Internas de la Unidad Penitenciaria Nº 5, ubicada en Ingeniero Thedy al 300, denunciaron que en la madrugada de este jueves sufrieron una fuerte represión en el marco de una requisa de la que participaron fuerzas especiales de la policía provincial. Según trascendió, el violento operativo se originó por un celular en la planta donde se alojan mujeres con sus hijos menores de 3 años. Cuatro presas fueron trasladadas al penal de Santa Fe.

“Primero hay que aclarar que no fue un motín, según una versión que circuló en algunos medios desde temprano. Un motín es cuando el conflicto se inicia desde el encierro en el ejercicio de un reclamo. Esto fue una acción represiva externa, a través de una requisa. Hay que aclararlo, sino la responsabilidad recae sobre las presas y no fue así”, explicó Graciela Zulema Rojas, directora de la Ong Mujeres Tras Las Rejas, que desde hace 11 años interviene como tercero entre las internas y la institución.

“El objetivo de la requisa fue la búsqueda de celulares entre las presas. Fueron sorprendidas a las 3 de la mañana mientras dormían. Fueron muy golpeadas, las fuerzas actuaron con gran violencia sobre los cuerpos de las mujeres”, contó la referente de la ong.

En un audio que circuló desde temprano, una de las internas denunció que además de golpees con cachiporras, los agentes especiales de las TOE tiraron gas pimienta.

“Acá las mujeres se defienden de una acción represiva muy violenta. Porque si bien es habitual la requisa nocturna, que ingresen con fuerzas especiales en la madrugada y en la planta de madres es humanamente aberrante”, sostuvo Rojas, quien detalló que en el sector materno están alojadas 17 mujeres, de las cuales 7 conviven y duermen con sus hijos.

“Son siete niños y niñas menores de 3 años que duermen con sus mamás, porque ni siquiera hay cunas, y son niños que lamentablemente están acostumbrados a este destrato. Hay que imaginarse que te despierten a la madrugada con golpes, luces, gritos y gas pimienta”.

Por otra parte, Rojas sostuvo que si bien no está reglamentado el uso de celulares ni establecida la prohibición en las cárceles “hay un imaginario social que establece que las personas privadas de su libertad deben estar incomunicadas”.

Desde hace un tiempo las internas reclaman la autorización para el uso de teléfonos móviles al asegurar que en las cárceles de hombres si está permitido.

En tanto, la referente de la ong informó que en el marco de la requisa, cuatro mujeres fueron violentamente trasladadas al penal de Santa Fe. “Es una forma de castigo y disciplinamiento porque así les niegan el acercamiento y el contacto con sus familiares y con sus hijos”.

De este modo, Graciela Rojas sintetizó: “Es la mano dura de la autoridad, del orden y del poder ejercido contra mujeres vulnerables. Las quieren sumisas”. En este sentido, la referente recordó además en febrero de este año, “a raíz de un audio que ellas hicieron circular denunciaron maltratos lo cual dio origen a un habeas corpus”.

Rojas, que es pedagoga social y maestranda en género de la UNR, también contó que la ong Mujeres tras las rejas “es el único agente externo, y neutral entre las internas y la institución”. Y que desde hace 8 años las internas realizán un programa de radio que se emite todos los jueves en vivo por Aire Libre, desde el penal. Es uno de los pocos programas que salen en vivo desde la cárcel.“Nosotros llevamos las consolas y los micrófonos para que ellas tengan su propia voz”.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

2 Lectores

  1. Carol

    29/07/2017 en 7:39

    Porq no se informan bien antes de publicar tipos de informes asi .. nada ocurrio como ustds lo cuentan !!

  2. maxi

    02/08/2017 en 16:36

    “es el único agente externo, y neutral entre las internas y la institución” .no parece muy neutral

Sugerencia

Sancor, ¿de cooperativa a SA?

El ignoto Grupo Alaisa habría ofertado 130 millones de dólares para quedarse con el 51 por