“La Bullrich, como ministra de Seguridad, da miedo. Salió a ofrecer una recompensa a los que puedan dar datos sobre Santiago Maldonado cuando, según testimonios y pericias, fue la Gendarmería quien se lo llevó”, dijo Isabel Huala, madre de Facundo Jones Huala, quien permanece detenido en Esquel desde el 27 de junio en un control realizado en Río Villegas, sobre la ruta 40, cerca de El Bolsón.

La madre del lonko del Lof de Resistencia Cushamen, de Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu (MAP), señaló que la ministra acusa al pueblo originario de “guerrilleros, subversivos y que quieren formar una república aparte”.

“Estamos esperando que el juez Villanueva diga algo, tras tantos días y detenciones, y más represión, mi hijo sigue detenido en Esquel”, resaltó Isabel, y agregó: “Comenzó una huelga de hambre el 1º de agosto, está bien pero flaco, y pierde casi un kilo por día. Lo acompañan de la comunidad y su familia”.

Bullrich había señalado que la RAM es “una peligrosa guerrilla separatista. No vamos a permitir una república autónoma y mapuche en el medio de la Argentina”. En su intento por apaciguar críticas por la represión, la ministra no supo aportar ningún dato sobre el destino de Santiago Maldonado, desaparecido desde el 1º de agosto, cuando apoyaba el reclamo mapuche en el Lof de Resistencia Cushamen.

Germán Maldonado, hermano de Santiago, remarcó que “intentamos comunicarnos con el gobierno desde el primer momento en que mi hermano desapareció de manera forzada. Tenemos corroborado que se lo llevó Gendarmería”, afirmó.

Investigar el accionar de Gendarmería

Bullrich ofreció una recompensa para quien tenga datos sobre el joven, sin decir si investigaría la responsabilidad de Gendarmería, y afirmó que el gobierno se encuentra “a la cabeza” de su búsqueda.

La titular de la cartera de Seguridad fue citada por la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, para que brinde explicaciones, pero ni se presentó. Además, desde la ONU, el Comité contra la Desaparición Forzada reclamó que “se debe adoptar una acción urgente para encontrarlo”, y se sugirió “que se aparte a Gendarmería de la investigación”.

Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner también exigió la aparición con vida de Santiago Maldonado. “El Gobierno Nacional tiene la obligación de informar dónde está”. La ex presidenta confió: “Me comuniqué con Andrea y Sergio Maldonado (hermanos de Santiago), y me cuentan que testigos vieron que la Gendarmería se lo llevó, que lo rodearon, lo golpearon y lo subieron a una camioneta de esa fuerza. Desde ese momento, nadie supo más nada de su hermano”.

De la república mapuche al enclave económico

En la región, la tensión se acentúa, mientras el lunes cientos de personas se movilizaron en Bariloche y El Bolsón para reclamar la aparición de Santiago; en El Maitén, un grupo de “vecinos de bien” pidió al gobierno nacional la presencia permanente de la Gendarmería para “garantizar la libre circulación en rutas y prevenir atentados” de grupos mapuches. Esta movida, impulsada desde la derecha, no puede dejar de recordarnos a la Patagonia de 1921 y 1922, investigada por Osvaldo Bayer: “La peonada reclamaba por sus derechos mientras la «gente bien» pedía al gobierno de Yrigoyen que enviara al Ejército, preparando el terreno para la masacre”.

Con otra visión, desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos del norte chubutense, Julio Saquero resaltaba ya en enero, cuando el eslabón recorrió el territorio en disputa: “El profundo conflicto que se da con el pueblo mapuche se enmarca en la problemática relacionada al enclave económico que representa la empresa Benetton. En el latifundio de Benetton se ubican las nacientes del río Chubut, que provee de agua a casi toda la provincia”.

El militante de derechos humanos, e histórico luchador social, agregó: “Con su llegada a Chubut, los ingleses buscaban crear un estado independiente, porque eran corridos por la religión en su país. Hay pueblos rodeados de alambres de las estancias de los millonarios”.

Hoy el gobierno busca asegurar la explotación del territorio que ocupan los latifundistas Joe Lewis y Benetton, a quienes suele visitar su amigo Mauricio Macri.

Desde la prisión

Facundo Jones Huala, esta semana y desde la prisión, señaló que “probablemente a efectivos de Gendarmería se les fue la mano y lo mataron”. También rechazó que su organización esté financiada por organizaciones extranjeras, como dice Patricia Bullrich.

“A nosotros no nos financia nadie, nos financian nuestros parientes que trabajan en la construcción, nos financiamos nosotros mismos a través de nuestro propio laburo, saliendo a hacer changas, de lo que podemos producir de la tierra”, aseguró. “Lo que está financiado por potencias extranjeras es el mismo gobierno”, resaltó.

Sobre la teoría oficial, sostuvo que la Puel Mapu reconoce al Estado. “No estamos planteando la destrucción del Estado formal, ni la construcción de un Estado mapuche, como dice la ministra. Sí hablamos de la liberación nacional mapuche”, advirtió.

Abrazo de Madres

Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, visitó una vez más la zona el miércoles último a la comunidad de Cushamen. Allí, los hermanos mapuches mostraron el lugar y el modo en los que, según denunciaron, efectivos de Gendarmería detuvieron y subieron a un vehículo a Santiago Maldonado. Junto a Cortiñas, participaron Roberto Cipriano y Sandra Raggio, de la Comisión de la Memoria de la provincia de Buenos Aires, y periodistas.
Con sus rostros cubiertos, dado que muchos tienen causas judiciales abiertas, relataron cómo fue el operativo de Gendarmería en el que quemaron una casa, documentos, libros y secuestraron herramientas de trabajo que luego la prensa hegemónica definió como “un arsenal”.
También contaron que la represión se desató a la altura del primer acceso a la comunidad, sobre la ruta 40, en “una barda que baja al río Chubut, sector en el que la costa está muy cerrada por árboles y ramas, por donde escaparon los hombres para no ser detenidos. Todos lograron cruzar el río y correr por la estepa, menos Maldonado, quien al ver la escena tomó su mochila de un puesto de la entrada y corrió detrás de los mapuches, pero no se atrevió a cruzar el caudaloso curso de agua y se escondió entre las ramas”.
Agregaron que los gendarmes lo descubrieron y lo arrastraron arriba de la barda, le pegaron y lo subieron a un (camión) Unimog, algo que tres de ellos lograron ver desde la costa opuesta, con largavistas.
“El vehículo salió a la ruta nacional 40 para transitar unos dos kilómetros al norte, donde está la segunda entrada al Lof, y allí traspasaron a Maldonado a una camioneta oficial de la fuerza, escena que taparon con una doble fila de gendarmes, y que se fue del lugar rumbo a Esquel, hacia el sur”.
“La policía de Chubut, con un perro rastreador que marcó exactamente el camino recorrido por los gendarmes y Maldonado, entre el río y la parte alta de la barda, detectó una visera y un «cuellito» que pertenecían a Santiago, tal como lo corroboró el hermano de la víctima, Sergio”. Cortiñas los impulsó a presentar estos testimonios, pero los mapuches no confían en la justicia ni en las fuerzas de seguridad. La militarización de la zona “resulta intimidante y disuade a quienes podrían prestar su testimonio, además de obstaculizar la investigación”, explicó la Madre de Plaza d Mayo.

Derecho territorial

“Preocupa muchísimo lo que en los últimos días, tanto lo que sucede en el territorio de una de las comunidades del Pueblo Nación Mapuche, como lo que escuchamos desde el discurso del gobierno nacional y de sus operadores mediáticos. Desde nuestra comunidad urbana en Rosario repudiamos esta represión y exigimos la aparición con vida de Santiago Maldonado, desaparecido en territorio Mapuche”, dijo Franco Turno, referente de Xavn Inay Leufv (Encuentro Cerca del Río), comunidad urbana mapuche de Rosario, fundada en 2008.

“Toda comunidad originaria posee el derecho de posesión territorial, y en Cushamen ya son varios los atropellos que recibieron desde las fuerzas federales y provinciales. Represión, hostigamiento, quema de pertenencias de la comunidad, presos sin causa y ahora un desaparecido en democracia por las fuerzas de gendarmería”, advirtió.

Sobre la comunidad en Rosario, Furno indicó: “Nos organizamos a orillas del Paraná para recuperar nuestra kimvn (saber ancestral), mapuzungvn (la lengua de la Mapu), nuestra identidad y territorio”. La organización fue impulsada por Amanda Colihueque (fallecida en 2014) quien caminó junto a hermanos para lograr el reconocimiento amplio de la sociedad para con nuestra cultura y logró así fundar dos organizaciones hermanas: la de Rosario y la de Venado Tuerto, la “Wemuj Mapu Mew”.

Compromiso y ética para otra historia

Bayer señala que “las primeras huelgas, iniciadas en agosto de 1920, fueron duramente reprimidas por la policía y por la Liga patriótica, organización de civiles armados por estancieros nucleados en la Sociedad Rural Argentina (SRA).

A tantos años de esos sucesos que la historia oficial tapó, el reciente martes 8 de agosto, la Sociedad Rural Argentina (SRA), presidida por Luis Miguel Etchevehere, difundió un comunicado donde acusa a los mapuches de formar “grupos extremistas” y “criminal”. En su apuro por criticar a los originarios, no le entró en el texto ni una mención sobre la desaparición forzosa de Santiago Maldonado, el bonaerense artesano de 29 años que sigue desaparecido desde el 1º de agosto, cuando fue reprimida por Gendarmería la comunidad lof en Resistencia Cushamen, que recuperó parte del territorio que ocupa hoy la multinacional Benetton en el departamento Cushamen, Vuelta del Río, Leleque, Chubut.

“Todo había nacido –relató Bayer en su monumental “Patagonia Rebelde”– con la concesión Grünbein, del presidente Roca, por la cual se cedieron 2.500.000 hectáreas a diecinueve estancieros británicos. Primero, para “despejar” los campos se contrataron a los “cazadores de indios”, que eliminaron a los tehuelches, y luego se comenzó con la explotación de las fuerzas de trabajo que llevó a las huelgas que terminaron con el fusilamiento de más de mil trabajadores del campo”.

Cómo indica el maestro al referirse a esa rebeldía sureña: “Toneladas de papel de la prensa de esos días que veían un levantamiento antinacional. En ese marco, es fundamental el trabajo de organismos de derechos humanos, como la APDH, que acompañan el reclamo en medio de un territorio militarizado. Y mientras los hechos son manipulados por la prensa hegemónica, la información documentada y valiente es difundida por radios y sitios comunitarias, como Petu moguelein (Aún vivimos), Fogón y Alas.

Bayer, en su investigación, advertía hace años: “Claro, el tiempo dejó en claro la mentira de los políticos cobardes, de militares sanguinarios, de empresarios ávidos, de una Iglesia silenciosa que no vio nada, no escuchó nada y al parecer ni siquiera leyó los diarios de la época. Y pese a todo, la Historia hizo triunfar la verdad, se impuso la ética”. Y así debe ser, de la ardiente paciencia, compromiso y lucha, también ahora hay que imponer la verdad y la ética.

Informes y colaboración desde El Maitén Chubut: Aymará Barés.

Más notas relacionadas
Más por Alfredo Montenegro
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

La inflación para los trabajadores superó el 23%

La “inflación de los trabajadores” de noviembre fue del 1,4 por ciento. El índice registró