Acampe

El Movimiento Tupac Amaru, junto a los Curas en Opción por los Pobres y las Madres contra la Violencia Institucional, comenzó la noche de este lunes un acampe en plaza de mayo en solidaridad con Milagro Sala y para denunciar la medida «arbitraria e ilegal, adoptada por orden del gobernador jujeño Gerardo Morales (Cambiemos)». Desde este viernes la líder social inició una huelga de hambre.

«Pusimos la carpa acá (en plaza de mayo) y no en tribunales porque el problema de Milagro no es judicial sino politico», dijo este lunes el padre Francisco «Paco» Olveira de la isla Maciel (Avellaneda), integrante del movimiento de curas de la Opción por los Pobres. El párroco es uno de los manifestantes que comenzó también una huelga de hambre en solidaridad con Sala.

«Queremos decir que Macri y Morales son los responsables de que Milagro sea una presa política junto con los otros compañeros», añadió el padre Paco.

Además de denunciar que la referente de la Tupac «es una presa política»,  las organizaciones apuestan a visibilizar la situación procesal de la diputada del Parlasur.

Según indicaron, entre otras razones, los movimientos sociales protestan por la incomunicación de la referente. Y consideraron el agravamiento de las condeiciones de detención de Sala como una medida «arbitraria e ilegal, adoptada por orden del gobernador jujeño Gerardo Morales (Cambiemos)».

Durante la jornada de este martes, habrá una conferencia de prensa uy diversas actividades, en las que estarán presentes  Alejandro Gafagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru; el padre Francisco Oliveira, de Curas en Opción Por los Pobres y Gumersinda Giménez Valdéz, de las Madres Contra la Violencia Institucional.

Además dirigentes políticos, sociales y referentes del ámbito jurídico que integran el Comité por la Libertad de Milagro Sala acompañarán el reclamo con distintas actividades

Huelga de hambre

Este lunes otros tres militantes de la Tupac Amaru se plegaron a la huelga de hambre iniciada el viernes pasado por la líder de esa organización social, Milagro Sala, en señal de protesta por el aislamiento que le impusieron las autoridades del penal jujeño donde se encuentra detenida desde hace siete meses.

Sala fue sancionada por los jefes del servicio penitenciario de la prisión de Alto Comedero con 10 días de «incomunicación» por supuestos actos de «mala conducta», por lo que se mantiene aislada de las otras internas del penal y tiene prohibido recibir visitas en su celda. La polémica medida no había sido notificada a los abogados de la referente social.

Patricia Cabana, Gladys Díaz y Mirta Aizama, quienes se encuentran alojadas en el mismo penal de San Salvador de Jujuy que Sala, se sumaron a la huelga de hambre en solidaridad con su líder política.

Las militantes, al igual que la jefa de la Tupac Amaru, fueron imputadas por los supuestos delitos de «asociación ilícita, extorsión y fraude a la administración pública», en la causa conocida como «Pibes Villeros».

«Sala está incomunicada en su celda sin posibilidad de defenderse. La sanción no fue notificada ni a la dirigente social ni a sus abogados negándole así el legítimo derecho a la defensa», denunció la Tupac Amaru y el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular en un comunicado difundido el viernes pasado, cuando se conoció la medida de sanción dispuesta por las autoridades penitenciarias.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

“La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente”

Después de que funcionarios pongan a disposición su renuncia, el presidente Alberto Fern