Por la última fecha de la Superliga, Rosario Central y Estudiantes de La Plata igualaron 1 a 1, en el Gigante de Arroyito. Marco Ruben puso en ventaja al local en el primer tiempo, pero Nicolás Bazzana empató a segundos del final.

El auriazul estiró a 7 los partidos sin triunfos, contando torneo local y Copa Sudamericana. En esa racha adversa, llegaba a este duelo de la jornada 27 con cinco derrotas al hilo.

Corrían 27’ de la primera etapa cuando Ruben sacó el mayor provecho de una desprolija jugada a la salida de un córner. Después de una serie de rebotes, el delantero se estiró hacia la pelota, y con la punta del botín la empujó para vencer a Mariano Andújar.

Con ese grito, el experimentado delantero –cuyo futuro en el club de Arroyito es una incertidumbre– dejó atrás más de 600 minutos sin anotarse en las redes. El gol ante Boca en el semestre pasado había sido su última vez.

Moría el partido y Jeremías Ledesma tenía poco y nada de trabajo bajo los tres palos, hasta que apareció el juvenil Nicolás Bazzana, con apenas dos partidos en Primera, y estampó el empate definitivo a los 48’. Casi ni hubo tiempo para mover del medio, que Jorge Baliño hizo sonar su silbato, y fin del campeonato para ambos.

Central sumó 32 puntos en la Superliga, y figura en la 20ª posición de la tabla, lejísimos de los puestos de clasificación a las copas internacionales. Arrancó el torneo bajo la conducción técnica de Paolo Montero, continuó de la mano de Leonardo Fernández, y culminó con el interinato de José Chamot. En el semestre próximo, el elegido para ocupar ese banco es Edgardo Bauza.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

El gas le hizo ganar a Nicky Caputo miles de millones

Este informe del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrol