El Banco Central (Bcra) fijó en un 26,50 por ciento la tasa de interés de las Lebac para el plazo de 28 días, lo que implica una suba de un punto respecto de la licitación del 19 de junio. El gobierno teme una corrida cambiaria.

Aunque la autoridad monetaria no lo reconoce, el temor a que los inversores especulativos elijan saltar a la divisa norteamericana hizo que la entidad incremente la tasa de interés de corto plazo.

El Bcra sólo informó que las propuestas alcanzaron un nivel de 476.273 millones de pesos, adjudicándose 467.623 millones, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de 532.022 millones, por lo cual se ha producido una baja en el stock de Letras del Bcra en circulación de 64.399 millones, con una expansión de liquidez por similar monto.

«Dado el cambio operativo vigente a partir de febrero pasado -en donde (sic) las subastas de Lebac pasaron de semanales a mensuales- la expansión o contracción que pueda generarse con cada subasta debe ser analizada en conjunto con las operaciones de mercado abierto como también con las operaciones de pase que realiza el Bcra», dijo un comunicado de la la entidad monetaria.

El titular del Bcra, Federico Sturzenegger, en una conferencia de prensa ante banqueros y periodistas, brindó este martes un panorama cargado de optimismo, aunque según remarcó el periodista Federico Kucher, en un informe de Página 12, “casi no hay opiniones privadas que coincidan”.

El presidente del Bcra aseguró que no habrà lìmites a la hora de endurecer la política de fijaciòn de tasas con tal de cumplir la meta de inflación del 17 por ciento: “Entre julio y diciembre vamos a jugar el segundo tiempo contra los precios y estamos convencidos que bajarán lo suficiente”.

Sturzenegger agregò: “El año pasado la inflación en el segundo semestre fue un tercio de la del primero. La tasa de interés que se aplicó en ese momento para conseguir ese proceso de desinflación es similar a la que mantenemos ahora para generar el mismo efecto”.

Lo que de ningùn modo asumiò es que la suba de la tasa de las Lebac de corto plazo obedece, fundamentalmente, al terror que tiene el gobierno de Mauricio Macri de que se produzca un cambio de portafolio y que en forma masiva, los especuladores salgan de las Letras del Bcra, transformen sus pesos en dòlares y salgan del circuito en una fenomenal fuga de capitales que harìa colapsar el sistema.

Sin embargo, un ala del Gobierno ve con preocupación que el consumo no repunta y cree que la suba de las tasas no ayuda en absoluto. Kurcher lo explica así: “En el propio Gobierno le piden a Sturzenegger que sea más flexible y baje las tasas de interés para ayudar a reanimar el mercado interno. A principio de julio, el secretario de Comercio, Miguel Braun, convocó a una mesa de especialistas para ver qué pasa que no reaccionan las compras de las familias. Los presentes le apuntaron a la tasa que maneja el Central y afirmaron que el problema no es sólo sobre el consumo sino en la inversión. No tiene sentido para una empresa, mencionaron, comprar una máquina cuando invertir en Lebac resulta más fácil y rentable”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Dólar alternativo