A pedido de la Casa Rosada, Sancor aprobó un ajuste que se traducirá en pérdida de empleos, baja de salarios y venta de acciones. Se habría firmado un misterioso acuerdo de confidencialidad para llevar negociar con empresas interesadas en asociarse a la cooperativa.

La cooperativa de productores aprobó este martes la “reestructuración” de la empresa y el fideicomiso de 450 millones de pesos que el gobierno nacional ofrece a cambio de un profundo ajuste. Fue en el marco de la asamblea extraordinaria de la firma, que congregó a un millar de productores, síndicos y directivos en la sede central de Sancor, en la ciudad santafesina de Sunchales.

De esta forma, la asamblea aceptó que los integrantes del Consejo de Administración o sus apoderados «negocien las condiciones, contrataciones, cláusulas contractuales, términos y condiciones y demás documentación para implementar el Plan Sancor, el fideicomiso financiero de administración y suscribir los documentos necesarios que corresponda a ese efecto».

Tras la aprobación de la reestructuración y el fideicomiso, se espera que lleguen los 450 millones de pesos que ofreció el gobierno nacional para paliar la crisis que afecta a la cooperativa.

Al término del encuentro, la empresa precisó que se aprobó «la conformación de un Fideicomiso Financiero de Administración y el Plan para comenzar el camino hacia su reestructuración que, entre otros objetivos, comprende la obtención de un préstamo del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear) por 450 millones de pesos, el inicio de un proceso de estabilización de la Cooperativa con el restablecimiento de las actividades productivas y comerciales, la regularización gradual de los pagos pendientes y la incorporación de socios estratégicos».

«Esta aprobación es el comienzo de las múltiples gestiones emprendidas por la cooperativa, en la firme voluntad de avanzar en la búsqueda de soluciones definitivas en su marcha industrial, comercial y empresaria», señalaron.

Según informó el portal digital El Eco de Sunchales desde la empresa se comunicó oficialmente que junto a la aprobación del “préstamo del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (FONDEAR) por 450 millones de pesos”, se consintió el “inicio de un proceso de estabilización de la Cooperativa con el restablecimiento de las actividades productivas y comerciales”, la “regularización gradual de los pagos pendientes” y la “incorporación de Socios Estratégicos”.

Pero en el artículo que lleva la firma de su director, Jorge Tribouley, El Eco de Sunchales avanza sobre algunos datos que no se mencionan en el comunicado enviado a la prensa, como “los puntos tratados en el plan de reestructuración”.

Uno de los puntos consignados en la nota de Tribouley, se refiere a la “venta o el cierre de las plantas que ya no están operativas y que no podrán reactivar por el volumen de leche que están industrializando, unos 860 mil litros”. “Se tratarían de Centeno que ya tendría un comprador, Ceres, Moldes, Charlone, San Justo, Brinkmann y otros activos”, informó El Eco de Sunchales.

Según el medio citado, sería inminente la venta de un 10 por ciento de las acciones al grupo agroindustrial Vicentín que tiempo atrás “se quedó con el 90 por ciento de un negocio de yogures, postres y flanes de Sancor a cambio de 100 millones de dólares”.

Sobre el plan de ajuste, el portal digital indicó que ya le informaron a los tamberos “la reducción de la masa salarial, a través de las jornadas libres que se le dio a los empleados y la restricción de horas extras” y que también continúa el programa de “retiros voluntarios”, eufemismo bajo el que se encubre la reducción de personal y los despidos.

“Con respecto al fideicomiso financiero, no quedan muchas dudas. Son 450 millones de pesos provenientes del Fondear, donde ya fueron girados 200 y es a cambio de que la cooperativa ordene su estructura operativa”, informó El Eco, y añadió: “El control de ese dinero estaría a cargo de un comité con actores vinculados a la empresa compuesto por el Gobierno y acreedores, representando una intervención para controlar sus gastos y el uso del Fondear”.

Por último se hizo trascender que habría tres empresas interesadas en asociarse. En ese sentido, según el medio de Sunchales, se habría firmado un polémico “acuerdo de confidencialidad para llevar adelante las negociaciones”.

Notas relacionadas:

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Espionaje ilegal: la Justicia rechazó la recusación de Mauricio Macri

El juez federal Martín Bava volvió a citar al ex presidente a prestar declaración indagato