Se estima en 400 el número de trabajadores de prensa a despedir en todas las emisoras y medios públicos nacionales. El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) repudió los despidos en Radio Nacional.

En la puerta de la calle Maipú 555, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba)), guardias de vigilancia ejercen el control del ingreso, y dicen a quienes fichan con huella digital y el sistema no los reconoce: “A partir de hoy vos no trabajás más acá”. A ellos los “invitan” a pasar “más tarde” por la oficina de Recursos Humanos.

La incertidumbre de quedarse sin fuente laboral en esta Argentina de Cambiemos, donde se busca y no hay trabajo. El periodismo es uno de los sectores más golpeados.

La gestión de la periodista Ana Gerschenson, a cargo de la dirección general, es desastrosa. De estar tercera entre las radios más escuchadas, #AM870 descendió al noveno puesto. Tiene contratados a Román Lejman, Romina Manguel, Cholo Castañón, María Julia Oliván, con sueldos que superan los 100 mil pesos mensuales, sólo para difundir el cotilleo que viene de Comodoro Py, o los partes provenientes de la oficina de Marcos Peña. Salarios pagados por todos los argentinos.

Es perturbador el drama que viven los colegas de Nacional, a quienes no se les renovó el contrato (cuyo monto mensual nunca es superior a 20 mil pesos), y quedan en situación de despedidos. El mismo dolor soportan los obreros en las fábricas del país, por achique de personal debido a la baja en la producción y la consecuente disminución en las ventas. La precarización laboral está en marcha.

Hernán Lombardi es el encargado de “achicar el gasto”, y ya tiene el listado de los próximos despedidos en el Sistema de Medios Públicos. La respuesta de los sindicatos es el estado de asamblea.

Entre llantos y desazón se torna invivible tanta tristeza. El apagón mediático, que no informa de estas acciones, que sí son noticia, es una muestra de la desinformación reinante.

Más notas relacionadas
  • Misticismo y conducción

    Mi relación con Evita es de toda la vida. Con un padre peronista y una madre que sí pero q
  • El altarcito

    Nací en 1944, fui una de las niñas y niños que concurríamos a la escuela primaria con zapa
  • Arremeter contra molinos de viento

    La escuela de taekwondo Do Jihye se expande en los barrios populares de Rosario. Compromis
Más por Alicia Vicchio
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Sin vuelta de Página/12: Trabajadores suman un día de paro

Las y los empleados del Grupo Octubre extendieron a 48 horas la medida de fuerza que inici