La jugadora oriunda de Cañada Rosquín, Belén Potassa, que vistió las camisetas de Rosario Central, San Lorenzo de Almagro, Boca y la Selección Nacional, entre otros equipos de fútbol femenino, y una charla imperdible con el eslabón.

La historia entre Belén Potassa y la pelota comenzó desde muy pequeña, cuando la ahora joven de 27 años –y ya con un basto recorrido por los grandes del país y la Selección– todavía vestía el guardapolvo del jardin, en su Cañada Rosquín natal. “Empecé a jugar en mi pueblo, con los varones de mí misma categoría”, arranca contando la actual delantera de la UAI Urquiza, y continúa: “Mis sobrinos ya jugaban, los acompañé a un entrenamiento y me puse a patear con un compañero de jardín que estaba afuera de la cancha, hasta que me vio el técnico”. Deslumbrado ante lo que tenía frente a sus ojos, el entrenador “habló con mis viejos –prosigue relatando la futbolista– porque me veía condiciones y me preguntó si me gustaba jugar. Y así empecé, a los 6 años”.

Potassa, cuya historia también es parte del documental Posición Adelantada, elaborado por la Universidad Nacional de Rosario (UNR), revela que en sus comienzos en el deporte practicado mayoritariamente por hombres “a mi papá no le gustaba mucho que juegue, pero la que más me apoyó en esto fue mi mamá, que me dijo que debía hacer siempre lo que me hiciera feliz”. Así fue que, entre ambas mujeres, “pudimos convencer a mi papá que me dejara, y empecé”, señala.

Un mundo redondo

“Ya me gustaba el fútbol desde muy chica porque tenía a mi hermano que jugaba en la Reserva del club (Juventud Unida, de Cañada Rosquín) y entrábamos a la cancha con los jugadores de Primera –junto a mis sobrinos– como mascotas”, comenta la joven que “desde pequeña iba siempre a la cancha con toda mi familia”.

La pasión por este popular deporte va más allá de la práctica, y Belén, además de calzarse los cortos, sigue por televisión los distintos partidos “sin importar el color de la camiseta”. Futbolera desde niña, hincha de Boca de toda la vida y “simpatizante de Rosario Central”, asegura que con sus colegas “somos de mirar mucho fútbol y a todos los equipos, porque nos gusta mucho”.

A la hora de escoger a los mejores en su puesto, destaca a los delanteros identificados con el Xeneize, Martín Palermo y Carlos Tévez; y a la estrella del PSG de Francia, Zlatan Ibrahimović. “A todos los trato de mirar mucho y copiar para aprender”, confiesa.

En el rubro femenino, en tanto, no duda en distinguir a la ex jugadora alemana Birgit Prinz. “Tuve la suerte de jugar en contra y es una terrible monstrua, es una referente de nuestro fútbol”, admite.

Buscando alegrías

10 BelenPotassa

Belén Potassa es hoy una de las figuras de la UAI Urquiza, equipo que milita en la máxima categoría del torneo femenino de AFA, y con el que se dio el gusto de gritar campeón en el último certamen. “Se van a cumplir dos años que estoy en la UAI, donde además de ganar el torneo anterior, obtuvimos la clasificación a la Copa Libertadores, en la que salimos terceras”, celebra la atacante que antes vistió varias camisetas de peso.

“Primero jugué con compañeros varones, en el club de mi pueblo, hasta que pasaron a la cancha grande y ahí ya la liga no me permitió seguir. Jugué un año más con la categoría anterior, y después tuve que dejar”, señala sobre el inicio de su carrera, y acota: “Seguí practicando otros deportes, pero lo mío era el fútbol”.

Luego, sus goles viajaron a Rosario: “Mi mamá llamó primero a Newell’s para ver si practicaba fútbol femenino, y como en ese momento no tenía, fui directamente a Central”, prosigue la entrevistada, que subraya que en los casi dos años que militó en el elenco canaya “logramos varios torneos nacionales y a la vez jugábamos el torneo de la Liga Rosarina, que también hemos ganado en unas cuantas oportunidades”, y remarca: “En el fútbol femenino no existen los contratos, es todo amateur, sólo te pagan un viático y algunos premios cuando ganás algún título”.

“Al año me llamaron de la Selección Argentina y como tenía que ir a entrenar a Buenos Aires, prácticamente durante toda la semana, me costaba seguir viviendo en Rosario. Por eso tuve que dejar Central para instalarme en Capital Federal”, añade. Así comenzó su período en San Lorenzo, donde “jugaba los torneos de AFA los fines de semana y a la vez entrenaba con la Selección”.

Tras un año y medio en el Cuervo, la goleadora pasó las fronteras del país para instalarse durante un breve período en el fútbol chileno. “Me fui a Santiago Morning, donde jugué cuatro meses, y salimos subcampeonas”, remarca. A su vuelta, cumplió el sueño de vestir los colores del club de sus amores: “Cuando regresé de Chile me incorporé a Boca, donde ganamos cuatro torneos y cuatro Copa Libertadores”. Con la azul y oro fue figura y goleadora. Entre los aproximadamente 400 tantos que gritó a lo largo de su carrera, 120 los hizo en el Xeneize.

Yo, argentina

Belén Potassa - Selección

A la hora de tener que elegir un momento de su carrera, de esos que quedan grabados a fuego entre los mejores recuerdos, Belén define sin titubear: “El momento más lindo que viví en el fútbol fue cuando metí el gol en la final contra Brasil, con la Selección, el día que salimos campeonas sudamericanas. Además tuve la suerte de que estaba toda mi familia en la tribuna. Ese partido se jugó en Mar del Plata y con la Selección, además, tuve la suerte de salir subcampeona del sudamericano, tanto en la mayor como juvenil. Después viajé a Panamericanos, a los Juegos Olímpicos de Beijín y a un par de mundiales, y la verdad que son todas experiencias inolvidables”.

En cuanto al nível de la celeste y blanca en el plano internacional, Potassa, que participó de las Copas del Mundo que rodaron en Rusia, China, Brasil y Chile, no tiene problemas en señalar que “en los mundiales estamos lejos todavía y aún no hemos logrado pasar de ronda”.

Derechos al ángulo

En el marco del mes de la Mujer, la goleadora se toma su tiempo para parar la pelota y tirar un par de consignas cortitas y al pie. Aunque de entrada se encarga de aclarar que “no milito, ni pertenezco a ninguna organización, pero sí trato de ayudar y promocionar cuestiones que me parecen importantes y en las que puedo aportar mi granito de arena”, Belén plantea: “Trato que nuestros derechos se hagan cumplir, porque yo también viví la discriminación y la violencia de género, entonces trato de ayudar para que las chicas que vienen detrás puedan practicar un deporte sin ser discriminadas. Y lo mismo en el ámbito laboral, donde debería haber mucha más igualdad”.

En cuanto a lo que ocurre en el deporte, y en el fútbol en particular, Potassa entiende que “de a poco está cambiando la mirada sobre la mujer y para bien. Hay mujeres árbitros, directoras técnicas, presidentas de clubes, periodistas”, y cierra la idea: “Creo que es un paso lento pero estamos tratando de que la mujer, sea en un deporte o en cualquier aspecto de la vida, sea igual que el hombre, y que tengamos los derechos que tiene cualquiera”.

En sus inicios, cuando integraba el equipo “masculino” de su ciudad natal, ante la falta de un club que incluyera entre sus disciplinas al fútbol femenino, Belén tuvo que lidiar con cuestiones de género. “De chica lo sufrí –admite–, pero más que nada cuando íbamos a otros clubes y los varones me cargaban o me decían alguna cosa. Pero tuve la suerte de tener compañeros que siempre me defendieron y eso fue muy bueno. Jamás me dejaron de lado, e incluso, siempre dejaban que yo me cambie primero en el vestuario y después entraban ellos”.

  • Ejecución

  • Se dice de mi

    Medios, editorialistas, políticos, gremialistas, redes sociales, hablan y especulan en tor
  • “Es una decisión escandalosa”

    “En una decisión escandalosa e inédita, el juez Postma dictó prisión preventiva de 43 días
Más notas relacionadas
  • Piel Roja (y Negra)

    El próximo sábado 3 de noviembre, día en que la institución del Parque Independencia cumpl
  • Resistiendo con aguante

    La Red de Clubes salió con los tapones de punta contra los ataques del gobierno, que por u
  • En las buenas y en las malas

    El libro Los clubes de fútbol en tiempos de dictadura bucea en la vida política de las ins
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Ejecución