Entre 2015 y 2017 la incorporación de nuevos usuarios al servicio público de gas cayó un 41 por ciento. El año pasado se incorporaron menos de 89 mil usuarios a la red, lo cual representa el peor registro desde 2002.

El gobierno de Mauricio Macri ya puede ostentar un nuevo récord: en lo que lleva de gestión se incorporaron menos usuarios al servicio público de gas por redes que en todos los gobiernos anteriores desde la segunda presidencia de Carlos Menem.

Los datos surgen de un informe del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec), que ya había medido una caída en la inclusión de nuevos usuarios entre 2015 y 2016 del orden del 26 por ciento.

En efecto, en el informe titulado “Servicio público de gas. Balance 2016 y comparación histórica”, el observatorio reveló que en 2017 la incorporación de nuevos usuarios al servicio público de gas por redes se contrajo un 26 por ciento respecto del año anterior, y que respecto de 2015, la magnitud de esa caída fue del 41 por ciento.    

Según se desprende del citado informe, en 2017 se incorporaron 88.602 usuarios nuevos a este servicio. “Es el peor registro desde 2002, y el segundo más bajo desde 1993”, señaló el director del Oetec, Federico Bernal. El gráfico de abajo muestra los nuevos usuarios incorporados (NUI) en el contexto histórico:

Fuente: Elaboración propia en base a Enargas, Datos Operativos.

Bernal, asimismo, brindó un ejemplo en relación con la abrupta caída que tuvo este indicador respecto de 2015: “Si en 2015 se incorporaron 100 usuarios nuevos, en 2017 fueron 59 –caída del 41 por ciento–, lo cual equivale a decir que se incorporaron unos 60.473 nuevos usuarios menos”.

El informe anterior, publicado el 27 de febrero pasado, recordó que a pesar de que Mauricio Macri sostuvo en la apertura de sesiones del Congreso, en 2017, que venía a «normalizar el sector energético», lo cierto es que en lo que va de su gestión se incorporaron menos usuarios al servicio público de gas por redes que en todos los gobiernos anteriores desde la segunda presidencia de Carlos Menem”.

Ante tan dramático escenario, Bernal concluyó: “El centro de la cuestión está en entender qué significa la palabra «normalizar» para esta administración, porque si por esto se entiende que hay que dejar a los argentinos y a las argentinas excluidos de un derecho básico como el gas natural al tiempo que acrecentar estratosféricamente las rentabilidades de las empresas, pues entonces estamos indefectiblemente en la senda de la normalización energética”.

Fuente: Elaboración propia en base a Enargas, Datos Operativos.
Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

La revolución feminista pasó por Diputados

Por cuatro votos de diferencia se impuso el aborto legal en la Cámara baja. Afuera del rec