El actual director de la CIA, Mike Pompeo, es el nuevo jefe del Departamento de Estado de Norteamérica, por la decisión del presidente de los EEUU, Donald Trump, de pasar a retiro a Rex Tillerson. Una torturadora dirigirá Langley.

El mandatario yanqui, fiel a su estilo, publicó en su cuenta de Twitter: “Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Le agradezco a Rex Tillerson sus servicios! Gina Haspel se convertirá en nueva directora de la CIA, la primera mujer elegida para el cargo. ¡Felicidades a todos!”.

Tillerson regresó de una visita a África horas antes del anuncio de Trump. Un alto vocero estadounidense citado por la agencia de noticias AFP dijo que Trump quería reorganizar su gabinete antes de las conversaciones con Corea del Norte.

Según la Casa Blanca, el jefe de Estado está convencido de que Pompeo es la “persona correcta para trabajar en un momento crítico”.

Un asesor de Tillerson citado por la agencia estadounidense AP, dijo que Trump no le explicó el motivo de su destitución, y que el secretario de Estado habría preferido permanecer en el puesto. Trump afirma que fue él quien tomó la decisión de destituir a Tillerson y agregó que el diplomático será “mucho más feliz ahora”.

Donald sentenció: “En realidad me llevaba bien con Rex, pero tenía una mentalidad diferente, un pensamiento diferente”.

El presidente, por otro lado, se refirió así al nuevo secretario de Estado: “Siempre estamos en la misma onda”, afirmó.

Por su parte, Pompeo agradeció al presidente de EEUU su confianza y prometió trabajar por el bien del país: “Le estoy profundamente agradecido al presidente Trump por haberme confiado el cargo de director de la CIA y por la oportunidad de trabajar como secretario de Estado”.

Mike Pompeo, de la CIA al Departamento de Estado en un salto.

Según Pompeo, trabajará “duro” para hacer que EEUU sea “seguro, fuerte, orgulloso, poderoso y libre”.

En noviembre del año pasado, el diario The New York Times publicó una información sobre la supuesta intención de Trump de despedir a Tillerson y reemplazarlo por el jefe de la CIA, Mike Pompeo, citando a un funcionario anónimo de la Casa Blanca. Pero poco después, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, descartó la existencia de planes para sustituir a Tillerson.

El presidente y el secretario de Estado mantuvieron una disputa pública a principios de octubre a raíz de las informaciones que afirmaban que Tillerson había llamado a Trump “imbécil” durante una reunión en el Pentágono el pasado verano.

Además, Trump y Tillerson mostraron su desacuerdo en público en varias ocasiones sobre diversas cuestiones destacadas, como el acuerdo nuclear con Irán, las tensiones de EEUU con Corea del Norte y los enfrentamientos entre países árabes aliados de Washington. Trump aseguró que su opinión sobre el pacto nuclear con Irán divergía de la de Tillerson, mientras que con Pompeo tienen posturas similares al respecto.

La reemplazante de Pompeo en la CIA

¿Quién es Gina Haspel, la nueva directora de la CIA? Según la agencia rusa de noticias RT, la primera mujer en ocupar el cargo es “conocida por su presunta implicación en interrogatorios durante los cuales se practicaban torturas”.

Haspel, de 61 años, ocupaba hasta ahora el cargo de subdirectora de la CIA, y ha desarrollado la mayor parte de su carrera al servicio de la Inteligencia estadounidense trabajando como agente encubierto, observó RT.

Llegó a ocupar un lugar central en la puesta en marcha en EEUU del programa extrajudicial desplegado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y bajo la administración Bush, ese programa implicó el encarcelamiento e interrogatorio a sospechosos de terrorismo en diferentes países del mundo.

La sombra de las torturas

Según RT, “Gina Doe, como solía figurar Haspel en los documentos de la CIA, ordenó en 2005 la destrucción de un centenar de cintas de video de torturas practicadas por la agencia, y dirigió en Tailandia una de las cárceles secretas creadas tras los atentados del 11-S en 2001. En ese centro penitenciario clandestino se practicaron torturas durante los interrogatorios de supuestos terroristas de Al Qaeda”.

Foto: Larry Downing / Reuters

Una investigación del Senado llegó a revelar que Haspel estuvo presente en al menos dos interrogatorios en los que se utilizaron métodos de tortura: el de los presuntos miembros de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri. Documentos revelados posteriormente destacan que a Zubaydah se le sometió 83 veces a la técnica del “ahogamiento simulado”.

En 2013, Haspel fue nombrada jefa del Servicio Clandestino Nacional de la CIA, aunque fue reemplazada a las pocas semanas tras conocerse su implicación en los citados interrogatorios.

En febrero de 2017, fue designada subdirectora de la CIA por Trump, siendo también en aquel momento la primera mujer en ocupar ese cargo. El nombramiento tenía lugar pocos meses después de la campaña electoral del entonces candidato republicano, durante la cual expresó su deseo de restaurar la práctica de torturas a supuestos terroristas del Estado Islámico, abolida durante la administración Obama.

Con ocasión de su nombramiento como subdirectora, el entonces director de la CIA, Mike Pompeo, subrayó que Haspel es “una líder probada con una extraordinaria habilidad para hacer las cosas e inspirar a quienes la rodean”. Por su parte, Michael Hayden, también ex director de la agencia, se refirió a ella como “una amiga de confianza, teniente y guía en los pasillos a veces opacos del espionaje estadounidense”.

Respuesta irónica de la Cancillería rusa

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia reaccionó de manera irónica a la destitución de Tillerson. La portavoz de la Cancillería, María Zajárova, se preguntó si Rusia será acusada de participar en los cambios de personal de la administración yanqui. “¿Han empezado ya a acusar a Rusia de reorganizar el gabinete en Washington?”, dijo Zajárova a la agencia Interfax.

Rusia está dispuesta a trabajar con el nuevo secretario de Estado estadounidense, pero no se hace ilusiones sobre las perspectivas de la normalización de las relaciones con Washington, dijo el primer vicepresidente ruso del Comité del Consejo de la Federación de Defensa y Seguridad, Yevgueni Serébrennikov.

“Rusia cooperará con todos los que sean nombrados para este o para cualquier otro puesto en la Administración de Trump. Nos hemos esforzado, y seguimos haciéndolo, por reducir la tensión en las relaciones entre nuestros países, pero no vemos esta intención en nuestros socios”, dijo el parlamentario.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario / Edición: Horacio Çaró
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

México no levanta muros

El flamante gobierno de López Obrador se diferencia de las políticas de Trump. En vez de o