“Estos matones pudieron hacer mucho daño”, sostuvo el ex presidente Rafael Correa tras las agresiones que recibió mientras era entrevistado por una emisora de Quinindé. El “sí” en el referendo prohibiría su futura candidatura.

El ex mandatario ecuatoriano logró salir de la emisora donde se encontraba retenido tras ser agredido por empleados municipales de la localidad de Quinindé, partido de Esmeraldas, al norte del país.

A través de su cuenta de Twitter, Correa anunció su salida del recinto luego de haber denunciado una agresión contra la sede de la emisora y el vehículo en el que se trasladaba.

Asimismo, agradeció “a los directivos, periodistas y trabajadores de Radio Magia de Quinindé”, quienes “han sido testigos presenciales de lo que tenemos que enfrentar cada día. Lamentablemente, la Radio sufrió algunos daños materiales”.

En diálogo con el canal TeleSUR, el ex presidente se mostró “triste, con vergüenza por mi país, por la violencia que recibimos y que va en contra de la campaña electoral. Eran entre 30 o 40 personas muy violentas que nos atacaron con palos, huevos, tomates y bomba lacrimógena”. Además, responsabilizó al gobierno de Lenín Moreno por “difamación y calumnia en complicidad con los medios de comunicación”.

El próximo domingo 4 de febrero se votará la consulta popular propuesta por el presidente Moreno, que pretende modificar la Constitución ecuatoriana. De ganar el “sí”, le permitiría al Poder Ejecutivo tener una mayor injerencia en el Poder Judicial y prohibiría una eventual futura candidatura del propio Correa, quien fue agredido tras una de las múltiples acciones de campaña por el “no”.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Una mordaza para Assange

Lenin Moreno está deshaciendo todo lo realizado por Rafael Correa en Ecuador. La protecció