Rosario será sede de un campeonato de Ultimate Frisbee, deporte que combina elementos del fútbol americano y el básquet, pero en lugar de pelota se juega con un disco volador. No hay árbitro y los equipos son mixtos.

El Ultimate Frisbee nace en las universidades yanquis, en la década del 60, y desembarca en Europa a principios de los 80. Los equipos son mixtos (de 7 ó 5 jugadores, según la modalidad) y no hay contacto entre los jugadores. El objetivo es obtener puntos capturando el disco en la zona de gol contraria. Los jugadores no pueden caminar ni correr mientras tienen el disco en su poder y la principal característica es que no hay árbitro, sino que la justicia la imparten los propios participantes del juego.

Hernán Núñez, integrante de Rosario Ultimate Frisbee, repasa sus inicios en esta curiosa especialidad. “Arranqué jugando en la playa, como la mayoría. En los 90 regalaban esos discos por todos lados, para hacer publicidad o en campañas políticas, y con unos amigos nos empezamos a juntar a lanzar”, cuenta. “Un día pasé por un parque y vi gente que lanzaba pero muy bien, muy lejos y con mucha precisión, y me acerqué para ver cómo era la cosa. Me invitaron a jugar y al poco tiempo me sumé a los entrenamientos y me fui enterando de la existencia del deporte, y así me fui metiendo de lleno en este mundo”.

Deporte para todos y todas

El reglamento del ultimate tiene varias particularidades, y a grandes rasgos se puede definir como una mezcla entre los dos deportes más populares de los Estados Unidos. Pero hay dos características que lo diferencian del resto: los equipos están integrados por varones y mujeres, y el juego se desarrolla sin la presencia de un juez. “Es un deporte sin contacto y mixto, y además es auto arbitrado”, destaca Hernán. “Nosotros mismos somos los árbitros del partido, como cuando vas a jugar un picado al parque con tus amigos, que vos te cobrás las faltas. Acá es lo mismo, y en la competencia internacional o donde sea, nos manejamos de la misma manera”, cuenta el jugador sobre esta insólita regla, y explica que ante alguna situación de disputa, se suple la ausencia de un hombre de negro haciendo “un llamado” ante una posible infracción; después “se plantea el caso y podés estar de acuerdo o no, y para resolverlo tenés un tiempo de 30 segundos”.

Los partidos se disputan al aire libre y la vestimenta es similar a la de los futbolistas. También comparte con el deporte de la redonda el tiempo de juego (90 minutos), aunque el cotejo puede concluir ante una determinada cantidad de conversiones (generalmente 17), y por supuesto, con un entretiempo en el medio.

“El objetivo es, como en el fútbol americano, llevar el disco hasta la zona de gol y la única manera de avanzar es mediante pases, porque el que tiene el disco no puede correr. Entonces son tus compañeros los que corren y haciendo pases buenos vas avanzando hasta que uno llega a la zona de gol y si atrapa el disco allí, es un punto para vos”, grafica Núñez, y agrega: “Si yo estoy atacando y realizo un pase pero es incompleto –sin importar si se le cayó el disco a mi compañero o si alguien la tocó durante el trayecto– cambia la posesión y ataca el equipo contrario, desde el lugar donde se cayó el disco o lo interceptó un rival”.

En partidos oficiales los equipos son de 7 jugadores (3 hombres, 3 mujeres y el restante a elección del equipo que está en ataque), pero en el certamen que se desarrollará en las instalaciones que la UNR poseé en el predio conocido como La Siberia (Riobamba y Beruti), la modalidad será de 5 por bando.

En cuanto a las propiedades del objeto más preciado de la disciplina, tiene un diámetro aproximado de 27 centímetros y debe pesar 175 gramos.

Volar, volar, volar

Al igual que en otras ciudades argentinas –entre las que se destacan Buenos Aires, La Plata, Bahía Blanca y Córdoba– en Rosario la movida del ultimate fue creciendo con el correr de los años. “Nos juntamos dos veces por semana en el Parque de las Colectividades, en Moreno y el río, los miércoles y los domingos a las 18”, invita Hernán Núñez para quienes se quieran sumar, y al respecto, aporta: “Tenemos una página de facebook (Rosario Ultimate Frisbee) y ahí vamos publicando los días y horarios, por si surge otra cosa. O si alguien tiene ganas de lanzar, convoca a través de la página y se juntan cualquier día”.

El muchacho recuerda que “el origen de este deporte es estadounidense y se jugaba en las universidades”, pero lamenta que en nuestro país “no está avanzando así, salvo en pocos casos como en Santa Fe, que están dentro de la Universidad Nacional del Litoral (UNL); pero generalmente son grupos de gente que les gusta y se juntan a jugar”.

Como esta disciplina alternativa fue avanzando en territorio nacional, existe una institución que los nuclea, que se denomina Asociación de Deportes de Disco Volador de la República Argentina (ADDVRA).

Al torneo que se comenzará este sábado y concluirá al día siguiente, ambos desde las 9 y hasta las 16 en La Siberia, lo organiza Rosario Ultimate Frisbee. “Existen dos modalidades de torneos: el tradicional, del que participan equipos; y la denominada Hat, que son más bien para la difusión”, detalla Núñez. Esta última fue la elegida para esta oportunidad. “Se inscribe cualquiera de manera individual y el día de la competencia se hace un sorteo entre las distintas categorías, según el nivel de juego de cada uno, y se arman equipos lo más parejos y competitivos posibles”, explica el rosarino, y resalta: “Eso está bueno porque mezcla a un tipo que capaz que jugó un mundial con uno que recién arranca, y así se aprende muchísimo. Además no hay límites de edad, e incluso hay chicos de 14 años que se destacan”.

En el continente, “Colombia es el país que más avanzó” desde que este deporte pisó esta parte del planeta. “Venezuela está un poquito más atrás y seguro vendrán varios jugadores de esos países”, según le cuenta a este medio este hombre que integra el equipo organizativo, y concluye: “Siempre algún europeo hay. En el torneo que organizamos en 2014 hubo holandeses, alemanes y varios yankis. Y de nuestro país,las dos comunidades que más nos apoyan con gente, son las de Santa Fe y La Plata”.

Antes de despedirse, Hernán remarca que “el costo de inscripción incluye frutas, hidratación, premiación, fiesta y alguna que otra sorpresita”.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Viva el mexicano, cabrones: agónico triunfo Canaya con gol de Dupuy

A cinco del final, Luca Martínez Dupuy –que había ingresado en el primer tiempo por el les