Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

The black Queen podría ser el título de esta nota, si se siguiera la tilinga costumbre local de poner en inglés los nombres de los comercios que pretenden conquistar a consumidores de alta gama. La información pura y dura, dice que inspectores del ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la provincia relevaron 26 empleados en negro en un bar ubicado en la esquina de Oroño y Güemes. Voceros de la cartera laboral santafesina, confesaron este martes a Redacción Rosario que este año sólo en otros dos lugares «se encontraron niveles tan altos de informalidad».

La data surge de los detalles de un relevamiento realizado en el mes de junio en el bar Queens de Oroño y Guemes. Durante las tareas, los inspectores de la cartera laboral relevaron 32 trabajadores de los cuales un 81 % (26 empleados) no se encontraban registrados al momento de la fiscalización.

En tal sentido, desde la cartera laboral indicaron que se intimó a los titulares del establecimiento –que no es el único con su nombre en la ciudad y fue inaugurado hace pocos meses–, a que en los plazos otorgados por la normativa vigente, presenten la documentación laboral necesaria a los fines de regularizar la situación de los trabajadores.

Los empleadores de dicho local, no se presentaron a la audiencia de recepción de documentación, pautada para el 17 de julio. Dicho incumplimiento exhibió la falta de voluntad por regularizar la situación, por parte de los titulares del establecimiento e implica un agravamiento de la sanción del 5 por ciento. De esa manera, la multa por cada trabajador no registrado ascendería de 16.100 a 16.905 pesos. En caso de no asistir a la segunda audiencia de descargo, la sanción aumenta un 10 por ciento más. El sistema prevé que si el trabajador es regularizado, la multa disminuye a un 25.

En tal sentido, el subsecretario de Fiscalización del Trabajo, Fernando Muruga, destacó que “las inspecciones tienen por objetivo la regularización de los trabajadores, la sanción es el medio que nos da la ley para lograr ese objetivo».

“El incremento de las inspecciones laborales ratifican el compromiso del gobierno de la provincia en la promoción del trabajo decente. La fiscalización del trabajo tiene como objetivo verificar el cumplimiento de las condiciones laborales adecuadas a cada espacio de trabajo, que garanticen el respeto de los derechos de los trabajadores; obtener la regularización de aquellos que estuvieren afectados por la informalidad; y lograr una mayor difusión y concientización sobre la problemática derivada del empleo no registrado y los beneficios de su regularización” señaló el funcionario.

La «norma», un 50 por ciento

En el marco de las acciones implementadas para la promoción de trabajo registrado, la cartera laboral provincial ha realizado, en lo que va de 2017, 344 inspecciones en el rubro gastronómico en la ciudad de Rosario. De los 1750 trabajadores relevados durante dichas actuaciones, se detectó una tasa del 47 por ciento de trabajo no registrado, habiéndose regularizado, tras la inspección, el 60 por ciento de los casos.

El cumplimiento de las leyes laborales garantiza a los trabajadores el derecho a tener un salario justo de acuerdo a los convenios colectivos de trabajo y una jubilación en el futuro, a contar con obra social para ellos y su familia y cobertura ante accidentes o enfermedades laborales, así como les posibilita el acceso a créditos y demás bienes y servicios a los que sólo se puede acceder en condiciones laborales regulares.

Para los voceros de la cartera laboral consultados para esta nota, este tipo de prácticas no sólo perjudican a los trabajadores informalizados sino que constituye un comportamiento de «competencia desleal» para otros comercios del rubro que sí tienen a sus empelados en blanco.

Lado oscuro

Tres años atrás, el semanario El Eslabón y este medio dieron cuenta de una situación similar en el bar Rock & Feller’s. En aquella nota, se contó cómo una causa judicial por fraude laboral contra los titulares del local puso de manifiesto un régimen de precarización que alcanzaba a cientos de empleados que trabajan por más de ocho horas pero que eran anotados como si hicieran media jornada.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Un comentario

  1. Avatar

    Micaela

    22/08/2017 en 22:20

    No existe ningún bar en Rosario que tenga anotados a todos sus empleados, es una mentira! Esto es más mala leche que querer solucionar una problemática, patetica la nota!

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Coronavirus: Rosario registró 946 nuevos casos y en la provincia hubo 2.319

El Ministerio de Salud de la provincia informó, además, que este miércoles fallecieron 33