Edilio “Didi” Quiroga es un sobreviviente de la última dictadura cívico militar. A fines de los sesenta comenzó su militancia desde la tendencia revolucionaria del peronismo en la zona de San Lorenzo y, a pesar de los golpes y sus muchos compañeros caídos, ya nunca más la abandonó. El próximo 28 de octubre a las 18.30 presenta en ATE Rosario (San Lorenzo 1879) El hombre de la bicicleta, una obra donde recoge sus memorias y las de aquellos que ya no están, “para que no queden en el olvido”, según contó en un mano a mano con El Eslabón.

—¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?
—Estaba haciendo mis memorias, de toda la militancia a fines de los sesenta y principio de los setenta en lo que es el Cordón Industrial de San Lorenzo, que como todos saben forma parte del Cordón Rojo Industrial que va desde Campana hasta Puerto San Martín y hoy hasta Timbúes. Y en ese camino me encontré varios disparadores. Uno de ellos una pintada que hicimos en Juanario Luna y San Martín, de la ciudad de San Lorenzo, en frente estaba el bar mítico de Lina Funes, una militante desaparecida junto con su sobrino Juan José. Estábamos haciendo una pintada y se empezó a acercar gente. Y viste que dicen que todo está guardado en la memoria, bueno ahí hablando con compañeros que se arrimó al lugar, varios me dijeron «tenés que ponerte a escribir todo esto».

Comencé a escribir, esperando que algún historiador o profesional, tuviera esos datos sino se iban a perder. Y en ese momento me encuentro con otro disparador, cuando vino Gonzalo Chávez, a presentar su libro sobre la Masacre de plaza de mayo de 1955, el dijo: «si los escritores o los profesionales de las letras no lo escriben, tenemos que hacerlo los militantes, para que no queden en el olvido».

—¿Se puede decir que es un retrato político de los setenta?
—Por supuesto. Yo intenté, o creo haber intentado, reproducir la época y recuperar la vida, las vivencias de los compañeros masacrados, desaparecidos, fundamentalmente, mis compañeros de la Juventud Peronista de la Regional 2 del departamento San Lorenzo, donde tenemos una decena de desaparecidos y asesinados.

—¿Qué esperas que ocurra con ese libro? ¿Qué te gustaría que genere?
—Que sea un eslabón más de la memoria colectiva. Alguien decía que cada lucha que empieza tiene que tener la riqueza de las experiencias pasadas, que cada vez que el pueblo avanza en esta historia nuestra, latinoamericana, de avances y retrocesos, nos tenemos que reflejar en esa historia. A os pasó a nosotros, la experiencia colectiva de la Juventud Peronista, junto con otras matrices políticas de la lucha obrera en el Cordón, fue enriquecida con las experiencias pasadas. Cuando llegamos a militar allí, ya había otras experiencias, como las huelgas de Molinos Río de La Plata. También la experiencia de los compañeros de la vieja resistencia peronista, que es tan rica que todas las matrices políticas de la izquierda y otras también populares nos acompañaron.

—¿Qué puntos de contacto encontrás entre aquella experiencia y la de los últimos años?
—Si bien la mayoría de los mártires son compañeros de la Juventud Peronista, nosotros habíamos conformado en aquel tiempo, ya cuando venía decayendo el gobierno popular ante las avanzadas de la extrema derecha oligárquica, lo que se llamó las juventudes políticas, donde confluían radicales, comunistas, y otros. Creo que fue una experiencia distinta. Un poco como lo que pasó ahora con el kirchnerismo, que la juventud volvió a participar en política, en aquel momento hubo también una experiencia a nivel nacional y latinoamericana. Y en el cordón fue muy particular. Los que pertenecemos a alguna expresión política de la tendencia revolucionaria del peronismo, también hubo una expresión distinta, tal es así que al final del libro planteamos lo que era la disidencia del peronismo, el partido auténtico que no se pudo lograr. Pero de allí salió una gran fuerza de asambleístas bien horizontal, que resistió a la dictadura videlista mucho después del 24 de marzo del 76, y que fue la CGT de la Resistencia, muy poco conocida. En el cordón fue mítica la lucha de la intersindical, que después se transforma en la coordinadora de gremios combativas y la CGT Combativa de la Resistencia, que comenzó a tener fuerza a partir del 24 de marzo hasta que no pudieron resistir más. Se tuvieron que exiliar algunos compañeros y otros fueron asesinados.

—¿El nombre del libro pretende ser un homenaje?
—Cuando comenzamos la militancia en Fray Luís Beltrán, nos conectamos con compañeros de la Resistencia Peronista que nos ayudan a la organización de un movimiento de base barrial, fuimos a buscar al compañero don Di Fiori. Fuimos a su casa y no estaba. Después nos alcanza. Era un hombre grande, muy humilde, que había luchado por el retorno de Perón durante 18 años. Nos alcanza en bicicleta y nos conocemos ahí. Cuando nos retiramos, con respeto, nos causó gracia y entonces comenzó a ser don Di Fiori, el hombre de la bicicleta. Es un homenaje a él. El hijo de don Di Fiori, Ramón, es un desaparecido más del Cordón.

Fuente: El Eslabón

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

4 Lectores

  1. Mirta Castelini

    25/10/2016 en 18:50

    Grand Didi va a ser un éxito y un gran contribución a la memoria . Abrazo enorme

    Responder

  2. RAMON P CHAPARRO

    25/10/2016 en 22:52

    COMPAÑEROS CREO HABER SIDO EL DIRIGENTE GREMIAL MAS JOBEN DE ROSARIO,CON 22 AÑOS EN EL AÑO 72 TOMAMOS EL SINDICATO PAPELERO,CON AYUDA DE LA CGT DE ROSARIO LA CUAL ERA TITULAR EL COMPAÑERO GALVAN,UNTO A COMPAÑERO COMO CEBALLOS,QUIEN FUE PERSEGUIDO EN LOS AÑOS 55 SIENDO SECRETARIO GENERAL DEL GREMIO,DESDE ESA EPOCA SEGUI MILITANDO,UN ABRAZO,A SU DISPOCICION,.

    Responder

  3. Monica

    26/10/2016 en 18:45

    Querido compañero allí estaré.Felicitaciones pbtu libro p mas p tu militancia!!!!

    Responder

  4. Richard Bessone

    26/10/2016 en 20:50

    La bicicleta es un símbolo también de los jóvenes de los 70. Yo no tuve, me iba al pueblo los findes, pero el gusi, ricky, el turco, sí, y tantos otros. Hoy podemos ver en paredes de Rosario y de muchas ciudades del mundo la silueta de la bici apoyada en la pared, hermosa y muy emotiva obra del compañero artista plástico Fernando bicho Traverso.
    Compañero Quiroga, nos vemos el viernes para acompañarte en la presentación de esta obra esencial.

    Responder

Responder a Monica Cancelar respuesta

Sugerencia

La memoria no se borra

Nietes Rosario festejó su primer año de militancia con una movida en la puerta de los trib