumplieron lo que prometieron, ni los horarios de vuelo que es lo mismo e indispensable que otra compañía te pide”, remarcó el capitán.

El sol se apagó y nadie de la empresa dio la cara. “No apareció ni el presidente, ni parte del directorio, ni gerentes. En la negociación de ayer (por el miércoles) estuvo una abogada, un apoderado y un integrante del directorio. El presidente sigue en Punta del Este”, contó.

Cielo argentino acechado

“Los dos aviones españoles que eran de Sol están en proceso de rematriculación –comentó el aeronauta– porque tienen matrícula argentina”. Por legislación, los aviones matriculados en la Argentina solo se vuelan con pilotos argentinos.

“Esa es otra de las batallas que estamos dando con respecto a cielos abiertos. Argentina es uno de los pocos países en Latinoamérica que le dice no a los cielos abiertos, eso significa que no puede venir cualquier compañía de cualquier país, con cualquier piloto a volar a acá. Solamente pueden volar pilotos argentinos los viajes de cabotaje. Una empresa extranjera sólo puede entrar y salir”, remarcó Kolodziej.

“Nosotros le vamos a decir rotundamente no a los cielos abiertos”, afirmó. Junto a sus compañeros considera que uno de los motivos que generó este conflicto se debe a la posición del país respecto de esa ley. Cada país elige si adhiere a esta ley o no, votando en la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI.

Notas relacionadas:

Conflicto en impasse

Diez años buscando tocar el cielo

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Jerónimo Principiano
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Repudio y preocupación de inquilinos por el fin del congelamiento de alquileres

La medida del Gobierno de no extender el congelamiento del precio de alquileres y la suspe