Ante la intención del gobierno nacional de avanzar en una reforma laboral, siguiendo los pasos de la Brasil de Temer, el cegetista Juan Carlos Schmid aseguró que se trata de “un embate en toda la región”.

Uno de los secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, rechazó este martes la reforma laboral que busca impulsar el gobierno de Macri, al sostener que esa medida «no generará un mayor crecimiento económico».

El gremialista sostuvo que esa reforma constituye «un embate en toda la región», haciendo referencia a la que se ha aprobado recientemente en Brasil, donde se impuso una fuerte flexibilización laboral.

Al respecto, el ministro de Trabajo Jorge Triaca, admitió este lunes que el gobierno impulsa una reforma laboral destinada a mejorar la productividad por sectores, y sostuvo que la posibilidad de aprobarla dependerá de lo que «los actores sociales estén dispuestos a trabajar».

«Alentamos a que haya una discusión sobre los procesos productivos”, admitió el funcionario nacional, e indicó que “tanto el sector empresario como el de representación sindical tienen que analizar ese proceso de producción con la madurez que requiere ese análisis».

En este sentido, Schmid consideró que «las inversiones al país no llegan, pero no por los convenios colectivos: es por otros elementos que, si ser abordados, no van a propiciar un mejor momento económico en el país».

«En realidad, lo que se está buscando es ajustar por el lado de la cadena más débil, que es el asalariado, y no creo que esa reforma genere un mayor crecimiento económico. En todo caso, si lo logra, será multiplicando la desigualdad», alertó el dirigente sindical.

Una reforma de Temer

Entre los puntos más salientes del proyecto sancionado por el Senado brasileño, que perjudica a los trabajadores de aquel país, se encuentran: Se dificulta y encarece el acceso a la Justicia Laboral; permite a las mujeres embarazadas y en período de lactancia realizar trabajos insalubres; revoca los 15 minutos de descanso antes de las horas extra para las mujeres; permite dividir hasta en tres tramos el periodo de vacaciones anuales de los trabajadores; se desvincula el valor de las indemnizaciones por despido del salario del trabajador; amplía la tercerización y permite que alcance la actividad principal de un establecimiento.

Además, la iniciativa del ilegítimo presidente de Brasil excluye la obligatoriedad de homologaciones de despidos por sindicatos; elimina la obligación de negociar con sindicatos despidos colectivos; crea una comisión de representantes de los empleados para negociar directamente con la empresa; permite que los acuerdos sindicales prevalezcan sobre la legislación; prevé banco de horas para compensación de horas extra, sin necesidad de acuerdo colectivo; acaba con el pago de las horas de desplazamiento; restringe las hipótesis y fija límites de valores para indemnizaciones por daños morales proferidas por la Justicia Laboral.

Fuente: Minuto Uno, Noticias Argentinas (NA)

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Espionaje ilegal: la Justicia rechazó la recusación de Mauricio Macri

El juez federal Martín Bava volvió a citar al ex presidente a prestar declaración indagato