Las Madres, el espacio Juicio y Castigo y otros organismos de DDHH encabezaron la multitudinaria marcha en repudio del fallo de la Corte que beneficia con el 2×1 a represores condenados por delitos de lesa humanidad.

Alrededor de las 18, la hora de convocatoria, miles de manifestantes comenzaron a llenar lentamente la Plaza 25 de Mayo, cuyo espacio central fue ornamentado con imágenes de desaparecidos, como si fuera el itinerario que realizan las Madres en su tradicional ronda de los jueves.

Foto: Andrés Macera

En el escenario se destacaban las Madres, los principales referentes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (Apdh) e Hijos Rosario, y debajo del mismo se ubicaron referentes de casi todo el arco político local, organismos de derechos humanos, gremios, centros de estudiantes y vecinos de la ciudad manifestaron su repudio a lo que consideran un intento de reinstalar grados de impunidad para los represores.

Carteles con la leyenda «No al 2×1 a genocidas» y «2×1, las pelotas», se confundían con los pañuelos blancos de madres, abuelas y concurrentes que los llevaban respetuosamente como símbolo de resistencia al fallo y a las políticas del gobierno de Mauricio Macri en materia de DDHH.

Luego de dirigirse al público, la histórica madre de Plaza 25 de Mayo Norma Vermeullen señaló respecto de la marcha y del fallo: “Fue muy emocionante, demostramos que Rosario está presente en la lucha. La Corte no lo hizo sola, hay algo detrás”.

A través de un comunicado Vermeulen sostuvo: “Celebramos esta gigantesca convocatoria, y que hoy estemos en las calles del país entero para gritar con todas nuestras fuerzas que no queremos más impunidad ni olvido. Asistimos a una nueva y feroz ofensiva que desde el Gobierno nacional y distintos poderes pretenden avanzar sobre nuestras luchas sostenidas de más de 40 años”.

La madre, asimismo, subrayó: “Decimos que acá no hay olvido, que no perdonamos. Rechazamos la idea de reconciliación con los asesinos que pretende inculcar la Conferencia Episcopal Argentina. Repudiamos el fallo de la Corte. Sabemos que este fallo está relacionado con el camino elegido por el Gobierno en relación al negacionismo del terrorismo de Estado, poniendo en duda las cifras y pretendiendo instalar un clima de miedo, inseguridad y persecución como hace mucho tiempo no veíamos”.

Foto: Andrés Macera

Por su parte, la abogada Nadia Schujman, militante de Hijos Rosario y querellante en diversas causas contra represores acusados por delitos contra la humanidad, fue directa: “Sentimos mucha bronca y dolor con el fallo, nos esperanzó la reacción de los partidos políticos, gremios y de la gente en la calle para volver a salir y hoy marcar la cancha”. Además, reclamó que se lleve adelante el juicio político a los tres integrantes de la Corte Suprema Horacio Rosatti, Elena Highton y Carlos Rosenkrantz.

Schujman fue aún más lejos y sentenció, luego de advertir que los organismos llevarán la apelación del fallo hasta instancias internacionales: “Pedimos desobediencia debida al fallo”.

La intendenta Mónica Fein también estuvo presente en la plaza, acompañada con algunos integrantes de su gabinete, y explicó los motivos de lienzo que colgaba de los balcones de la Intendencia con la leyenda “Señores jueces: nunca más”, la frase que pronunció el fallecido fiscal Julio César Strassera al finalizar su alegato en el juicio contra las juntas militares en 1985. La jefa de Gobierno sintetizó: “Quisimos traer esas palabras de Strassera para ratificar nuestro compromiso. El país debe profundizar su democracia en base a la justicia”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Hablando de humo

El ex presidente improvisó un discurso en la Fundación Libertad. También, visitó el elitis