La suba del 0,5 por ciento en los precios mayoristas durante abril representó casi la mitad del alza del 0,9 registrado en marzo, mes en que el costo de la construcción había subido el 1,1 por ciento.

La escalada de precios no se circunscribe a lo que paga el consumidor final. El aumento de precios mayoristas trepó medio punto con respecto al mes pasado. En tanto, el costo de la construcción avanzó 4,4 por ciento, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Con estas subas, el Índice de Precios Mayoristas (IPM) acumuló en lo que va del año un incremento de 4,6 por ciento y 18,5 en los últimos doce meses, en tanto el costo de la construcción subió 10,1 y 25 por ciento, respectivamente.

De esta manera, el Indec concluyó con la difusión de la variaciones de los índices de precios que comenzó la semana pasada, cuando dio a conocer la inflación minorista que en abril arrojó una suba del 2,6 por ciento, con lo que acumuló 9,1 en el primer cuatrimestre y 27,5 por ciento en los últimos doce meses.

Los precios mayoristas subieron 0,5 por ciento en promedio, alentados por un alza del 0,4 por ciento en los productos nacionales, debido al alza del 2,7 por ciento en los productos minerales no metalíferos, vinculados a la construcción, y del 0,9 por ciento en los agropecuarios.

Estas subas no pudieron ser compensadas por el retroceso del 6,7 por ciento en los pesqueros y del 1,7 por ciento en petróleo y gas.

En tanto, la energía eléctrica a nivel mayorista aumentó 0,2 por ciento, mientras que los precios de los productos importados bajaron 0,9por ciento.

Sin embargo, los productos manufacturados tuvieron un aumento en conjunto del 0,9 por ciento con alzas en casi todos sus rubros excepto los refinados del petróleo, que bajaron 0,4 por ciento; metálicos básicos, 0,5 por ciento; y máquinas y aparatos eléctricos, 0,8 por ciento.

Además, se anotaron subas del 0,5 por ciento en vehículos, del 1,2 por ciento en productos del caucho y el plástico, 2,9 por ciento en Impresiones y reproducciones, y del 2,3 en madera, entre otros.

En tanto en la construcción, la suba del 4,4 por ciento del nivel general estuvo impulsada por un alza del 6,9 por ciento en la mano de obra; del 3,7 por ciento en gastos generales, y del 1 por ciento en materiales.

La suba en el capítulo de mano de obra incorporó el primer tramo de los aumentos previstos en la negociación paritaria, pero los salarios perdieron 15 puntos respecto de la inflación de 2016, ya que en un año subieron 25 por ciento, contra un índice por encima del 40 por ciento.

En tanto, el capítulo gastos generales incluyó durante abril, una actualización autorizada por el Enargas en los valores de todos los conceptos de la conexión de gas.

Los gastos generales, que concentran gran parte de los servicios que se brindan en la actividad de la construcción, como la utilización de maquinarias, aumentó en lo que va del año 21,2 por ciento y 47,7 por ciento en doce meses, mientras que los materiales subieron 6,7 por ciento y 19,8 respectivamente.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País
Comentarios cerrados

Sugerencia

Para el FMI, Argentina tiene “una inflación muy elevada”

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario, Alejandro Wern