AFA_Frente_475x296

En una movida dispuesta por el gobierno nacional, a medida de las aspiraciones del presidente del club Boca Juniors y el titular del Grupo UNO Daniel Vila, la Inspección General de Justicia (IGJ) suspendió las elecciones de AFA previstas para el próximo 30 de junio «por irregularidades administrativas».

Detrás de todo el episodio formal se encuentran las ambiciones del titular de Boca, Daniel Angelici, uno de los más interesados en la intervención. El titular de la IGJ es Sergio Brodsky, un abogado vincula políticamente con el presidente del club de la ribera y especialista en sociedades comerciales.

Al plantearse la virtual intervención, la AFA sería conducida por una Comisión Normalizadora, y uno de sus integrantes sería Daniel Vila, propietario del multimedios Grupo Uno junto a José Luis Manzano. El mendocino elaboró un anteproyecto de reorganización para la entidad del fútbol argentino en la que postula que los clubes puedan decidir individualmente el tipo de persona jurídica a la que se sujetarán, lo cual equivale a abrirle las puertas a que las instituciones se transformen en sociedades anónimas.

Los veedores designados por la IGJ son el abogado Luis Tozzo y la contadora Catalina Dembitsky, pero el grupo denominado «angelicista» se empeña en forzar que se conforme la mencionada «comisión normalizadora», que integrarían la diputada antikirchnerista Graciela Ocaña; el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín y Vila, un viejo aspirante a la conducción de AFA durante la gestión de Julio Grondona, al punto de que llegó a autonominarse tras una vergonzosa «elección».

Dicen los amigos del gobierno de Mauricio Macri, que apoyan a Angelici y a Vila, impulsores a la vez de la Súper Liga, que esa «comisión» contaría con la participación de un representante de Fifa y otro de Conmebol, algo que se contradice con lo que el máximo organismo del fútbol mundial dispone para sus asociaciones miembro.

Si eso sucediera la Fifa estaría haciendo «la vista gorda» ante una situación de irregularidad que no aprueba y que podría derivar en un efecto cascada, ya que otras asociaciones podrían tomar por el mismo atajo para dominar, por fuera de los procesos democráticos, la actividad futbolística de sus respectivos países.

La intervención

La IGJ notificó este lunes por la noche –la nota respectiva ingresó a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) alrededor de las 20– la virtual intervención de la AFA por espacio de 90 días, lapso en que el organismo estará regido por dos veedores, mientras que el Comité Ejecutivo analizará este martes la posibilidad de presentar un recurso de amparo y hacer regresar al seleccionado argentino desde los Estados Unidos, además de suspender los certámenes de ascenso.

Esta decisión, recomendada a la IGJ la semana pasada por la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, implica obviamente la suspensión de las elecciones previstas para el próximo 30 de junio, interrumpiendo el proceso democrático de AFA que iba a determinar mediante un acto comicial al sucesor formal del fallecido Julio Humberto Grondona.

La determinación pone a Argentina en riesgo de ser sancionada por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), que no aprueba este tipo de intervenciones gubernamentales o judiciales (las razones argumentadas son «irregularidades administrativas») y puede prohibirle cualquier participación de sus representativos nacionales o de clubes en competencias internacionales.

En este punto es que voceros allegados a Segura temen que la Fifa «haga la vista gorda» ante la movida, y que haya estado avisada por anticipado de la decisión político-judicial.

Por lo pronto estos 90 días de intervención abarcan la Copa América Centenario en la que Argentina estará debutando el próximo lunes 6 de junio ante Chile, así como los partidos que a principios de julio deberá afrontar Boca Juniors por las semifinales de la Copa Libertadores.

La posición de la AFA

Ante esta situación el secretario administrativo de AFA, Damián Dupelliet anticipó que en la habitual reunión de los martes del Comité Ejecutivo, desde las 18, «se analizarán las siguientes posibilidades: presentar un recurso de amparo por la intervención, traer de vuelta a la selección desde los Estados Unidos y suspender los torneos de ascenso».

De estas tres alternativas, la de traer de vuelta al país a la selección es la que más ruido hace y solamente puede describirse dentro del marco de esta sorda guerra entablada entre aquellos clubes que impulsan la Súper Liga con Daniel Angelici y Marcelo Tinelli a la cabeza, y los que cuentan con el mayor respaldo de los clubes del ascenso y el interior para quedarse con la conducción de AFA: Hugo Moyano y su yerno, Claudio Chiqui Tapia.

Precisamente Moyano se interiorizará este martes de la nota que la IGJ hizo llegar a la AFA durante una reunión previa a la del Comité Ejecutivo que se llevará a cabo desde las 11 en el edificio de la calle Viamonte, «donde se van a elevar sendas notas a la Fifa y la Conmebol solicitando se apliquen las sanciones de mayor rigurosidad que correspondan al fútbol argentino por haber intervenido a su organismo de conducción», según se anticipó desde la AFA.

Pero además, si es rechazado por la Justicia el recurso de amparo «inmediatamente se ordenará el retorno del seleccionado argentino desde los Estados Unidos y la suspensión de toda la actividad futbolística en el país», advirtió la fuente.

Claro que estas decisiones serán impulsadas por el «moyanismo», que hoy es mayoría en el Comité Ejecutivo, teniendo como aliado a Tapia, que se encuentra justamente en los Estados Unidos junto al vicepresidente boquense Juan Carlos Crespi, que había sido desplazado de la Comisión de Selecciones pero ahora volvió por sus fueros y reemplaza al titular formal de esa gestión, el presidente de Racing Club, Víctor Blanco.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

¡Viva la Scaloneta, cabrones!

En un duro partido, la Selección Argentina derrotó 2 a 0 a México, por la fecha 2 del Grup