Aunque la Argentina e Israel firmaron un acuerdo para promover las inversiones e incrementar el comercio, Tel Aviv reconoció que asesora al Gobierno en la seguridad del encuentro del G20, a realizarse el año próximo en el país.

El convenio se llevó adelante en el marco de la visita del premier israelí, Benjamin Netanyahu, y fue firmado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici) y el Instituto Israelí de Exportación y Cooperación Internacional (Ieici). El fin del acuerdo es, según las instituciones firmantes, “promover las inversiones e incrementar el comercio entre ambos países”.

Sin embargo, la visita -la primera que realiza oficialmente al país un premier israelí- tendrá otras derivaciones más allá de las comerciales. Por lo pronto, y sin que el gobierno de Mauricio Macri lo haya explicitado, Israel tendrá participación activa en un proyecto de “ciberdefensa” en la que está interesada la Argentina, brindará asesoramiento y colaboración en el dispositivo de seguridad que ya se está diseñando para cuando se realice la reunión del Grupo de los 20, en 2018, en el país, y se encuentra fuertemente interesado “buscando proyectos de agua y agroindustria”.

En materia de Seguridad, la celebración del memorándum de entendimiento se da luego de que el gobierno de Mauricio Macri adquiriera al Estado de Israel lanchas patrulleras, sistemas de vigilancia fronteriza y un helicóptero para Gendarmería por un total de casi 100 millones de dólares a principios de año, compra que se llevó adelante apenas dos meses después de una visita de la ministra Patricia Bullrich a Tel Aviv, donde negoció con su par israelí.

Aunque no se mencionó, el intercambio entre ambos países comprende, por fuera del acuerdo firmado, la compra por parte de la Argentina de equipamiento antidisturbios, que incluye granadas de gas antimotines, chalecos antibala, y otros pertrechos para las fuerzas de seguridad nacionales.

Ajeno a estas lides, o al menos sin mencionarlas, el presidente ejecutivo de la Aaici, Juan Pablo Tripodi, destacó que “es la primera vez desde la creación del Estado de Israel que un primer ministro visita Argentina”, al tiempo que ponderó la firma del acuerdo: “Es una muestra clara de la confianza que está depositando la comunidad de negocios internacional en nuestro país, ya que creemos que es fundamental la cooperación y el trabajo colaborativo para continuar nuestra inserción inteligente en el mundo”.

Según el diario Clarín, y confirmado por el embajador israelí en Buenos Aires, Ilan Sztulman, “Argentina e Israel van a firmar al menos tres acuerdos”. Uno de ellos está en la órbita de Seguridad, y el diplomático, al ser consultado respecto de “qué cambiaría en el nuevo escenario si ambos países reactivaron la cooperación en seguridad”, reveló algo significativo: “Lo que cambia es que tendremos un marco legal más amplio a través de un acuerdo. Cuando hay que poner dinero por ejemplo. Aquí quieren hacer desarrollo de ciberdefensa. Con una decisión de hacer algo junto a los israelíes hoy por ley hay que recurrir al Congreso para sacar presupuesto de un ministerio. El acuerdo hace un paraguas legal para la cooperación mucho mayor. También pasa para casos de narcotráfico y lavado de dinero, donde no se puede pasar información de manera formal y eficiente si no hay un acuerdo legalizado”.

Otro dato poco comentado en el marco de la visita de Netanyahu es el interés que tiene Israel en colocar en el mercado agroindustrial un dispositivo que mide las moléculas de las plantas, las necesidades de agua, nutrientes y otros parámetros. El aparato tiene un costo aproximado a los 150 dólares. “Si ese aparato que usamos nosotros se utilizara aquí, se podría hacer un cambio revolucionario en la productividad de las plantaciones”, sostuvo, entusiasmado, el embajador Sztulman.

Una compra de armas considerable

Netanyahu arribó al país acompañado por 30 empresarios. Sin embargo, ni los nombres de los hombres de negocios ni las empresas que representan fueron difundidos. Sólo se sabe que las compañías pertenecen a áreas como tecnología, seguridad, sector hídrico y telecomunicaciones.

Lo que sí logró cierta difusión es que la Argentina permitirá que Israel forme parte del diseño de la seguridad durante el encuentro del G20 que se llevará a cabo el año próximo en el país.

El diario Clarín, en una entrevista al embajador Sztulman, le preguntó si “Israel está cooperando fuertemente con Argentina en la seguridad del G20 que se hará aquí en 2018 aunque no es parte del grupo”. El diplomático respondió: “Sí hay cooperación. Pero no puedo dar detalles al respecto. No somos parte pero sí tenemos interés en ella. El año pasado tuvimos una visita de la ministra Patricia Bullrich y más de ochenta personas que ya se conocen con sus pares”.

Sztulman se refería al viaje que la titular de la cartera de Seguridad realizó en noviembre de 2016 a Israel, donde mantuvo un encuentro con su par Gilad Erdan, con la excusa de la 4ª Conferencia Internacional Israel HLS & Cyber 2016, en Tel Aviv.

Patricia Bullrich, en su visita a Israel en noviembre de 2016. Foto: Ministerio de Seguridad

Tal como publicó Redacción Rosario el 2 de enero de este año, en esa conferencia, en la que la funcionaria macrista fue oradora, “se debatió sobre la implementación de modelos policiales y de investigación, sobre acuerdos interinstitucionales de programas de capacitación y prevención del crimen y nuevas formas de cooperación bilaterales”.

Además, se informó que el encuentro en Tel Aviv es “un evento bienal en donde se exhiben las distintas tecnologías y creaciones de la industria israelí destinadas a la seguridad y la lucha contra el delito organizado” con el objeto de “generar soluciones eficientes en materia de seguridad física y cibernética”.

En su visita, Bullrich recorrió los principales puntos de control fronterizos de Israel, en donde actúan distintas unidades del ejército local, un tema inusual para un ministro de Seguridad, que no tiene mando militar ni ejército al cual equipar.

Sin embargo, el diario La Nación deslizó que “el objetivo (de la visita a los puestos militares fronterizos) consistió en visualizar los radares, las cámaras y los centros de comando y control en pleno funcionamiento, formando parte de un modelo de seguridad integrado”.

Uno de los resultados de aquella visita oficial fue la compra de cuatro lanchas patrullero por un valor estimado en 49 millones de dólares; Sistemas Integrados de Vigilancia de Cruces Fronterizos Terrestres, en este caso por un monto que asciende a los 35 millones de dólares, y un helicóptero bimotor para Gendarmería Nacional, cuyo costo alcanza los 10,4 millones de dólares. La operación de la ministra Bullrich en Israel y sumó 94,4 millones de dólares.

El diario de los Mitre consignó, además, que “los funcionarios pudieron observar el tránsito de personas entre Egipto e Israel con sus respectivos controles. Todo eso se realizó con vistas a la adquisición de los distintos elementos tecnológicos, drones cámaras y radares, para elaborar un sistema e implementarlos en la frontera argentina”. Como se sabe, el control de los puestos fronterizos es llevado adelante por la Gendarmería nacional, por estos días involucrada en la desaparición de Santiago Maldonado.

Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Sin novedades del ARA San Juan

La Armada Argentina confirmó este lunes que durante la madrugada no se han tenido nuevos i