Con golpes, revoleo de sillas, silbidos y corridas, la asamblea de socios de Newell’s Old Boys derivó en escándalo este miércoles. A pesar de la salida de los referentes opositores, el oficialismo igual aprobó la memoria y balance.

En medio de la violencia, por la que apuntaron a integrantes de la barra brava, opositores como Ariel Moresco, Giraudo, Javier Díaz, Leo Gamulín debieron salir del estadio con protección policial. Para esos dirigentes el balance fue finalmente “aprobado de manera bochornosa”.

“Retrocedimos diez años, volvimos a las peores épocas de López”, denunció Giraudo en diálogo con el diario El Ciudadano. “Nos amenazaron, nos mandaron a golpear por la barra, quieren mantenerse en el club a toda costa”, añadió.

“Pasó lo que nadie quería. Pero los hechos de violencia lo generaron ellos, intentaron generar el caos con denuncias falsas y empezaron a provocar cuando perdieron la votación por la presidencia. Giraudo y Ripani sólo buscan el rédito personal”, indicó por su parte, al mismo periódico, Cristian D’Amico, el vice leproso.

Tras los episodios violentos, según refirió El Ciudadano, desde la Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) no quisieron confirmar la validez o no de la Asamblea. Y al fin y al cabo eso es lo que menos debería importar. Con o sin balance, ayer perdió Newell’s. Y por paliza.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad
Comentarios cerrados

Sugerencia

La elección que vale

Unos 2,7 millones de santafesinos están habilitados para votar este domingo, cuando se eli