Cristina_Comodoro_Py_discurso_475x296_130416

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner negó, a través de las redes sociales, haber mantenido «reuniones secretas con algún integrante del poder judicial» en la residencia de Olivos «ni en ninguna otra parte» durante su gestión, echando por tierra la campaña que la vincula con el juez federal Sebastián Casanello.

Cristina puso negro sobre blanco: «¿Alguien puede siquiera imaginar que hubiera ocurrido en el Congreso Nacional, si “Panamá Papers” hubiera ocurrido durante mi gestión. Y los protagonistas hubiéramos sido mi gobierno, mi familia y mis amigos? Lo que vimos en Brasil con la compañera Dilma Rousseff, hubiera sido apenas una película para niños».

La ex mandataria aseveró en un texto que se publicó en su página de facebook y en cfkargentina.com: «Nunca hubo «reuniones secretas» durante mi gestión con miembros del Poder Judicial, ni en la residencia de Olivos, ni en ninguna otra parte».

Y en ese sentido, Cristina consignó que las únicas reuniones que mantuvo en la Jefatura de Gabinete de Olivos, con miembros del Poder Judicial «no fueron secretas», algo que, a su entender, es «casi imposible en Argentina».

Al respecto, aseguró que mantuvo encuentros «con miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y con los doctores (Domingo) Sesin y (Eugenio) Sarrabayrouse».

«En efecto, por obvias razones de carácter institucional, he mantenido reuniones con el Dr. (Ricadro) Lorenzetti, con la Dra. (Elena) Highton de Nolasco y los Dres. (Eugenio) Zaffaroni y (Enrique) Petracchi. La llevada a cabo con los otros dos magistrados fue con motivo del envío, oportunamente, de sus pliegos al Senado de la Nación, para completar la integración de la Corte», remarcó.

La líder del Frente para la Victoria agregó: «No acostumbro a estar desmintiendo cada una de las barbaridades que cotidianamente se publican, o dicen distintos personajes ante un micrófono o una cámara de televisión. Fue y es una conducta que observé durante mis dos mandatos».

La ex jefa de Estado ironizó: «Ante las denuncias más inverosímiles, como por ejemplo: la de que no soy abogada, que ya va por el cuarto expediente judicial, el último se inició hace pocos días. Tal vez deba solicitar que el titulo me lo otorgue la facultad de Comodoro Py. Porqué dicen algunos que ahí, sí saben».

De esta forma, Cristina salió al cruce de publicaciones periodísticas que sugirieron en los últimos días dando cuenta de que durante su mandato había mantenido encuentros con el juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la causa por lavado de dinero en la que se investiga al empresario Lázaro Báez, actualmente detenido.

«Que alguien o algunos letrados, como estrategia de defensa judicial, pretendan vincularme con un juez de Comodoro Py, es absolutamente inaceptable. Sobre todo cuando el juez es, nada menos que el Dr. Casanello. Sí, el mismo que absolvió a Mauricio Macri en la causa de las escuchas ilegales, al día siguiente que asumiera como Presidente, sin que a nadie se le moviera un pelo», apuntó.

Cristina asevero además que no conoce a Casanello, y reseñó que el magistrado tiene «a su cargo la investigación del mayor escándalo de corrupción internacional de los últimos tiempos», al referirse al caso de los Panamá Papers, que «tiene como protagonista principal en la Argentina al Presidente de la Republica Mauricio Macri.

«Este escándalo que a nivel internacional ha provocado la renuncia de primeros Ministros y distintos funcionarios en otros países, no ha movido en la Argentina el amperímetro judicial, ni tampoco el del Parlamento», se lamentó la dirigente.

«Ni que hablar de cómo se está desarrollando la causa «Panamá Papers» en el otro Poder: el Judicial. Si cualquier ciudadano compara la actividad, literalmente espectacular y cinematográfica del Dr. Casanello, en alguna otra causa: con centenares de allanamientos televisados, casas fotografiadas y hasta perforaciones «en tiempo real» en medio de la estepa Patagónica, le resultara muy difícil entender esta otra opacidad y secretismo», interpretó.

Por último, la ex presidenta evaluó que en «el planeta» Comodoro Py, todo es posible, y afirmó que es objeto de «una feroz campaña», «solo comparable a la que sufrieron otros Presidentes, comprometidos con el bienestar del pueblo y los intereses de la Nación»

«No me quejo. Sé que es el precio que tenemos que pagar «los que le hicimos creer» a la gran mayoría de los argentinos que tenían derecho a vivir mejor», puntualizó.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Los barones ladrones de Nueva York

En esta ciudad los grandes magnates son más célebres que los próceres. Parecen dioses del