El 16 de septiembre de 1955, un golpe de Estado terminó con el gobierno constitucional, electo por el voto popular, del presidente Juan Domingo Perón. El ataque al gobierno legítimo se llamó a sí mismo, paradójicamente, “revolución libertadora” y fue el primero de una serie de dictaduras cívico-militares que vivimos, los argentinos, durante muchos años, una más criminal, antinacional y antipopular que la otra.

El general Perón, Presidente de la Nación, ante las amenazas de un nuevo bombardeo de bienes de la Nación y población civil, ya con el antecedente de los bombardeos en Plaza de Mayo que habían costado tantas vidas inocentes (el 16 de junio había sido asesinadas unas 350 personas tras el anterior intento golpista), presentó su renuncia y, al pedir asilo y serle concedido, se trasladó a la cañonera “Paraguay”. No volvería a su Patria por casi dieciocho años.

El gobierno de facto tomó las siguientes medidas:

Disolución del Congreso
Intervención de los gobiernos provinciales
Intervención de la CGT
Intervención de la totalidad de los sindicatos
Intervención de la Universidad
Disolución del Partido Peronista
Cesantía de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia
Constitución de la Comisión Nacional Investigadora
Secuestro y desaparición del cadáver de Eva Perón
Devolución de los depósitos bancarios a la banca privada
Liberación de los precios
Congelamiento de los salarios
Se derogó la Constitución del 49
Se sancionó el decreto ley Nº 4161 que prohibía nombrar a Perón y a Evita, utilizar sus fotos, decir “peronismo”, “peronista”, “justicialista”, “tercera posición”, cantar la marcha peronista.
Se encarceló a los diputados y senadores que habían aprobado los Planes Quinquenales por “traición a la Patria”.
Se llegó a fusilar a 33 hombres, civiles y militares, que al mando del general Juan José Valle habían intentado un golpe revolucionario con el fin de restituir la democracia.
Se expuso el guardarropas de Evita en la Residencia Presidencial
Se destruyeron los monumentos, estatuas, libros, revistas que tuvieran referencia a Perón o a Evita.
Se liquidó el IAPI
Se cerró la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón
Se devaluó el peso
Se produjo el ingreso al Fondo Monetario Internacional
Se tomaron empréstitos que dieron comienzo a la deuda externa

En Rosario, como en otros lugares del país, comenzaba la resistencia peronsita. Esta famosa imagen de Villa Manuelita, quedará guardada en la memoria como uno de sus primeros pasos.

Fuente: Instituto Juan Domingo Perón

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en La imagen
Comentarios cerrados

Sugerencia

La elección que vale

Unos 2,7 millones de santafesinos están habilitados para votar este domingo, cuando se eli