El Canaya derrotó 2 a 1 a Temperley y descontó puntos en la lucha por ingresar a la Sudamericana, su principal objetivo en el semestre. Camacho y Ruben, los goles visitantes; Guevgezián había anotado el empate transitorio.

“Al que quiere celeste que le cueste”, dice la popular frase, que bien se puede aplicar al triunfo de Rosario Central ante el Gasolero, en condición de visitante y por la 20ª fecha del torneo local. La victoria lo acercó aún más a los puestos de clasificación a la edición 2018 de la Copa Sudamericana.

Lo mejor del conjunto dirigido por Paolo Montero se vio en la primera parte. A los 14’ Washington Camacho, quien ya había avisado de tiro libre minutos antes, abrió el marcador tras una gran jugada colectiva y una buena definición.

Teófilo Gutiérrez tuvo en sus pies la chance de ampliar el marcador, pero su remate con dificultad se lo impidió. La visita también pudo ampliar ventajas con un lejano disparo del defensor paraguayo José Leguizamón que pasó muy cerca, y con una exquisita definición de Marco Ruben, que la picó por encima Matías Ibáñez y la pelota cayó en el techo del arco.

A todo esto, el dueño de casa apenas se había arrimado con remates desde afuera del área que poco inquietaron a Diego Rodríguez, quien sí tuvo mucho trabajo en la etapa complementaria, primero con un cabezazo que Marcos Figueroa mandó al medio del área y que en la línea le ahogó el grito a Mauro Guevgeozián gracias a una estupenda estirada.

Pero el delantero uruguayo tuvo su revancha a los 21’ cuando anotó la igualdad capturando una pelota que quedó boyando en el área. Y cuando parecía que el Celeste lo arrinconaba, Ruben tuvo su oportunidad en el arco rival a los 26’, y no perdonó. Al partido sólo le quedó tiempo para una última volada del Ruso, quien nuevamente fue uno de los puntos altos en el auriazul.

Quiere la Copa

Así las cosas, Central quedó más cerca de los puestos de clasificación al segundo certamen internacional más importante en el continente, al aprovechar las igualdades de Talleres, Lanús (hoy sería el último en ingresar) e Independiente.

El Granate suma 30 unidades, dos más que el Canaya, en la misma cantidad de partidos jugados. En cambio, los cordobeses tienen también 30 puntos, pero adeudan un encuentro, mientras que el Rojo  acumula 28 como el auriazul, pero debe dos cotejos.

  • La derrota del siglo

    Pasaron más de 63 años para que Banfield le ganara a Central en Arroyito, y lo hizo por go
  • Le taladran el piso

    El Canaya no hace pie en la Superliga, en la que sigue sin ganar en cuatro fechas disputad
  • El monstruo de voz monocorde

    El periodismo es dañino por naturaleza, sólo es cuestión de establecer si el daño se lo in
Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes
Comentarios cerrados

Sugerencia

La derrota del siglo

Pasaron más de 63 años para que Banfield le ganara a Central en Arroyito, y lo hizo por go