Algunas cosas están claras en Brasil, aunque el futuro sea incierto. La Justicia, que representa una parte del establishment, quiere al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva proscripto, preso, fuera de la carrera presidencial. Y la mayoría del pueblo desea exactamente lo contrario: elegirlo presidente en las elecciones del 7 de octubre.

Un nuevo pedido de excarcelación formulado por la defensa del ex presidente, preso político hace más de 70 días, fue rechazado la semana pasada por el ministro del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Félix Fischer. Pero al mismo tiempo, se conoció una nueva encuesta en la que el ex presidente se afianza como favorito en las próximas elecciones y se aleja de sus rivales en intención de voto: 13 puntos de diferencia con relación al ex militar pro genocidas Jair Bolsonaro.

Al decidir el caso Fischer, quien funge como relator de la operación anticorrupción Lava Jato en el STJ, entendió que el recurso presentado “no tiene el poder de suspender la sentencia”, según informó Prensa Latina.

En su solicitud, los defensores del precandidato por el Partido de los Trabajadores (PT) para las elecciones presidenciales de octubre próximo reclamaron su liberación, pues al permanecer confinado, éste puede tener sus derechos cercenados en función de la proximidad de los comicios.

Lula guarda prisión política en la Superintendencia de la Policía Federal (PF) en Curitiba, capital del Estado de Paraná, desde el pasado 7 de abril, después de que el juez federal Sergio Moro ordenara el cumplimiento anticipado de la sentencia de 12 años y un mes de cárcel a que lo condenó el tribunal de apelaciones de Porto Alegre.

Lula cada vez más lejos de sus rivales

Pese a permanecer preso desde hace más de dos meses, Lula se afianza como favorito para vencer en las elecciones con el 30 por ciento de las intenciones de voto, aventajando por 13 puntos al capitán retirado del ejército Jair Bolsonaro. En una eventual segunda vuelta, el líder del Partido de los Trabajadores sería electo con el 49 por ciento frente al 32  de su principal adversario, según una encuesta de Datafolha publicada la semana pasada por el diario Folha de San Pablo.

En tercer lugar se ubica la ambientalista Marina Silva, de la Red de Sustentabilidad, con el 10 por ciento y en el cuarto aparecen igualados con 6 puntos Geraldo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), de derecha, y el centroizquierdista Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT).

La medición confirma la tendencia observada desde el año pasado por Datafolha y el resto de las encuestadoras, prácticamente ninguna sospechada de tener simpatías con el ex presidente.

Hace dos semanas Vox Populi lo ubicó en primer lugar con el 39 por ciento.

Condenado por el juez Sergio Moro en la causa Lava Jato, Lula no está impedido de anunciar su postulación. “Soy candidato. Los que me acusaron saben que mintieron. Hace dos meses que estoy preso injustamente”, señaló Lula en una carta escrita desde la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba.

La presentación formal de la candidatura ocurrirá el 15 de agosto ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), que podría rechazarla alegando que violó la Ley de la Ficha Limpia, por tener una condena penal en su contra. Si así fuera, el TSE estaría negando su propia jurisprudencia dado que decenas de candidatos condenados fueron autorizados a participar en elecciones anteriores, y varios pudieron asumir sus cargos pese a las penas que pesan contra ellos.

El caso es que si Lula fuera impedido mantendrá su influencia porque el 30 por ciento de los encuestados dijo que votará por aquel ciudadano que reciba su respaldo. Y el 17 por ciento respondió que podría escoger a quien sea ungido por el petista.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
  • La Chancha y los veintisiete

    El Concejo Municipal de Rosario tendrá una nueva fisonomía surgida de la voluntad popular.
  • El racismo en campaña

    Donald Trump se lanzó a la reelección con un discurso xenófobo y anti-inmigrantes, con muc
  • Las banderas de Macri y CFK

    Ambos estuvieron el 20 en Rosario, pero es obvio que al presidente y su antecesora no los
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Respaldo al juez Ramos Padilla en la causa D’Alessio

La Sala II de la Cámara de Casación Penal, por unanimidad, ratificó la prisión preventiva