Los dos le brindaron grandes alegrías a sus hinchas vistiendo las camisetas de Central y Newell’s. Ambos gritaron goles importantes y varios de ellos en partidos clásicos. Hoy, alejados de la práctica profesional pero no del planeta fútbol, se animan a presentarse como precandidatos a concejales en las Paso del próximo domingo. El ex canaya Claudio Scalise, y el ex leproso Ariel Cozzoni, dialogaron de fútbol y política con el eslabón.

El club, el barrio

“Siempre me interesó la política, y participé de distintas maneras, pero nunca milité”, dice Ariel Cozzoni, que lidera una de las listas que oficializó el Tribunal Electoral para participar de las internas del Partido Justicialista, a la que decidieron bautizar con el futbolero nombre de “Un gol para Rosario”. “Desde que me retiré del fútbol me dedico a ayudar a los chicos en el deporte y en la vida, y esa función social fue la que me atrapó y es lo que yo quiero llevar adelante ahora”, agrega el ex puntero rojinegro.

“Siempre me dediqué a colaborar con los que menos tienen, y sobre todo ayudar a los chicos, convocando a ex jugadores para hacer partidos a beneficio, juntando fondos para que un chico se pueda ir a operar al exterior, conseguir una silla de ruedas, siempre pensando en los más humildes y tratando de hacer todo lo que esté a mi alcance”, confía por su parte Claudio Scalise, quien secundará al periodista y empresario radiofónico Diego Moscato en la nómina de precandidatos a concejales del partido Unite, y añade: “Cuando me llegó esta propuesta me dije ¿por qué no? Si lo hago desde afuera, también puedo ayudar desde adentro, desde una banca en el Concejo, que es desde donde resulta más sencillo conseguir cosas”.

Enfrentados en las canchas, lo que los une a los ex delanteros es el compromiso con las instituciones barriales en caso de acceder al Palacio Vasallo. “Siempre colaboré con clubes pequeños y trato de dar una mano en lo que pueda”, confía el Negro, y agrega: “La idea es darle apoyo a los clubes de barrio para que cumplan su función de espacio de contención. El deporte es una herramienta fundamental para trabajar socialmente en los barrios más necesitados de la ciudad”.

“Lo mismo que hicimos en el club Torito y en Malvinas (complejo de divisiones infantiles de Newell’s) con mi grupo de trabajo, lo vamos a trasladar a todos los clubes de la ciudad para darle contención a los chicos”, se suma la Chancha, y acota: “Nuestra propuesta es recorrer los clubes y ofrecerles una mesa de trabajo para que luego nos lleven todas sus inquietudes a un lugar físico, donde nosotros tenemos el área de salud, el área legal, y el área deportiva, con todo tipo de asesoramiento. Eso es algo que ya tenemos a disposición”.

Los ex atacantes de Central Y Newell’s se postulan en espacios casi tan antagónicos como los clubes que supieron defender. Cozzoni, que lo hará dentro del PJ, asevera: “Soy peronista y toda mi vida lo fui. Incluso adherí a varios candidatos en su momento, cuando todavía era jugador. Recuerdo los Torneos Evita, lo recuerdo a mi viejo y mi abuela, que tenían el cuadro de Eva Perón y de Perón, así que por eso hoy estoy en ese espacio”. Scalise, en cambio, irá a internas en el seno del novel partido Unite (la versión santafesina del Modín, la fuerza fundada por el carapintada Aldo Rico). “Aunque nunca milité dentro de un espacio, estoy convencido que todo es política, todo lo que uno hace. Y me defino como alguien que trabaja para la política con humildad, sinceridad y con la esencia de ayudar a los que más lo necesitan”, confiesa el otrora rebelde delantero, y detalla: “Estoy en un partido chico, que se fijó en mí, y los quiero acompañar porque me parecía que era lo que correspondía. Ahora en las Paso tengo que competir con otras 4 listas”.

La urna hecha pelota

A pesar de las diferencias del espacio político que representan, ambos coinciden en la idea de hacer rodar la pelota si llegan al Palacio Vasallo, y destacan la importancia que tuvo el fútbol en sus formaciones.

“El fútbol me enseñó a ser una mejor persona y a manejarme en la vida correctamente, porque el deporte te lleva a eso”, asegura el Negro, que busca codearse en las bancas del Concejo con el ídolo Canaya Aldo Pedro Poy. “Mi iniciativa más grande es poder inculcarle todo eso que aprendí a los chicos, y sobre todo en los clubes de barrio. Tratar de impulsar el deporte a través de profesionales que están trabajando conmigo, kinesiólogos, terapeutas”.
La Chancha aporta que “trabajar en equipo, como lo hice siempre como futbolista, para mí es fundamental. Y no hablo sólo de mi equipo de trabajo, sino del que conformaremos si tengo la suerte de llegar al Concejo”, en el que busca “empatarle a Poy”, según dice entre risas.

“Yo insisto siempre que acá, como en el fútbol, hay que dejar a un lado los intereses personales y partidarios, y pensar más en los intereses de la gente”, reflexiona el ex goleador –que además de la rojinegra defendió los colores del Niza francés, el Toluca mexicano, entre otros clubes argentinos y de afuera– y explica: “Si hay un proyecto que beneficia a un barrio y lleva otro signo político, hay que apoyarlo igual, por más que no estemos en la inauguración. No hay que ser egoístas, eso me enseñó el deporte a mí. La idea es construir desde una política distinta, sin mezquindades”.

Para Scalise, –que en 1986 peló en pleno Coloso la auriazul canaya que usaba debajo de la de Boca, mientras daba la vuelta olímpica con los Xeneizes– la realidad de esos pibes y pibas de los barrios de la ciudad “es muy dura, con padres que capaz no tienen trabajo, o trabajan todo el día para poder llevar algo a la casa”. Ante este panorama, impulsará proyectos para “que los chicos puedan expresar en el deporte, lo que sienten”, ya que “es una herramienta muy válida para poder reinsertarse en la sociedad y fundamental para que puedan salir adelante”.

No le daban bola

Ninguno tuvo pasado militante, y mientras formaron parte de planteles profesionales, la política prácticamente no era motivo de conversación. “No hablábamos mucho de política. A veces nos llamaban algunos candidatos, pero no pasaba de eso”, asegura el campeón con la Lepra en el 88 y en el 91, y goleador del campeonato de Primera División 89/90. Y añade: “Recuerdo que participé, junto a varios jugadores, de una cena con Gualberto Venesia cuando apoyamos su candidatura, siempre dentro del peronismo. Pero la participación con el plantel no pasaba de eso”.

“Yo también siempre miré de reojo la política”, se engancha el dos veces campeón con Central –en la B en el 85, y en Primera al año siguiente– y agrega: “Mi idea siempre fue que, si bien en la política no son todos iguales, hay momentos en que la gente tiene muchas carencias y el sueldo es bajísimo para sostener una familia, mientras que los políticos ganan cifras exorbitantes. Entonces, siempre pensé que debían renunciar a su dieta para poder disponer de ese monto en general y trasladarlo a la gente que le cuesta o no llega a fin de mes, a la gente que ellos mismos reconocen que está mal”. Por eso Scalise, que al ser de clase 62 estuvo a punto de embarcarse rumbo a Malvinas (“Llegué a Cómodoro Rivadavia y justo argentina anunció la rendición”), promete que ya tiene lista “una propuesta para donar la dieta a los lugares más carenciados”, y adelanta: “Mi sueldo del Concejo, en caso de ingresar, irá a la copa de leche del comedor de Empalme Graneros, porque yo no estoy en esto para ganar dinero ni para llenarme los bolsillos, sino que lo hago para ayudar a los demás”.

Esta campaña volveremos a estar contigo

Estos ex delanteros de Rosario Central y Newell’s para nada reniegan de su pertenencia canaya y leprosa respectivamente. Pero a la hora de caminar los barrios en el marco de la campaña, se mandan al ataque buscando el voto de los ciudadanos sin importar el color de sus camisetas. “Yo soy transparente. Lo mío ha quedado grabado en mucha gente por lo que he hecho con Central”, reconoce Claudio Scalise mientras se jacta de haberle convertido 4 goles al eterno rival, aclarando que “esto es parte del folclore”. Pero acto seguido, deja la pelota afuera y asegura: “Yo ayudo tanto a chicos de Newell’s como de Central, en eso no hago diferencia. Muchos de mis amigos son hinchas de Newell’s y mantengo una muy buena relación con ellos. A las personas hay que conocerlas para poder hablar, yo me he equivocado de hablar de alguien sin conocerlo y me he dado la cabeza contra la pared”.

Por su parte, Ariel Cozzoni admite que su campaña “está direccionada al sector de los hinchas de Newell’s, pero es sobretodo porque no tenemos una estructura económica ni política como tienen los demás candidatos”. En ese sentido, el hombre que se dio el lujo de debutar en un clásico aportando un gol en un amistoso que se jugó en el Gigante, consideró que esta estrategia electoral “era la única manera de posicionarnos”, y advirtió: “De todas manera, tenemos un proyecto que no hace diferencias entre Newell’s y Central, y pensamos la política independientemente del equipo que uno sea hincha”.

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Reforma previsional: marchas, represión y paro de la CGT

El ajuste de Macri genera cada vez más rechazos. Gendarmería reprimió a movimientos social