La libra cayó en el Reino Unido tras la dimisión del ministro de Asuntos Exteriores Boris Johnson por diferencias sobre el Brexit. La primera ministra británica Theresa May se aferra al cargo, pero su Gobierno tambalea.

May, determinada a no dar su brazo a torcer, presidió este martes una reunión de un gobierno con caras nuevas tras las dimisiones del fin de semana por las diferencias en torno del Brexit.

Según informa el diario digital Independent, la libra esterlina se cotizaba a 1,3274 dólares, pero había caído a 1,3261. Antes de la crisis, la divisa se vendía a 1,3346 dólares.

Las renuncias

Johnson se convirtió en el tercer alto cargo en abandonar el Gobierno británico en las últimas 48 horas en protesta contra la estrategia de Theresa May sobre el Brexit.

El ex canciller Boris Johnson. Foto: Andrew Parsons | i-Images

“La primera ministra ha aceptado la dimisión de Boris Johnson como ministro de Exteriores”, informó el Gobierno británico, que agregó: “Su sustitución será anunciada en breve. La primera ministra agradece a Boris por su trabajo”.

Poco después se conoció el nombramiento por May de Jeremy Hunt como nuevo ministro de Exteriores.

Johnson había ocupado este cargo desde julio de 2016. Su dimisión sigue a la de David Davis, ministro británico para el Brexit, y del viceministro de éste, Steve Baker.

La dimisión de Johnson profundizará aún más la sensación de crisis en torno a May y aumentará la posibilidad de que esta se enfrente a una moción de censura, señaló el periódico The Guardian.

Las dimisiones se han producido después de que, el pasado viernes, May anunciara haber logrado un acuerdo con su Gabinete de ministros para mantener unos vínculos comerciales estrechos con la Unión Europea.

“El Reino Unido tiene que aceptar las normas comerciales de la Unión Europea, pero sin participar en su elaboración. Creo que esta es la razón fundamental por la cual se han presentado estas dimisiones en menos de 24 horas”, señaló el analista político Carlos Puente Martín.

El viernes pasado, May anunció que su gobierno logró una “postura común” a favor de la creación de una “zona de libre comercio” entre el Reino Unido y la Unión Europea después de la salida del bloque comunitario.

“Hoy, en discusiones detalladas, el Gabinete ha acordado nuestra posición colectiva para el futuro de nuestras negociaciones con la UE”, declaró la primera ministra al precisar que su propuesta consiste en “crear un área de libre comercio entre el Reino Unido y la UE que establece un reglamento común para productos industriales y productos agrícolas”.

Luego devinieron la crisis y las renuncias. Muchos euroescépticos opinan que esta estrategia traiciona la promesa de una ruptura clara con la UE.

Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

El problema