Mauricio Macri la puta que te parió es el título del hit del verano, el tema que se corea en canchas y recitales, y que recorre las redes sociales con más reversiones que el himno nacional argentino. El cantito expresa el creciente descontento hacia la gestión Cambiemos, lo cual fue rápidamente percibido por quienes piensan y actúan todos los días sobre el escenario político. Por eso, entre otras razones, no es casual que cada vez más espacios partidarios, del campo nacional, popular, progresista y de izquierda, lancen propuestas para contener y dar cauce a ese humor social y, por qué no, conducirlo hacia las urnas. Desde la invitación Socialista a sectores del Peronismo primero, a la reciente propuesta de «balotaje» local de Ciudad Futura, en esta temporada estival que ya se despide, parece ser que el debate pasa por ver cómo se hace para cantar juntos, esa que nos sabemos todos.

Como lo hizo semanas atrás en el plano provincial, el eslabón salió ahora a relevar opiniones locales sobre el debate del verano político, iniciado en aquellos primeros convites socialistas de enero, y actualizado con la reciente convocatoria de Ciudad Futura–ver nota aparte–. La primera impresión es que las coincidencias más importantes se dan en la caracterización del gobierno nacional, pero que las diferencias se profundizan a la hora de pensar el cómo construir un armado que permita romper la fragmentación opositora.

El peronismo ya tiene candidatos

Consultado sobre las convocatorias lanzadas primero por distintos referentes socialistas y la más cercana de Ciudad Futura, el concejal de Compromiso para el Cambio Osvaldo Miatello, integrante del interbloque nacional y popular y referente de lo que podría llamarse el “obeidismo” local, lo primero que remarcó es que “el peronismo siempre fue frentista”.

“No tengo ningún problema en discutir la posibilidad de un frente, pero me hacen ruido algunas cosas, como que éste tenga la finalidad exclusiva de frenar al PRO”, planteó Miatello en diálogo con este medio, para luego explicar: “A veces tengo la impresión en este tipo de iniciativas que de lo que se trata es de solucionar el problema de quienes están proponiendo eso. Por ejemplo en el Socialismo, que tiene un problema serio por sus internas, y porque además salieron terceros en las últimas elecciones. También me hace ruido que quien salió tercero se ponga en convocante de un frente”, remarcó.

Para Miatello “si se hace algo en ese sentido deberá hacerse en base a una propuesta concreta y teniendo en cuenta las necesidades de la provincia, de la ciudad y de nuestro movimiento”.

Miatello, en el medio de Juan Monteverde y Pedro Salinas, de Ciudad Futura.

En ese plano, el edil justicialista destacó que “por primera vez en nuestra provincia el peronismo tiene propuestas competitivas y candidatos antes que las otras fuerzas”. Y amplió la idea: “Tenemos en Santa Fe la candidatura de Perotti ya instalada, y podría ser la de María Eugenia Bielsa si así lo decidiera. Y en la ciudad lo mismo, creo que el peronismo tiene figuras convocantes y tiene una propuesta”.

Por otro lado criticó con fuerza “el accionar diario del Socialismo”. “El Socialismo en general vota con el PRO en los temas importantes, sobre todo los que afectan el bolsillo de la gente como TGI, transporte. La alianza es el PRO y el Socialismo”, subrayó.

“Con Ciudad Futura, así como con otras fuerzas, venimos coincidiendo mucho en distintas votaciones, pero no con el Socialismo”, aclaró Miatello.

Agenda común

Al edil del Frente para la Victoria-PJ, Roberto Sukerman, le “parece bien que haya distintos sectores pensando en generar un frente distinto a lo que hoy puede estar conformado”, pero tampoco le cierran “los frentes anti”. “Debería ser en defensa de determinadas banderas, políticas públicas, no debería ser que nos una el espanto, debería ser que nos pongamos de acuerdo en qué haríamos si estuviéramos gobernando”, apuntó el concejal.

“Sobre lo que pasó en el verano –analizó Sukerman– con el Socialismo, más que convocar a un frente fue una invitación al peronismo a que se sumen a ellos. Pero está claro que el Socialismo no está en condiciones de hacer esa convocatoria, porque está en una situación de debilidad, con un desgaste importante en su Frente Progresista, y con situaciones internas de conflictos bastante importantes como para invitar a otros a un frente que se está hundiendo”.

En el caso de la propuesta de Ciudad Futura, Sukerman hace una valoración diferente a las “invitaciones” del Socialismo y el Frente Progresista. “Valoro que este partido joven, que parecía que no se quería juntar con nadie ahora expresa que se quiere juntar con otros sectores”, dijo el concejal kirchnerista, quien también apuntó que “después cada uno le pone su sal y pimienta”. “Yo no lo considero que sea ni novedoso ni original”, evaluó, para luego añadir: “Están planteando lo que cualquiera puede plantear que es un frente y una primaria para intendente”.

Sukerman junto a su compañera de bloque, Norma López.

“Creo que es positivo, pero pienso que no hay que reducirlo a tres sectores con un candidato por partido”, continuó Sukerman en referencia a la iniciativa de Ciudad Futura. “Si vamos a plantear una apertura no la cerremos de entrada, hablemos con todos los sectores que podemos llegar a tener afinidad”, propuso. Y avanzó en la idea: “En el peronismo ya venimos con un frente, al igual que los propios Ciudad Futura y el Frente Progresista. Esto sería un frente de frentes. Podría haber radicales que quieran ser parte de algo así, o (Carlos) Del Frade y (Celeste) Lepratti, o sectores exiliados del Socialismo como (Rubén) Giustiniani y su sector”.

Sukerman no ahorró críticas al partido que gobierna la ciudad y la provincia: “Para hacer un frente el Socialismo debería retornar a sus orígenes socialistas y progresistas. Debería retomar una senda donde vea que dejen de sentirse cómodos con Cambiemos”.

“Si nosotros durante este año no podemos armar una agenda común con el Socialismo, cómo voy a armar un frente con ellos. Juega a dos puntas, juega con Cambiemos todo el tiempo y después quiere armar un frente con nosotros”, concluyó.

Un gran frente nacional

El secretario general de la Departamental del Partido Justicialista de Rosario, Eduardo Toniolli, fue otro de los convocados por este semanario para reflexionar sobre el debate del verano: “Desde el espacio del que formo parte dentro del peronismo a nivel nacional, que es el Movimiento Evita, venimos planteando desde hace tiempo la necesidad de intentar que se generen las condiciones para que en 2019 ese enorme descontento y oposición social que se está produciendo en contra de las políticas liberales del gobierno de Mauricio Macri, pueda gestarse un andamiaje institucional que permita canalizarlo con éxito en el plano electoral nacional”.

El concejal y dirigente del PJ local refirió que desde el Evita piensan en “una gran PASO en el plano nacional”, donde pueda estar representado “el peronismo con la cantidad de fórmulas necesarias para contener todas sus expresiones” por un lado, y por otro “con expresiones de la izquierda, muchas de ellas con quienes venimos caminando un recorrido conjunto en estos dos últimos años sobre todo en la construcción reivindicativa y social, como en la Ctep y otros ámbitos”. Toniolli también ve en ese hipotético armado la posibilidad de confluir con “esos sectores que se definen como progresismo o centroizquierda, la social democracia”.

“La idea es que esa oposición pueda lograr una síntesis a través del voto popular en el plano de las PASO, para después tener una sola fórmula en la general. Para evitar el riesgo de que Cambiemos, sin ser mayoría, pero siendo primera minoría pueda evitar un eventual balotaje triunfando sobre una oposición fragmentada en distintos islotes”, postuló el edil peronista. “Si queremos ponerle un freno a las políticas del macrismo, la única forma posible es enfrentando en el plano nacional esas políticas y triunfando en el proceso electoral, con un gran frente nacional”, puntualizó.

“Para nosotros lo que ordena la discusión es lo nacional. De ahí para abajo, si avanzamos en un camino común con todos esos sectores, conociendo las dificultades y contradicciones, me parece que ningún esfuerzo es inútil”, dijo Toniolli, y subrayó: “Si consideramos que lo peor que le pasó a la Argentina en las últimas décadas, es el gobierno de Macri, hay que actuar en consecuencia, tener imaginación, generosidad y hay que romper con determinados compartimentos estancos para poder llevar al pueblo argentino a un triunfo sobre estas políticas de hambre”.

El concal peronista, al igual que sus compañeros del interbloque nacional y popular, también lanzó críticas al Frente Progresista: “Si hay algo que nos muestra es las dificultades, las contradicciones y por último el estallido de un espacio conformado por distintos sectores cuyo único objetivo es la gestión en el plano local, con sectores que en el plano nacional son parte de proyectos antitéticos”.

Además de condicionar cualquier armado local a la estrategia nacional, Toniolli puso otro reparo: “El peronismo decide su marco de alianzas en congresos nacionales y provinciales,  cualquier alternativa que signifique que algún marco de alianza se lleve un pedazo del peronismo, como la pata peronista de tal acuerdo, no tiene nada que ver con lo que planteamos nosotros, que es una discusión programática, con distintos sectores, pero que se salda hacia el interior del peronismo en los ámbitos orgánicos”, aclaró.

Según Toniolli, el mentado frente nacional será posible “si la dirigencia política se deja, entre comillas, disciplinar por la pelea social que está dando el pueblo argentino, el movimiento obrero organizado y las organizaciones sociales”. “Esto no va a ser el resultado de una ingeniería de escritorio, sino el cauce institucional de un pueblo que ya lo está gestando a través de su lucha” aseguró el concejal peronista.

Cambio de frente

“Nosotros fuimos de los primeros que planteamos que había que resignificar el Frente Progresista y que eso implicaba nuevas prácticas, nuevas reglas y también un nuevo marco de alianzas”, señaló la concejala del bloque Radical, María Eugenia Schmuck. Y agregó: “Pienso que 2019 nos debe encontrar con otros armados, que no deben ser los tradicionales si queremos desafiar a la grieta”.

Preguntada sobre las propuestas que circularon en el verano, tanto por el lado del Socialismo como la de Ciudad Futura de la semana pasada, Schmuck respondió que “primero se deben encontrar alternativas que sean programáticas, que es lo más difícil, que no sean electorales”. “Creo que es posible, porque hay muchos que somos de una generación que tenemos muchos denominadores en común, una misma formación política, y tenemos un diagnóstico muy parecido del gobierno nacional y de las deudas pendientes en lo local”, añadió la edila.

“El cómo o la forma, es algo que me parece que nadie puede decir hoy, eso debería conversarse entre los espacios que se sienten convocados por esa estrategia”, consideró Schmuck. “Tampoco creo que haya un espacio que sea el que tenga que convocar. Pienso que la clave de que ese armado nazca bien, es que todos seamos protagonistas de ese armado. Que nadie conduzca y el resto acompañe”, reclamó.

“Es muy importante el cómo, el para qué. Si la discusión es ganarle a otros y nada más, eso no termina bien seguro y no va a empezar bien tampoco. Quiénes son los que formen parte de eso, va a depender de los puntos programáticos que pongamos sobre la mesa”, abundó Schmuck.

La concejala explicó que su espacio representa “a la mayor parte del radicalismo rosarino”. “Te diría que ha quedado un sector por fuera de lo que sería el radicalismo no Cambiemos, que es el sector de Martín Rosúa, que también está en el Frente Progresista, lo que no deja de ser raro. Pero nosotros no nos sentimos incluidos en el espacio Cambiemos”, indicó Schmuck, para luego insistir con que “el Frente Progresista debe repensarse, incluso debería hasta tener otro nombre”.

La base no está

Por el lado del oficialismo local, la voz consultada fue la de la concejala socialista, Verónica Irizar. “Lo que vimos ya desde el año pasado, sobre todo desde el resultado de 2017, es que teníamos una necesidad de ampliar la base del progresismo, particularmente en la ciudad de Rosario, de ampliar el Frente Progresista, no solamente pensando en algunos partidos políticos sino también en algunas referencias más sociales”, propuso la edila, que contó que desde el Socialismo “entendieron” que deben “priorizar Rosario”.

“Pensamos que nuestra ciudad no puede dar un salto al vacío, tenemos muchos años de construir políticas progresistas. Creemos que acá es donde más perderíamos en términos de lo construido”, dijo la dirigente. “Hoy vemos cómo el gobierno nacional recorta derechos y nosotros hemos construido casi una ciudad Estado en Rosario, donde hay derechos que garantiza el municipio como la salud, como la educación sexual y reproductiva, en deporte, en inclusión social, los centros de convivencia barrial, un montón de derechos que ningún otro Estado hace”, aseguró Irizar.

La concejala socialista también se refirió a la propuesta lanzada por Ciudad Futura. “No creemos en las construcciones anti, no creemos en una construcción anti Macri o anti Cambiemos. Sí creemos que hay que pensar una construcción en base a lo programático. Y a diferencia de lo que planteó Ciudad Futura, nosotros sí queremos construir en base a las coincidencias”, se diferenció Irizar.

“Vimos bien la propuesta de Ciudad Futura. Nos pareció una iniciativa que nos gusta. Nos parece que está bueno que ellos también estén reflexionando en el sentido de la necesidad de encontrar acuerdos con otras fuerzas políticas que seamos progresistas”, añadió la edila, aunque planteó que “el proceso de construcción no tiene que venir del lado de la política contra Macri, sino de una discusión programática, de cuál es el programa de gobierno que tenemos para los próximos 10 años de la ciudad”.

El FIT contra las “roscas mágicas”

“Con la excusa de querer disputar «mayorías», se cae en los mecanismos de los viejos partidos ajenos a los intereses populares”, criticó esta semana el referente del Frente de la Izquierda y los Trabajadores, Octavio Crivaro, al referirse al debate disparado por la propuesta de Ciudad Futura. Y añadió: “No: más allá de sus discursos, de su demagogia o de su publicidad, el peronismo y el socialismo no representan en lo más mínimo a una política favorable a los sectores populares. Ni al «poder de la gente común». Todo lo contrario”, chicaneó Crivaro.

Imagen: Jerónimo Principiano.

“La verdadera derrota de Macri es si los trabajadores, el movimiento de mujeres y la juventud se pone de pie, no si una «rosca mágica» arma una lista que luego defiende los intereses de los poderosos y usa de trampolín a los que apoyan por izquierda. Hay que discutir cómo construir una alternativa por izquierda. No nuevas trampas”, disparó Crivaro.

Del Frade: “Nos tenemos que juntar”

“Creo que la iniciativa de Ciudad Futura es una propuesta muy inteligente y que merece desde el campo de lo político unas genuinas felicitaciones más allá de cualquier tipo de cálculo propio que se haga”, dijo Del Frade a este medio. Y siguió el análisis: “Creo que lo instala a Juan (Monteverde) como candidato y al mismo tiempo abre una posibilidad concreta para sectores progresistas de la sociedad rosarina que están mucho más allá de Ciudad Futura y que se encuentran tanto en el Socialismo, en el Peronismo como en otros lugares”.

Para el diputado provincial del Frente Social y Popular (FSP) “lo que hay que discutir con mayor profundidad es un proyecto de transformación colectivo donde justamente nos podamos juntar más allá de si después las diferencias se dirimen tal como lo que pretende Ciudad Futura”. “Nos tenemos que juntar, caminar juntos, ver hasta donde se puede construir, y a partir de allí ver si la cuestión es a partir de una interna abierta o se puede hacer de otra manera. Lo importante es juntarse por un proyecto de transformación en la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe y en la Argentina en líneas generales”, remarcó el periodista.

Foto: Jerónimo Principiano.

“Nosotros somos de la idea de que esa transformación va mucho más allá incluso que los partidos tradicionales y grandes, y que incluye a muchos sectores de izquierda, de diferentes izquierdas que también tiene la ciudad de Rosario, la provincia y la Argentina”, concluyó Del Frade.

Fuente: El Eslabón

Nota relacionada:

 

Más notas relacionadas
Más por Juane Basso
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Filosofía, carrera estratégica para el desarrollo del país

Este año, el Programa Nacional de Becas Manuel Belgrano sumó estos estudios considerados p