Silvina Batakis, ex ministra de Economía bonaerense durante el mandato de Daniel Scioli, pasó por Rosario. Además de criticar duramente al macrismo, se mostró esperanzada en la vuelta del peronismo al poder, aunque aclaró: “Ya vimos que con 12 años no alcanza”.

“Creo que en 2019 la economía va a seguir como este año, que va a ser recesivo. Ellos plantean un crecimiento del 1,5. Nosotros vemos que va a haber una caída del producto bruto del 1 por ciento y con eso pérdida de trabajo. Esta gente está dispuesta a hacer un ajuste brutal en la economía argentina, como el que tuvieron que hacer en Grecia. Ese es el panorama hasta 2019. Un panorama terrible para todos los argentinos. Terrible”. La frase pertenece a Silvina Batakis, ex ministra de Economía bonaerense –durante la gobernación de Daniel Scioli–, quien el pasado 31 de mayo visitó Rosario, donde participó de una charla debate en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) junto a la diputada nacional Alejandra Rodenas y el secretario general del gremio, Antonio Donello.

Más allá de su preocupación y de sus contundentes críticas a la administración macrista, Batakis se mostró muy enfocada en el retorno al poder del peronismo en 2019 y en la búsqueda de la consolidación de un proyecto que perdure: “Necesitamos que nuestro proyecto nacional y popular gobierne cincuenta años. Si no gobernamos cincuenta años, nos va a volver a pasar lo mismo. Ya vimos que doce años no es nada. No nos alcanzan doce años. Tenemos que crear nuestra propia renovación en forma continua; porque si no, nunca vamos a poder consolidar un proyecto industrial, de servicios agropecuarios, de trabajo digno y de salarios altos. Y de justicia social, por supuesto”. Desde esa perspectiva, consideró que “la clave es generar riqueza y trabajo”, en un estado de bienestar que –aclaró– “es el Estado peronista”.

“La economía en crisis: ¿cómo salimos?” fue el nombre de la charla debate que se llevó a cabo en UOM y que tuvo una apertura picante a cargo de Antonio Donello. En el mismo día en que Macri vetaba la ley del Congreso que da marcha atrás al tarifazo, el dirigente gremial alertó que con el rumbo que sigue el gobierno –endeudamiento, inflación, cierre de fábricas, ola de despidos– “vamos a terminar como el 2001, con un estallido social” por el grado de violencia creciente que dijo ver en la sociedad.

“No piensan ni en los jubilados ni en los trabajadores ni en nadie y tienen una meta: entregar el país”, afirmó el gremialista sobre la gestión de Cambiemos.

A Donello le siguió la diputada Rodenas, cuyas palabras combinaron la dura crítica al gobierno con una visión esperanzadora sobre el peronismo. A las autoridades nacionales las calificó de “estafadores seriales que le han mentido a la sociedad” y respecto del reciente veto presidencial consideró que fue “una burla institucional, un punto de quiebre con el electorado, con la oposición y con la República”.

Respecto del peronismo, resaltó la manera ejemplar en que se había desarrollado el proceso interno en 2017, las coincidencias que le siguieron más allá del resultado –y que han tenido su correlato en la labor parlamentaria– y confió en que “es posible recuperar la provincia en 2019”, porque “el peronismo está de pie, vivo”.

Sus dichos merecieron la aprobación de una concurrencia que colmó el auditorio de la UOM y en la que se vio a intendentes y presidentes comunales de la región, y a dirigentes sindicales y partidarios. No escapaba a los presentes el interés por encontrar en los panelistas claves para desarrollar su tarea militante y así lo dejaron de manifiesto con las preguntas que trasladaron a Batakis, cuando esta finalizó su alocución.

Cómo crear riqueza y cómo distribuirla

Como parte de esa visión alentadora del peronismo, Rodenas se refirió a la calidad de sus cuadros técnicos, lo que le dio pie para presentar a Batakis, en cuya exposición se trasuntó mucho más que experticia en economía para analizar y para proponer sobre la materia. Durante exactamente treinta minutos, la ex ministra sostuvo un discurso en el que abordó las cuestiones económicas desde la política, y lo hizo pensando en términos programáticos y de proyecto, y desde una posición militante: “Queremos llegar en tiempo y forma a 2019, tener un programa de gobierno que le devuelva la esperanza al pueblo”.

Sus dichos, por cierto, rebosaban de peronismo. “Creemos en la educación pública y en los salarios docentes, en la salud pública y en el Estado de bienestar, que es el Estado peronista”, afirmó en una alusión directa a la gobernadora María Eugenia Vidal –quien se había despachado con un retrógrado discurso sobre los pobres y el acceso a la Universidad–, pero en un plano más amplio para marcar una clara confrontación con los modelos neoliberales o, como ella prefirió denominarlos, “neoclásicos”.

En las antípodas de esa visión, planteó que las dos preguntas que hay que hacerse sobre economía son: ¿Cómo hacemos para generar riqueza? y ¿cómo la distribuimos? En ese sentido, planteó la necesidad de crear trabajo digno, que no sólo implica salario digno sino un reconocimiento social por ese trabajo. “El orgullo del trabajo”, aclaró.

Los días más felices

De cara a las secuelas que dejará el macrismo y confiada en que el peronismo volverá al poder el año próximo, Batakis enumeró problemas: endeudamiento, bolsones de pobreza y desocupación, y hasta un agravamiento de la situación sanitaria. Para graficar su pensamiento, dijo. “Imaginemos que antes estábamos en un cuarto, quinto piso de un edificio de diez. Bueno, este gobierno nos llevó al tercer subsuelo, subió al primero y nos quiere hacer creer que estamos mejor”.

Luego de la exposición, siguió un interesante intercambio con los asistentes en el que Batakis fue respondiendo sobre distintos temas. Así, desmitificó el “emprendedurismo” que propicia el gobierno, refutando sus beneficios, mostrando que no es el camino que han seguido los países que han crecido y enfatizando en que “lo mejor es el empleo en relación de dependencia, registrado”. También en respuesta a un militante volvió a remarcar la gravedad del endeudamiento y se mostró muy preocupada por los próximos vencimientos de las Lebacs. No eludió preguntas sobre cuestiones tributarias y financieras, y abogó por sendas reformas en un futuro gobierno peronista.

En la sede de la UOM, Batakis mostró también temple para interpelar a los asistentes. Así, sobre el final expresó: “Nosotros no tenemos por qué ceder ante los intereses de 40 mil argentinos que viven de sacarnos las riquezas y por eso tenemos la obligación de construir el diálogo y de intentar llegar a la unidad. ¿Saben quiénes están enamorados de la desunión? Ellos, porque ellos son los que nos tienen miedo. Nosotros no tenemos que tener miedo, porque tenemos una responsabilidad enorme con nuestro pueblo, porque los días más felices siempre fueron peronistas”.

¿Revolución o acuerdo?

El tiempo se extinguía, muchos ya se ponían de pie y alguien se permitió una última intervención. El hombre reavivó la indignación por el alineamiento de las corporaciones mediáticas con el macrismo como factor determinante del resultado electoral de 2015 y –palabras más, palabras menos– le preguntó a Batakis qué hacer, cómo evitar que se repita. Ella dijo: “Lo respondo con una pregunta: ¿revolución o acuerdo?”. Entre los aplausos, se alcanzó a oír que su interlocutor había elegido la primera opción. Ella asintió con una sonrisa.

Más notas relacionadas
  • Pensar el futuro

    En su paso por la ciudad para participar del Congreso sobre Democracia que organizó la UNR
  • ¿Cómo no sentirme así?

    Aunque postergadas por las nuevas restricciones pandémicas, las elecciones en Newell’s gen
  • Una historia hecha carne

    Se presentó un libro sobre el frigorífico Swift y los barrios obreros en torno al Saladill
Más por José Osvaldo Dalonso
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

“El mensaje es: las alianzas mafiosas históricas en esta provincia no se tocan”

La militante y abogada de Hijos Rosario recibió el respaldo de organizaciones de DDHH, sin