Con el pretexto de un presunto ataque químico del Ejército de Al Assad en Duma, aún no comprobado, EEUU, Francia y Gran Bretaña atacaron esta madrugada con misiles objetivos sirios, algunos cerca de la capital, Damasco.

Las tres potencias occidentales, en rigor, acusan al gobierno sirio sin tener prueba alguna de haber llevado adelante, el pasado 7 de abril, un ataque con armas químicas en la ciudad siria de Duma, ubicada en la región de Guta Oriental.

Es más, Rusia aseguró recientemente que el incidente en esa localidad siria fue un montaje, y que tiene “datos irrefutables” que lo confirman, según afirmó este viernes nada menos que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Lo cierto es que este viernes, el presidente de EEUU Donald Trump anunció a la prensa su decisión de atacar territorio sirio en el marco de una operación conjunta con Francia y el Reino Unido: “Ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos realizar ataques de alta precisión contra los objetos relacionados con el potencial de las armas químicas del dictador sirio Bashar al Assad”.

“En estos momentos, ya está en marcha una operación conjunta con las Fuerzas Armadas de Francia y del Reino Unido”, precisó el mandatario yanqui, quien además aseguró que la respuesta militar de EEUU a Siria será “de larga duración”, si las autoridades del país “no dejan de usar armas químicas”.

Además de la andanada de misiles, la escalada verbal de Trump incluyó a Moscú, ya que –explicó– la operación conjunta militar contra Siria es una consecuencia de la incapacidad de Rusia de frenar el uso de armas químicas por Al Assad.

Por su parte, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, autorizó la participación de las Fuerzas Armadas británicas en la operación contra Siria. Las autoridades francesas también han confirmado su participación en la operación militar conjunta contra el Estado sirio.

El ataque

Medios sirios informaron que los sistemas defensivos del ejército sirio derribaron 13 misiles de EEUU y sus aliados.

Foto: Hassan Ammar | AP

De ese modo, los sistemas antimisiles del ejército sirio comenzaron a repeler los ataques luego de que Trump autorizara el bombardeo a su territorio.

La agencia de noticias Sana indicó que 13 misiles han sido alcanzados hasta ahora, y según agencias internacionales, fuertes explosiones y columnas de humo se han registrado cerca de Damasco.

Rusia habla de “montaje”

Rusia tiene “datos irrefutables” de que el incidente en la localidad siria de Duma fue un montaje, afirmó el ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov: “Tenemos datos irrefutables de que se trató de una nueva puesta en escena y en ella participaron los servicios secretos de uno de los Estados que se desvive por estar en la vanguardia de la campaña rusófoba”.

El funcionario agregó que los expertos rusos que examinaron el lugar del supuesto ataque no hallaron “ninguna confirmación del uso de armas químicas”, y al mismo tiempo subrayó que los técnicos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas llegarán probablemente a Damasco en la mañana de este sábado para llevar a cabo su propia investigación.

Asimismo, el ministro expresó la esperanza de que “nadie se atreva a nuevas aventuras en Siria siguiendo el escenario libio o iraquí”.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia rusa advirtió que incluso los “excesos menores” podrían enviar nuevas olas migratorias a Europa y tener otros efectos “innecesarios tanto para nosotros como para nuestros vecinos europeos”.

Esas consecuencias “sólo pueden alegrar a aquellos que están protegidos por el océano y cuentan con aguardar mientras continúan los esfuerzos para agitar toda esta región con el objetivo de seguir promoviendo sus proyectos geopolíticos”, indicó el alto funcionario ruso.

Lavrov manifestó que el Ministerio de Exteriores ruso espera continuar sus contactos con el Departamento de Estado yanqui y su futuro jefe, Mike Pompeo. No obstante, resaltó que estos “tienen que ser contactos entre diplomáticos, y esto significa que es necesario utilizar métodos diplomáticos, que no incluyen ultimátum o amenazas”.

Al responder una pregunta sobre el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), el jefe de la diplomacia rusa lamentó que políticos como su homólogo británico Boris Johnson “han intentado de nuevo tergiversar la verdad”.

Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Aportes patronales

El guión oficial es tan pretencioso como desopilante: “La corrupción” nació en 2003 y muri