El Ministerio de Trabajo de la Nación conducido por Jorge Triaca le negó este jueves la reunión –que estaba pautada– a los trabajadores suspendidos y despedidos de la planta que General Motor tiene en Alvear.

El concejal Carlos Comi y la diputada nacional Josefina González acompañaron este lunes en la ciudad de Buenos Aires a los trabajadores de la compañía automotriz, con el objetivo de conocer la compleja situación de la planta santafesina, que dejó a 350 empleados en la calle. Pero el gobierno les negó el diálogo.

El edil de la Coalición Cívica-ARI y la diputada nacional por Santa Fe del Frente para la Victoria contaron que fueron recibidos por la cartera laboral “pero no la comisión gremial que habían conformado los trabajadores”.

En este sentido, los legisladores indicaron que “el único diálogo posible era con los representantes directos de los trabajadores, pero esta moción fue rechazada por funcionarios que representaron al ministro Triaca en la reunión”.

Ante este panorama, Comi y González se retiraron con el objetivo inclumplido y comunicaron esta posición a un centenar de trabajadores y manifestantes que esperaban en las puertas del Ministerio.

“Las actividades continuarán ahora en la ciudad de Buenos Aires con reuniones con diversos legisladores nacionales, entre ellos el titular del bloque del FPV, Héctor Recalde”, indicó el concejal rosarino y adelantó que “los trabajadores ofrecerán una conferencia de prensa en las instalaciones del hotel Bauen”.

Además, Comi le solicitó al ministro de Trabajo de la provincia, Julio Genesini, que desde su cartera “se realice una constatación de los daños e incapacidades sufridas por los trabajadores despedidos a consecuencia de sus tareas, a fin de que les sirva como elemento de eventuales acciones legales futuras contra la empresa”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sugerencia

En el Bauen, alivio; en ADO, tensión

Los trabajadores del hotel lograron una resolución judicial que suspendió la orden de desa