Tras la irrupción policial de este lunes en el Museo de la Memoria, mientras se realizaba nada menos que una jornada contra la violencia institucional, su directora Viviana Nardoni repudió el accionar de la fuerza de seguridad. “No se puede irrumpir de esta manera en una institución pública, y menos esta institución”, se quejó Nardoni. Para colmo, el día era el de la violencia institucional; el lugar, un espacio municipal creado para denunciar al terrorismo de Estado y sus vínculos con el presente; y la actividad proponía una representación teatral sobre un caso de gatillo fácil. La realidad una vez más superó a la ficción.

En diálogo con el programa Poné la Pava (lunes a viernes de 7 a 10 por FM 88.9), Nardoni contó cómo se desarrollaron los hechos. “Estábamos terminando la actividad por el día contra la violencia institucional”, contó la directora del Museo, y relató: “Se había terminado hacía un rato la obra por Jonantan Herrera. En ese momento los participante estaban adentro debatiendo y había otro grupo también en la terraza tomando mate y jugando a la pelota. De repente cae una brigada motororizada de la policía provincial, de manera violenta, salta el perímetro del Museo y empieza a requisar a los jóvenes para ver si tenían armas”.

Nardoni remarcó que de la actividad “estaban participando unos 250 chicos a los que (los policías) empezaron a requisar, sin identificarse, ni pedir hablar con autoridades de la institución”.

“No se puede irrumpir de una manera violenta en una institución pública, y menos esta institución”, se quejó Nardoni, quien describió que todos “quedaron terriblemente shockeados, fundamentalmente los chicos, que para colmo eran los hermanitos de Jonatan Herrera (el joven asesinado mientras lavaba el auto en la puerta de su casa, en el marco de una persecución policial contra un presunto ladrón).

Nardoni refirió que la policía le dijo, cuando ella solicitó explicaciones, que había habido una denuncia de una persona al 911, que aludió haber pasado por el lugar y ver a gente vestida de negro con un arma en la mano. “Lo que hubo es una representación en la que se graficó el asesinato de Jonatan Herrera, había actores y gente representado una obra de teatro”.

“Fue desagradable, inapropiado y violento”, subrayó Nardoni, para quien hasta ese momento “la actividad en si había sido extraordinaria, en cuanto a participación, representaciones, de un gran resultado”. También condenó la «estigmatización hacia los jóvenes  de los barrios» en la que enmarcó el accionar policial.

Por último, la directora del Museo señaló que aun tiene pendientes encuentros con autoridades municipales y también de Seguridad de la provincia. Además, indicó que se evaluarán los pasos a seguir desde el área jurídica de la institución.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Viva el mexicano, cabrones: agónico triunfo Canaya con gol de Dupuy

A cinco del final, Luca Martínez Dupuy –que había ingresado en el primer tiempo por el les