La pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, el déficit creciente y el endeudamiento con fuga de divisas, hacen un combo letal para la economía nacional, según informó el Centro de Investigación de la CTA (Cifra). De acuerdo al relevamiento, esto hace que el “leve repunte” en algunas áreas de la actividad no refleje un “cambio sustentable de tendencia”, porque “no se recuperará el consumo ni la inversión”.

El informe señala que con “el sector primario, de servicios, financiero y la construcción, impulsada por la obra pública, explicaron el cambio de tendencia, en tanto que la industria disminuyó el vértigo de la caída y en mayo anotó el primer crecimiento interanual tras 15 meses negativos”.

Para Cifra, más allá de esta “foto”, la “película” refleja la escasa sustentabilidad del cambio de tendencia. Esto, debido a que el cierre de un conjunto amplio de acuerdos paritarios por debajo del nivel de inflación esperada “indican que el consumo no será la variable decisiva para sustentar el crecimiento, máxime si se tiene en cuenta la elevación del desempleo por encima del 9 por ciento en el total del país, y del 10 en varios de los aglomerados más grandes”, precisó el Centro de Estudios.

Para los investigadores, “en segundo lugar, son escasas las oportunidades de inversión productiva en el marco del sostenimiento de altas tasas de interés, la apreciación cambiaria y la compleja situación internacional en la que resalta la crisis de Brasil. Bajo estas circunstancias, los problemas en el sector externo se acentuaron en el marco del nuevo ciclo de endeudamiento, la valorización financiera y la fuga de capitales”.

Para explicar el contexto general, el informé detalló que “las colocaciones de la deuda externa del gobierno nacional durante el primer semestre de 2017 (USD 33.948 millones) fueron similares al endeudamiento de todo el año 2016”. “Con el agravante de que la aceleración de las emisiones de corto plazo generó una carga de vencimientos de tal magnitud que, sumados a los preexistentes al gobierno actual (USD 14.255), alcanzaron a 29.429 millones de dólares en el primer semestre del año”, añadió.

A criterio de los investigadores de Cifra, “las elevadas colocaciones de deuda externa en lo que va del año alcanzaron, principalmente, a refinanciar los vencimientos, lo cual es una expresión de la peligrosa «bola de nieve» que se está generando”.

De acuerdo al relevamiento del Centro ed Estudios de la CTA, el escenario empeora al tener en cuenta que:

1) Aún resta financiar casi 16.095 millones de dólares de vencimientos en moneda extranjera en el segundo semestre.

2) La fuga de capitales al exterior superó con creces los 6.000 millones de dólares en los primeros 5 meses del año, acelerándose recientemente.

3) Se registraron en los primeros 5 meses del año considerables déficit gemelos: un saldo comercial negativo de casi 2.000 millones de dólares y un déficit fiscal financiero de casi 165.000 millones de pesos, en el marco de la duplicación del pago de intereses de la deuda pública.

“En ese marco, cayeron las reservas internacionales y se eleva el tipo de cambio, lo cual restringe las posibilidades de reducir las altas tasas de interés de las Lebac. Se expresa así el escaso margen de maniobra que tiene el actual planteo económico para evitar que los inversores privados dolaricen sus carteras y presionen aún más sobre el tipo de cambio”, indicó el informe. Y agregó: “Al mismo tiempo, las altas tasas de interés alimentan la especulación financiera y la consiguiente fuga de capitales al exterior. Se trata de una encrucijada inherente al proceso de acumulación en marcha.

 

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sugerencia

Silencio de fábrica

A las 10 de la mañana del miércoles 19 de julio, en la plaza Coronel Domínguez de Acebal,