“No hablemos bajito para hacer creer que somos los buenos. Los buenos no les roban a los jubilados, a pensionados, a combatientes de Malvinas, a mujeres con la AUH ¡Para eso no se requiere tener huevos, se requiere ser hipócrita!”, disparó la jefa del bloque del Frente Renovador-UNA, Graciela Camaño.

Además, recordó este lunes en el Congreso que la reforma previsional “no estaba en ningún spot” de la última campaña de Cambiemos sino que aparecía en “los papers del FMI”, en tanto que cargó duramente contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a quien acusó de ser un “monje negro” que opera la política del Congreso.

En este sentido, Camaño señaló que “el relato y la publicidad oficial llevó al engaño al pueblo” y sostuvo que “hubo defraudación a la voluntad popular”.

En este marco, apuntó contra el Gobierno por haber buscado la “legitimidad” de la reforma en una “foto” con gobernadores, luego de un acuerdo que «se hizo afuera de las puertas» del Congreso, avasallando la autoridad de la Cámara baja.

Al respecto, embistió contra Peña, a quien le endilgó haberle vendido «pesado podrido» al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, al garantizarle el jueves pasado un quórum que no pudo sostenerse.

«El relato tiene cabeza en el Jefe de Gabinete, porque si tomamos el hilo conductor de todos los temas que han venido ocurriendo nos damos cuenta que hay un monje negro en esta historia. A usted le trajeron pescado podrido la semana pasada.

“Nunca tuvo 129 diputados porque le dijeron que tenían un acuerdo que en realidad no estaba cerrado porque la división de poderes se vulneró”, remarcó Camaño.

Y dirigiéndose a Monzó, agregó: “Ese acuerdo se hizo afuera de las puertas de este lugar que se supone que es el lugar de la representación del pueblo. Se lo llevaron por delante a usted y a sus compañeros”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

“La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente”

Después de que funcionarios pongan a disposición su renuncia, el presidente Alberto Fern