voto en salta

Del gurú del software libre Richard Stallman, al magnate y cerebro de Microsoft Windows Bill Gates, la inmensa mayoría de los programadores, especialistas e investigadores del mundo coinciden que los sistemas de voto electrónico son un retroceso en términos de soberanía popular y un atentado a la confidencialidad del voto. El sueño de que la tecnológica resuelva todos los males de la sociedad, no es más que otro costado de la filosofía neoliberal, que como siempre, termina siendo una pesadilla para las mayorías populares.

Una de las voces calificadas que legisladores de diferentes bancas han escuchado estos días de discusión en la cámara de Diputados de la Nación –donde se debate la Reforma electoral que impulsa el macrismo, que tiene a la Boleta Única Electrónica como gran estrella–, es la de Beatriz Busaniche, licenciada en Comunicación Social recibida en la Universidad Nacional de Rosario, que hace años está radicada en Buenos Aires y participa de la organización Fundación Vía Libre, desde donde promueve “los derechos civiles en entornos mediados por nuevas tecnologías”.

Varias veces consultada por este medio, Busaniche –editora de Voto Electrónico, Los Riesgos de una Ilusión, un compilación de artículos y ensayos de especialistas en torno al tema–, ha sido taxativa: “Los sistemas de voto electrónico están en retroceso en el mundo. Hay diversos sistemas pero la experiencia común es negativa. Muchos países que usaron voto electrónico durante largo tiempo han dejado de usarlo, los casos más emblemáticos son Holanda y Alemania.

“No creo que la incorporación de tecnología en el acto de emisión del voto aporte nada, sino todo lo contrario, puede llegar a generar nuevas incertidumbres y nuevos problemas como los que conocemos en los sistemas que ya se han usado en otros lugares del país”, fundamentó la investigadora.

La especialista explicó por qué dos países pioneros en implementar estos sistemas abandonaron y volvieron al papel. “En Holanda se dejó porque el sistema electrónico permite vulnerar el secreto del voto en el acto de la emisión. Y esto es así en casi cualquier dispositivo de emisión del voto electrónica”, indicó Busaniche.

En el caso de Alemania, que es considerado “emblemático” por la investigadora, “el Supremo Tribunal Constitucional prohibió el voto electrónico porque la incorporación de la tecnología impedía que un ciudadano sin conocimientos muy específicos de seguridad informática pudiera entender y auditar todo el proceso”, refirió. “Creo que esta cuestión es válida para todos los sistemas de voto electrónico”, remarcó Busaniche.

Otra palabra convocada en ediciones anteriores de El Eslabón para debatir la problemática, fue la del administrador de sistemas de la Dirección de Informática de la Municipalidad de Rosario, Pablo Grigioni, quien refutó los planteo de “inviolablilidad” que los promotores del voto electrónico preginan. “Las máquinas emiten ondas electromagnéticas que pueden ser analizadas para extraer de ellas información, o pueden ser modificadas para emitir datos en formatos de audio imperceptibles”, ilustró Grigioni, quien además se encarga del Área Informática de la Cooperativa La Masa –productora de este semanario y redaccionrosario.com–.

“Hay casos denunciados y pruebas de laboratorio que lo demuestran. Se puede ver en internet videos que permiten conocer cómo vota un ciudadano aún a distancia”, amplió el programador.

Para Grigioni, otro de los problemas es cómo y dónde se desarrolla la tecnología para instrumentar el sistema. “En el caso de un país que no dispone del complejo tecnológico-militar de vanguardia, el problema de la integridad e independencia tecnológica para construir las máquinas que no admitan falseamientos de la voluntad popular ni violaciones al secreto del voto se amplifica notoriamente”, consideró el especialista.

Fuente: El Eslabón

Notas relacionadas:

Más notas relacionadas
Más por Juane Basso
  • Dibuje, maestro, dibuje

    Yo no sé, no. Pedro caminaba sobre el cordón de la vereda, por Zeballos, llegando a Rodríg
  • Cibersocialismo del siglo veinte

    A principios los 70, el gobierno de la Unidad Popular impulsó un plan audaz para introduci
  • Masacre sin fin

    Los integrantes de movimientos sociales, organismos de derechos humanos, pueblos originari
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

“La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente”

Después de que funcionarios pongan a disposición su renuncia, el presidente Alberto Fern