Ya son 49 años y bajo el puente pasaron un montón de reconocimientos, abrazos, crímenes de odio, marchas, consignas, banderas; más abrazos, más derechos adquiridos y más pérdidas en manos de la violencia. A casi medio siglo de aquellos disturbios contra la Policía neoyorquina que hicieron visible la lucha de las comunidades LGTB (lesbianas, gays,​ transexuales y bisexuales) en Estados Unidos y en el mundo entero, la reivindicación ahora resonará en Rosario: Stonewall se montará en tacos y purpurina y en forma de movilización travesti y copará el centro. Este jueves, Día Internacional del Orgullo, se realizará por tercera vez en el país y por primera vez en la Cuna de la Bandera, la Marcha contra los Travesticidios. En diálogo con El Eslabón, tres miembros de Comunidad Trans, impulsoras también de la marcha, contaron los principales reclamos.

“Duele el corazón trava”, dice Morena García. “Y sería bueno que duela en el corazón de la sociedad. No deberíamos ser seres descartables”. Morena es una travesti rosarina de 38 años que se da el gusto de haber pasado el promedio de vida de las travas argentinas. Pero la celebración viene con gusto amargo. Morena marcha todos los años cada vez que matan a una amiga, cada vez que alguna fecha conmemorativa de dolor las saca a la calle y el reclamo se repite: basta de crímenes de odio, basta de violencia, basta de travesticidios. La excepción no será el 28 de junio de 2018. Es que a 49 años de las revueltas de Stonewall y a pesar de una ley que es ejemplo mundial (Ley de Identidad de Género y Salud Integral), los travesticidos siguen siendo moneda corriente. Pero las banderas por la vida siguen altas, siguen vigentes, siguen siendo el reclamo principal de una comunidad que tiene cada vez más fuerza política y social en la calle y en la sociedad civil.

Michelle Vargas, compañera de militancia de Morena, es clara. “La lucha es para que dejen de matarnos e invisibilizarnos. No basta con las leyes: seguimos siendo la población más vulnerada”, dice, y lo repite como un mantra, como siempre: “Nuestro grito es que dejen de matarnos”, agrega, y suma un número clave: todavía en Argentina el promedio de vida de las travestis y trans es de entre 35 y 40 años. “Es un promedio espantoso y queremos romper con eso”. A ese número se le suma que en lo que va del año ya fueron asesinadas, sólo por ser travestis, 36 personas.

El reclamo de la marcha suma otra arista ya que el travesticidio no se trata sólo del crimen de odio por sí mismo, sino que se enmarca en el travesticidio social, por eso se le exige al Estado que frene la desidia y se haga cargo. “Nos consideramos asesinadas por el Estado, porque mayor o menor medida siempre hay una responsabilidad estatal. Desde la marginalidad hasta la segregación como sujetos de derecho”, remarca con fuerza Morena.

Los reclamos históricos, lejos de ser caprichos, son los que en conjunto cambiarán esa realidad y frenarán la muerte anunciada de las travestis. “Nos niegan el primer abrazo en casa y ahí comienza el circuito de exclusión”, resume Karla Ojeda. La enumeración en ella suena también como un mantra-bandera de lucha: desde que echan a las travestis de hogares, hasta la expulsión de la escuela por la burla y discriminación, la falta de acceso a un trabajo que no sea el trabajo sexual, la imposibilidad de acceder al alquiler de una casa y ni hablar la vivienda propia. “No queremos más parches. Ni las leyes nos sirven si no las van a cumplir”, resume Michelle Vargas. “Lo que necesitamos son políticas públicas por parte del Estado: real inserción laboral, acceso integral a la salud, posibilidad de acceso a la vivienda, implementación de la Educación Sexual Integral”.

La marcha que nucleará todos estos reclamos partirá el jueves 28 de junio a las 15.30 desde la plaza San Martín y se movilizará a la plaza 25 de mayo, donde se sumará a la tradicional ronda de las Madres. “Porque la lucha por la ampliación de derechos es una sola”, señalaron las impulsoras.

El aniversario de la famosa revuelta del pub Stonewall Inn, en el barrio neoyorquino Greenwich Village, se replicará en todo el país de la mano de las travestis que piden que dejen de matarlas. La Marcha contra los Travesticidios se realizará a además en Mar del Plata, Salta y Buenos Aires, entre otras ciudades, e invita a todos y todas – “trans, travas, heteros y heteras, tortas, putos y demás seres humanos”– a acompañar la movilización.

Más notas relacionadas
Más por Laura Hintze
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Renunció Guzmán al cargo de ministro de Economía

El ahora ex titular de esa cartera publicó en su cuenta de Twitter una carta dirigida al p