La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), a la que pertenecen doce países de la región, cumplió diez años. El organismo multilateral enfrenta los nuevos desafíos que plantea una derecha envalentonada y dispuesta a arrasar con todos los avances y los derechos conseguidos por los pueblos.

No es una mera efeméride. Es una oportunidad para replantear objetivos, hacer autocrítica, consolidar la unidad, reformular estrategias y enfrentar los nuevos desafíos de una derecha que avanza en la región y está dispuesta a consolidarse para borrar de la faz de la tierra todos los procesos posneoliberales que osaron desafiar la hegemonía de las grandes corporaciones y las estructuras partidarias y mediáticas a su servicio.

El 23 de mayo de 2008 se aprobó el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en el que se designó como sede permanente de la Secretaría General a Quito, capital de Ecuador, y del Parlamento a Cochabamba, Bolivia.

El 10 de abril de 2007, durante la Cumbre Energética Suramericana, que se llevó a cabo en la Isla Margarita, Venezuela, los presidentes cambiaron el nombre de Comunidad Suramericana de Naciones a Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Unasur está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela.

El secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), David Choquehuanca, señaló que “la solidaridad, la cooperación, la defensa de la soberanía y autodeterminación, así como la participación y el pluralismo son principios que comparte el ALBA con la Unasur para la liberación de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe”.

“Los avances en materia de integración en América Latina y el Caribe parecen verse amenazados por el surgimiento de liderazgos conservadores, distanciados de la realidad de nuestros pueblos y alineados con quienes nunca han querido una Latinoamérica y el Caribe unidas”, señaló Choquehuanca, quien recordó además que la Unasur es resultado de la visión estratégica de grandes líderes políticos como Evo Morales, Rafael Correa, Néstor Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva y el Hugo Chávez.

“La creación de la Unasur logró vencer el pensamiento colonial de una Suramérica dividida durante tanto tiempo, recuperando nuestra identidad libre y soberana, con diversidad de visiones, pero con un solo destino histórico que compartimos”, dijo el secretario general del ALBA.

“El trabajo de la Unasur en los ejes de paz, democracia y derechos humanos fortalece la integración de nuestra Patria Grande, al igual que el diálogo político plural, la diversidad cultural y la participación social. Suramérica declarada Zona de Paz es un patrimonio de nuestros pueblos, al que nunca vamos a renunciar”, agregó Choquehuanca.

El diplomático boliviano consideró que en esta década la Unasur, como espacio de integración, “permitió alcanzar importantes acuerdos con base en el consenso”.

Choquehuanca destacó asimismo que esta nueva integración suramericana, que se caracterizó por el respeto a las diferencias y la diversidad, puede exhibir logros importantes a nivel de diálogo político y de participación en misiones electorales.

Asimismo, destacó el diplomático, Unasur “trabajó por reconocer la importancia de lograr la armonía con la naturaleza, con la Madre Tierra, lo que es fundamental para lograr un desarrollo sostenible”.

Choquehuanca envió un mensaje de reconocimiento a Venezuela, especialmente a la gestión de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, quien ha liderado en diversos espacios una lucha en defensa de esta nueva integración, la soberanía, la unidad, el respeto, la paz e independencia de los pueblos, en tiempos en que Latinoamérica y el Caribe se enfrenta a una nueva batalla por defender su independencia y soberanía

“La respuesta ante la agresión imperialista debe ser más unión, más hermandad y más integración de nuestras naciones, por ello, desde el ALBA-TCP alentamos la cooperación y convergencia entre los organismos de integración de la región”, agregó el secretario general del ALBA.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, recordó la fecha de creación de la Unasur e instó a impulsar la integración. “Saludar a Sudamérica. Deberíamos impulsar mayor integración económica como Unasur y como Celac, juntos como continente enfrentar problemas económicos internacionales que vienen del sistema capitalista”, señaló el mandatario.

El gobierno de Venezuela también destacó, a través de un comunicado oficial, la conmemoración del décimo aniversario de la Unasur.

El documento recuerda que la creación del organismo multilateral “respondió a una visión geopolítica donde resaltan como principios la independencia, soberanía, solidaridad y complementariedad entre los países miembros”.

Asimismo, el comunicado alerta sobre “las amenazas que se ciernen sobre este proyecto integracionista, promovidas desde los centros imperiales y sus cipayos” y reafirma “la voluntad de Venezuela de avanzar en la construcción de una identidad suramericana basada en el principio de unidad en medio de la diversidad”.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s perdió frente al Lobo y sigue sin encontrar el rumbo

La Lepra cayó por 1 a 0 en su visita a Gimnasia y Esgrima de la Plata. El gol del local lo