La primera Liga de Fútbol Playa del país, reconocida y homologada por la AFA, se juega en la ciudad. Participan Central, Argentino, Provincial, Central Córdoba, Centro Español y Unión Central.

“A fines de 2014, después del Mundial de Brasil, nos juntamos con un amigo a armar un proyecto para traer el fútbol playa a Central”, dice Sebastián Mastrángelo, actual Coordinador de esa disciplina en la Asociación Rosarina de Fútbol (ARF), y agrega:

“Construimos la cancha en un espacio en el Caribe Canalla (balneario de la institución), y empezamos a entrenar y a hacer viajes para competir. La experiencia fue buena, se aprendió mucho del juego y fuimos el único representante argentino en la Copa Libertadores organizada por Conmebol. Pero como acá no teníamos rivales, salvo algunos equipos de Buenos Aires o la Selección Argentina, empezamos a pensar en armar una Liga Rosarina y acabamos de concretar ese sueño”.

“Cuando arrancamos desde cero en Central y hablábamos de salir a jugar afuera y de formar una liga, la mayoría creía que no íbamos a poder hacer nada de eso y que iba a quedar en una cosa de amigos”, se engancha Nicolás Falcucci, y se extiende: “Al final se cumplieron todas las metas: llevar a Central a jugar un Mundial de Clubes y formar la primera (y hasta ahora única) liga de fútbol playa del país que está homologada por AFA”.

Con estos antecedentes, la Asociación Rosarina le dio para adelante con la creación del campeonato veraniego. “Se convocó a los clubes a fines del año pasado. Empezamos organizando una liga con torneos amistosos. A los chicos les gustó el deporte, la idea de una liga local, y así la pudimos arrancar el domingo pasado”, cuenta Sebastián.

El fútbol a sol y sombrilla

El domingo 28 de enero, con el Paraná a un costado y el puente Rosario-Victoria de fondo, la pelota comenzó a rodar en la arena del balneario La Florida, con ocho equipos en carrera por quedarse con el primer título oficial de esta especialidad en Argentina. Allí están Rosario Central B, Argentino B, Provincial y Centro Español, integrantes de la Zona 1, mientras que Central A, Argentino A, Central Córdoba y Unión Central conforman la Zona 2. “Son 6 clubes y 8 equipos”, explica Mastrángelo, en referencia a las alineaciones alternativas que presentan el Canaya y el Salaíto.

La primera rueda será un todos contra todos, y los dos primeros de cada grupo avanzarán a las semifinales. En cambio, los dos eliminados tendrán el consuelo de luchar por el quinto y séptimo puesto. “Aún no sabemos si el ganador va a la Libertadores, porque depende de cómo lo maneje AFA”, aclara el organizador.

Falcucci no se conforma con la realización de este certamen veraniego a orillas del Paraná, y adelanta que para la segunda edición “la idea es construir un estadio con iluminación para poder jugar de noche, porque el fin de semana pasado se jugó a las 14 y no se podía pisar la arena porque se te prendían fuego los pies”. Y se entusiasma: “Fueron 3 años de trabajo en Central en los que aprendimos, crecimos, y ahora estamos enfocados en fortalecer la Liga, dar un salto de calidad y algún día llegar a organizar un torneo como los que, por ejemplo, se hacen en Uruguay, en los que participan cientos de equipos, tienen estadios con iluminación, tienen Apertura, Clausura, y la gente va a verlos”.

Cuando calienta el sol

Salvo la institución de Arroyito, que en su Caribe Canalla posee una cancha con la superficie adecuada, los demás no tienen en sus instalaciones las condiciones para poder entrenar. Fue así que “la Municipalidad y la Asociación Rosarina de Fútbol (ARF) hicieron un convenio para que los clubes puedan utilizar el balneario La Florida sin tener que pagar el ingreso”, según comenta Mastrángelo, que agrega: “Hasta el momento son los únicos dos lugares, por eso la idea es construir canchas en el centro y en el sur para que se puedan preparar los equipos de esa zona, porque sino se les complica mucho el traslado”.

Este muchacho, que ahora labura para Provincial, adelanta que en el country que esa institución tiene en Jorge Cura y Pueyrredón “están terminando unas obras, y después arrancarán con una cancha de fútbol playa”. Y destaca: “De a poco se van ampliando los espacios, que son económicos de realizar. Además se pueden usar para otro tipo de disciplinas, como el beach voley, o el handball de playa, o para hacer pretemporada, trabajos de fuerza en cualquier tipo de deportes”

“El objetivo es que la próxima Liga ya se juegue en los dos estadios nuevos que se van a construir en terrenos que la Municipalidad le cedió a la ARF, y que algún día haya lugares para practicar este deporte en zona sur, zona norte y el oeste, para que cualquier club pueda jugarlo más allá de si tenga playa o no”, aporta Nicolás, que desembarcó en Centro Español. “Me contactó un muchacho, Fabio Cassina, que quería jugar fútbol playa y no tenía club. Como sabía que yo había participado del armado en Central, me propuso hacer algo similar”, rememora, y se explaya: “Después de intentar en algunos clubes se acercó a éste (Mitre entre 9 de Julio y Zeballos), habló con los dirigentes, y pese a que no contaban con disciplinas deportivas, porque hasta ese momento sólo se dictaban talleres, practicaban tela, discutían política o usaban la biblioteca, dijeron que sí enseguida. Arrancamos con 3 jugadores, logramos formar un plantel y en la primera fecha le jugamos de igual a igual a Provincial que se armó bien, con jugadores del extranjero, de la selección o que pasaron por Central. Eso sirve para que la gente se dé cuenta de que acá puede jugar cualquiera. El que sabe jugar al fútbol, lo sabe jugar en el pasto, en la arena o donde sea”.

Garganta con arena

Básicamente, los equipos están conformados por cuatro jugadores y el arquero, quien en muchos tramos de los partidos termina siendo un defensor más, y gana el que grita más goles. Según el reglamento de FIFA, la superficie, de arena lisa, puede tener entre 35 y 37 metros de largo y entre 26 y 28 de ancho; y en los tres tiempos de 12 minutos cada uno que dura cada encuentro, los entrenadores pueden realizar una cantidad indefinida de modificaciones, utilizando a los cinco suplentes que tienen sentados en el banco. El área abarca todo lo ancho y está delimitada por una línea horizontal imaginaria ubicada a unos 9 metros de distancia de los arcos.

“El deporte en Argentina está en pleno desarrollo. Hace 3 años estábamos nosotros sólos, y ahora en Buenos Aires hubo 7 equipos que participaron en la copa pre Libertadores del año pasado”, dice Sebastián, quien dictó un curso de curso de árbitro de fútbol playa del que participaron más de 20 personas, y agrega: “En esta primera liga están jugando tremendos cracks del fútbol tradicional como el Tom Gustavo Arriola (ex jugador de Central), Mauro Andrada, histórico arquero de Argentino, a quien le volvió a picar el bichito del fútbol, y está muy bueno que se sumen ellos, porque llama la atención y genera mayor entusiasmo en los demás”.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
  • Para Rosario que lo mira por TV

    Tal como se preveía desde los últimos días, el Viaducto será el escenario del duelo entre
  • Madre Lepra

    Nada mejor para las madres rojinegras que un nuevo triunfo, son tres puntos valiosos en el
  • Resistiendo con aguante

    La Red de Clubes salió con los tapones de punta contra los ataques del gobierno, que por u
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

En la cancha como en la vida: el fútbol fue protagonista

Decenas de hinchas y jugadoras del más popular de los deportes se encontraron en Trelew y